Espacios del Club de Periodistas

La pobreza como herramienta electoral

La pobreza como herramienta electoral

VOCES OPINIÓN Por: Mouris Salloum George

 

Con la novedad de que, después de la transformadora reforma energética, el secretario de Hacienda y Crédito Público, José Antonio Meade Kuribreñas reporta que se siguen otorgando subsidios a los consumidores de gasolinas por unos 25 mil millones de pesos.

De esa prestación pública se beneficia lo mismo el propietario de una carcacha de los años 70, que un privilegiado dueño de un Ferrari de última generación.

El monstruoso subsidio, al final del recorrido, queda en la buchaca de los usufructuarios  de las franquicias de las estaciones gasolineras, buena parte extranjeros y los que están por llegar una vez que del negocio está siendo  desplazada la empresa productiva del Estado, Petróleos Mexicanos (Pemex).

Al dicho inglés, en México todos somos iguales, pero hay algunos más iguales que otros.

La Cruzada Nacional contra el Hambre

En el reverso de la medalla energética tenemos, a decir del Consejo Nacional para la Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), a 53.3 millones de compatriotas en condición de pobreza. Unos ocho millones están en pobreza extrema.

De esos ocho millones de miserables, se hizo la selección de poco menos de siete millones para hacerlos sujetos de la Cruzada Nacional contra el Hambre.

La “Cruzada” dispersa sus recursos, que no son pocos,  en  46 “planes” que administran por su lado diversas dependencias del gobierno federal. La gestión de cada partida dispersa pasa por las engorrosas reglas de operación. Todo un viacrucis para los que pretenden bajar subsidios federales.

Aquí entra en acción la Auditoría Superior de la Federación (ASF) de la Cámara de Diputados. El órgano fiscalizador del gasto federal ha revisado la Cuenta Pública de 2015.

El primer diagnóstico contable pone su mira en el fenómeno que es santo y seña de la Federación: La opacidad.

De lo que sigue que, de 32 entidades federativas, la “Cruzada” -que para eso es Nacional- sólo tienen  suscritos convenios con el gobierno federal 14.

Coneval propone el Padrón Único de Beneficiarios de la política de Desarrollo Social. De lo que resulta el dato de los 53.3 millones de pobres.

Pero la ASF ha encontrado en la revisión de la Cuenta Pública de 2015 que cada una de las dependencias que manejan recursos de la “Cruzada” pretende operar, y lo logra, con su propio padrón. Si son 46 “planes”, ya se imaginará el lector el laberinto por donde corren los cuantiosos subsidios para combatir el hambre.

Se rodea el imperativo de las reformas con “cruzadas”

Algunos connotados juristas, particularmente de los Estados Unidos, que investigan la corrupción pública, sostienen que el papel del Estado no es andar embarcándose en “cruzadas”, que son ocurrencia ocasional de segmentos de la sociedad que actúan celosos de la moralidad gubernamental.

Proponen en cambio, esos investigadores, que el deber del Estado es diseñar y ejecutar auténticas y profundas reformas estructurales que cambien, de veras, el estado de cosas con el que la población no está conforme.

Hubo un tiempo en que -en México-, los ilusos pensaron que, con la Reforma política, la democracia económica se implantaría en automático.

Los tecnócratas neoliberales mexicanos se aplicaron a la Reforma económica a rajatablas: Al despojar al Estado de los entes en los que recaían las políticas socialmente compensatorias (lo que generaría ahorro estatal), los excedentes, aplicados a la economía productiva, resolverían el problema de la pobreza y la miseria como por ensalmo.

Prosperidad y felicidad, ¿para cuándo?

En este sexenio, el discurso público se ha prodigado en las ofertas de prosperidad y felicidad para todos los mexicanos. Pero un buque insignia de la Política social, es la Cruzada Nacional contra el Hambre.

Según la Auditoría Superior de la Federación, esa “Cruzada” no ha dado los resultados sociales prometidos. Electoralmente, quién sabe.


Artículos relacionados

Si Juárez no hubiera muerto…

EL LECHO DE PROCUSTO Por: Abraham García Ibarra Mañana será otro día. Pero no cualquier día. El viejo santoral republicano

Cuando el Derecho se vuele al revés

EL LECHO DE PROCUSTO Por: Abraham García Ibarra   Para la gente del llano que no pueden comprar la ley,

Privatización de las ganancias; socialización de las pérdidas

Desde Filomeno Mata 8 Por Mouris Salloum George Pongamos el tema bajo la siguiente gráfica: Al terminar 2017, la deuda

Sin comentariost! Usted puede ser el primero en comentar esta nota!

Escribir comentario

Your e-mail address will not be published.
Required fields are marked*