Espacios del Club de Periodistas

Mujeres juntas, ¿ni difuntas?

El lecho de Procusto

Por Abraham García Ibarra

Como, desde hace  cientos -quizá miles- de días, ingresamos al terreno de alto riesgo de la locura senil y, obviamente, no somos de la era de la Internet, por atenernos a la memoria sabemos que el depósito de las neuronas puede sufrir algunas fugas.

Sin embargo, creemos recordar que, en alguna publicación de su partido -el PRI-, el zacatecano Ricardo Monreal publicó una colaboración editorial bajo el título: Mujeres juntas/ ni difuntas. Si nos equivocamos, aceptamos el derecho de réplica.

En memoria de Margarita García Flores

El registro lo asociamos a un dato reporteril: En aquellos días, por esas cosas “tan absurdas de la vida” -que diría el bolero-, se nos invitaba una ocasión del mes a una tertulia de mujeres priistas, cuya anfitriona era la regiomontana Margarita García Flores.

Citamos el nombre en particular, porque García Flores era superviviente de la gran lucha por el voto de la mujer y fue de las que arrancaron al presidente Adolfo El viejo Ruiz Cortines la reforma para elevar a rango constitucional ese derecho de las que entonces todavía se encasillaban el despectivo casillero del sexo débil.

Para entonces, ya habíamos asistido, en Colima, a la toma de posesión de la primera mujer gobernadora en México, de la poeta y otras virtudes, Griselda Álvarez Ponce de León.

Las mujeres en diálogo civilizado

Aquellas tertulias nos vinieron a mente anoche en que, como todos los jueves, en pantallas de televisión monitoreamos la barra Ellas. Participan la priista senadora Marcela Torres, la delegada por el PAN en Miguel Hidalgo (CDMX), Xóchitl Gálvez, y la ex diputada federal perredista, Ruth Zavaleta.

En ese horario, se dio a conocer que, por redes, el presidente regional de Morena de Morena, Martí Batres, contendiente por este partido a la jefatura de Gobierno de la CDMX, aceptaba que la encuesta para definir la candidatura favorecía a la delegada en Tlalpan, Claudia Sheinbaum Pardo.

Solidaridad de género, la priista, la panista y la perredista se gratificaron por el -a esa hora no confirmado-  triunfo en la contienda interna de Morena, de Sheinbaum Pardo y, por supuesto, le desearon lo mejor para la noche del 1 de julio de 2018.

Por cierto, el recordado antes, Ricardo Monreal apostó también por la candidatura de Morena.

El shock en el antiguo Palacio del Ayuntamiento

Cambio de página. Después de las elecciones de 2015 en la CDMX, en los cubículos del antiguo Palacio del Ayuntamiento se empezó a observar cierto nerviosismo que se proyectó, sobre todo, a la bancada amarilla de la Asamblea Legislativa de la Ciudad de México donde, precisamente en 2015, se fracturó la hegemonía del PRD. Ese shock ha alcanzado un alto voltaje con miras al 18.

Corte: Para seguir hablando de mujeres.

En el marco de los terremotos de 1985 que devastaron la Ciudad de México, estremecimiento telúrico que marcó el despertar de nuevos movimientos sociales en el área metropolitana, empezó a registrarse el activismo de una joven economista formada en la UNAM.

Aquellos días de Dora Patricia Mercado

Era la sonorense Dora Patricia Mercado Castro. Se le veía cercana al trotskista Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT). No especularemos si la motivó la noble figura de doña Rosario Ibarra de Piedra, quien tres años después fue candidata presidencial por esa formación política.

El caso es que la atractiva sonorense apareció codo con codo con las costureras sobrevivientes de la tragedia del 85. Se la vinculó directamente con el impulso a Mujeres Trabajadoras Unidas y Mujeres en Acción Sindical. (Por aquellos días, no se asomaba a las carteleras mediáticos Alejandra Barrales).

El nombre de Patricia Mercado Castro empezó a tener marquesina nacional bajo el membrete Agrupación Política Nacional Feminista Diversa. Sin hacer lineal esta narrativa, ella fue alma de México Posible. En el campo electoral se le vio por primera vez disputando la candidatura presidencial (2000-2006) del Partido Democracia Social al célebre marxista Gilberto Rincón Gallardo.

Cuando apareció en las grandes ligas

Fue un ejercicio de escoleta. Rumbo a 2006, Mercado Castro ya se incorporó a las grandes ligas. Como presidenta del nuevo partido, Alternativa Social Demócrata y Campesina se alzó con la nominación a Los Pinos.

Fueron días aciagos para la sonorense. Era mujer. Los machos del ala campesina le empezaron hacer la vida de cuadritos comandados por el veracruzano Cuauhtémoc Iris y uno que otro ex priista.

Desde que en Alternativa Patricia no pudo recuperar la presidencia nacional pasó por un bajo perfil público. Reapareció como secretaria de Trabajo del gabinete de Miguel Ángel Mancera Aguayo, que luego la trasladó a la Secretaría General de Gobierno.

La lanzan, como a Daniel, a la jaula de los leones

En ese puesto, la sonorense ha venido dando la cara en graves asuntos relativos a las facultades orgánicas de la dependencia. Obviamente, los más conflictivos, mientras su jefe anda en cabalgatas norteñas y llevando al médico a la casa de varios estados.

La cuestión es que, de algunos meses para acá, en el gobierno de la CDMX se ha desatado una feroz purga en el interior de la estructura administrativa. La cacería de brujas tiene una dedicatoria expresa: Identificar a simpatizantes del partido Morena. “No dejar títere con cabeza”, parece ser la consigna.

De Mancera se sabe que, a pesar de haber llegado a su encargo abanderado por el PRD, se ha rehusado hasta la fecha registrarse como miembro amarillo del partido fundado por Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano.

Ya la placean como sucesora de Mancera

Da la cara Dora Patricia, dejamos dicho. Los medios que le dan calor a la “izquierda políticamente correcta” han venido placeando a la sonorense. La quieren como jefa de Gobierno de la CDMX para el periodo 2018-2024.

En la barra televisiva que comentamos arriba, se le dio bola a la delegada Xóchitl Gálvez como merecida y potencial contendiente por el gobierno de la Ciudad.

¿Llegó la hora de las mujeres en la Ciudad de México? Hacemos votos porque así sea.



Artículos relacionados

El discurso sin método

VOCES OPINIÓN Por: Mouris Salloum George

En el universo académico mexicano encontramos un contrapunto, que en algunos casos deviene contrasentido. Hemos observado alguna percepción, no un

Un dulce olor a muerte

VOCES OPINIÓN Por: Mouris Salloum George De los grandes estadistas, la Historia es gran maestra. Aprender de ella cuando los

Reforma Educativa, la carreta delante de los bueyes

VOCES OPINIÓN Por: Mouris Salloum George El camino al infierno, dejó establecido el clásico, está empedrado de buenas intenciones. Suele

Sin comentariost! Usted puede ser el primero en comentar esta nota!

Escribir comentario

Your e-mail address will not be published.
Required fields are marked*