Espacios del Club de Periodistas

Lorenzo Córdova: farol en la calle, oscuridad en su casa

Mouris Salloum. Foto tomada de su Twitter

Desde Filomeno Mata 8

Por Mouris Salloum George (*)

Pongámoslo en el siguiente cuadrante: En las elecciones federales intermedias de 2015, el listado nominal de electores sumó 76 millones 913 mil ciudadanos credencializados. Se abstuvieron de votar más de 40 millones. Algo más de 52 por ciento.

En procesos electorales subsiguientes en los estados (2016-2017), hubo municipios en los que el ausentismo en las urnas fue superior al 70 por ciento.

Esa tendencia tiene su marca después de las elecciones generales de 1988, año de la caída del sistema de cómputo, aunque la curva se atemperó en 1994.

A menor confianza más presupuesto

El ritmo de descenso de participación ciudadana va en sentido inverso al índice de confianza en los órganos electorales. A partir de 2006, el Instituto Federal Electoral (IFE) y su placebo, el Instituto Nacional Electoral (INE), han resentido un incremento en su falta de credibilidad.

Acompaña ese proceso de erosión de la confianza en los árbitros electorales, el aumento de los montos en sus partidas presupuestales. Para 2018 se ha pedido a la Cámara de Diputados unos 25 mil millones de pesos.

En ese periodo, encuestas domésticas e internacionales coinciden en que el desencanto del ciudadano mexicano con su democracia está por encima de 70 por ciento de los consultados.

Aprovechando el puente de muertos

En el repaso se percibe aquello de Farol en la calle y oscuridad en la casa. El problema de la democracia mexicana, insistimos, es el abstencionismo galopante. Uno supondría que tal debería ser, en el interior del país, una prioridad vital del INE.

Contra ese supuesto, vemos que el consejero presidente del INE, Lorenzo Córdova Vianello, parece obcecado en privilegiar el voto de los mexicanos migrantes, particularmente en los Estados Unidos. Por aquel rumbo viajó todavía la semana pasada aprovechando el puente de muertos.

Entre las declaraciones de Córdova, una no tiene desperdicio: Los emigrantes mexicanos buscan en el extranjero, lo que su Estado o país no pueden ofrecerles… ¿Será el derecho a votar en las elecciones de México a lo que aspirarían nuestros transterrados?

Se sospecha que no. Según fuentes norteamericanas, en territorio estadunidense habitan, legalmente o indocumentados, más de 11 millones de individuos nacidos en México.

Si tomamos como referencia las elecciones presidenciales de 2012, menos de 1 por ciento se interesó en participar en el proceso.

Puestos bajo el brutal acoso de Donald Trump, en plena cacería quién piensa que aquellos mexicanos tienen como principal preocupación obtener una credencial del Registro Federal Electoral del INE.

Lorenzo Córdova cree que sí. Ya viene el puente Guadalupe Reyes. Buen pretexto para que el consejero presidente siga viajando a los Estados Unidos promoviendo su noble cruzada.



Artículos relacionados

¿Tenemos a la vista otra generación perdida?

VOCES OPINIÓN Por: Mouris Salloum George

Desde la primera década de la implantación del neoliberalismo depredador en México, en los ochenta,  algunos especialistas en materia de

2018: Los androides al ataque

El lecho de Procusto Por Abraham García Ibarra En 2000 se activaron todos los decibeles para anunciar que el PAN

No se cambia de caballo a mitad del río

El lecho de Procusto Por Abraham García Ibarra La marca de la casa pinolera: Tercer relevo en la Procuraduría General

Sin comentariost! Usted puede ser el primero en comentar esta nota!

Escribir comentario

Your e-mail address will not be published.
Required fields are marked*