Espacios del Club de Periodistas

Se inicia la noche de los cuchillos largos

Voces del Director

Desde Filomeno Mata 8

Por Mouris Salloum George (*)

Si se tratara de  establecer una relación causa-efecto, habría que descifrar el siguiente acertijo: ¿El PRI ha perdido casi cinco millones de votos electorales a partir de 2013, porque el peñismo perdió el piso; o el peñismo perdió el piso porque el PRI ha perdido casi cinco millones de votos?

La respuesta tiene que explorarse desde dos cuadrantes: El viejo PRI, en el astuto manejo de equilibrios, siempre contó para su supervivencia y la estabilidad de sus gobiernos con una facción del sector empresarial. Le dio resultados.

El viraje de otra facción del empresariado hacia el PAN, le dio a los azules Los Pinos en 2000. En 2006, fue visible la intromisión en las campañas presidenciales del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) en favor del candidato panista Felipe Calderón.

Arietes contra Elba Esther Gordillo

Desde que arrancó su sexenio, el peñismo sintió la presencia incómoda de la cacique del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), Elba Esther Gordillo como obstáculo para la Reforma Educativa.

Para desembarazarse y encarcelar a la chiapaneca, el peñismo aprovechó la ofensiva encabezada por señalados agentes empresariales que tuvieron pantallas abiertas en Televisa para denunciar “el desastre de la educación en México”.

Aquí se juntan los dos cuadrantes que tienen nombres propios: Claudio X. González Laporte y Claudio X. González Guajardo. Padre e hijo.

Don Claudio fue asesor para asuntos empresariales en la presidencia de Carlos Salinas de Gortari. Su más alto encargo fue el de presidente del Consejo Mexicano de Hombres de Negocios.

Desde los tiempos de Emilio El tigre Azcárraga Milmo, don Claudio participó en el consejo de administración de Televisa.

En Televisa tuvo cancha González Guajardo, animador de la organización no gubernamental Mexicanos primero. Fue ésta la que rompió lanzas contra Gordillo Morales.

Así no baila m’ija con el señor

Más tarde, González Guajardo potenció su fama pública al ponerse en acción otra organización civil: Mexicanos contra la corrupción.

Aquí fue donde el peñismo reaccionó: Así no baila m’ija con el señor.

En estas horas, el influyente New York Times, para no perder la costumbre, le puso el cascabel al gato azteca.

Ha publicado Times que González Guajardo, desde que empezó a documentar denuncias contra la corrupción, ha sido víctima de intimidaciones y de espionaje.

La primera señal habría sido la recriminación de Enrique Peña Nieto a don Claudio: Tu hijo anda en malos pasos. Cuando esto trascendió, la vocería de Los Pinos dijo que no.

A tenor  con el diario neoyorkino, organizaciones no gubernamentales vinculadas a Mexicanos contra la corrupción habrían sido sujetas a auditorías fiscales. Hasta aquí las citas.

Aplica la popular conseja: Cuando la perra es brava, hasta los de casa muerde.

La asociación de ideas nos remite a otro suceso de no poca monta. Ayer, al pie del la columna al Ángel de la Independencia, conspicuos representantes de diversas agrupaciones que están comprometidas en el combate a la corrupción, se congregaron para demandar que no se conceda al pase automático al actual procurador general de la República, Raúl Cervantes Andrade al encargo de Fiscal General.

No se cambia de caballo a mitad del río

Ese “pase” está establecido en un amañado y mañoso artículo transitorio de la Constitución. Como siempre, los transitorios.

Decían los viejos y satanizados políticos priistas que no se cambia de caballo a mitad del río.

El peñismo, con miras a la sucesión presidencial, en vez de sumar, resta. A estas alturas del partido, no parece aconsejable cambiar de aliados para los que no hay, hasta ahora, suplentes con poder de acción en el universo empresarial, puesto éste por añadidura contra la pared por las amenazas del inquilino de la Casa Blanca, Donald Trump con lo del TLCAN.

Hay algo de esquizofrenia en ese modo de hacer “política”, lo que nos remite a recordar que, el que se enoja, pierde. La intemperancia tiene sus costos. Suele ocurrir.


Artículos relacionados

Pemex: Ya ni la burla perdonan

Voces del Director Desde Filomeno Mata 8 Por Mouris Salloum George (*) En lo que va de este otoño, el

Ejercicio del poder “de manera despótica, caprichosa…”

Voces del Director Desde Filomeno Mata 8 Por Mouris Salloum George (*) A estas alturas, se antoja misión imposible limpiar

A fuego lento: papa caliente

Por: Enrique Pastor Cruza Carranza (*) Dentro de la presunta cruzada contra la corrupción en contra de varios ex gobernadores,

Sin comentariost! Usted puede ser el primero en comentar esta nota!

Escribir comentario

Your e-mail address will not be published.
Required fields are marked*