Voces del Periodista Diario
Ciencia y Tecnologìa

Abren observatorio más grande del mundo

Restos de nieve se apreciaban cerca de los 300 tambos de agua que forman el experimento High Altitude Water Cherenkov (HAWC), en el día de su inauguración.

Niños de la primaria rural “Felipe Carrillo Puerto”, en Tezmalaquilla elaboraron una serie de dibujos del observatorio que se encuentra dentro del Parque Nacional Pico de Orizaba, celebrando así desde su escuela, y a su manera, el evento.

Aunque en el sitio, ubicado a 4 mil 100 metros de altura, es raro ver a mucha gente, ahora lo más selecto de la ciencia mexicana se codeó con pobladores y funcionarios que celebraron el término de la construcción del equipo.

Entre ellos destacó la doctora Silvia Torres, próxima presidenta de la Asociación Astronómica Internacional; William Lee, director del Instituto de Astronomía de la UNAM; Ernesto Belmont, del Instituto de Física de la UNAM, y Miguel Alcubierre, director del Centro de Investigaciones Nucleares de la UNAM.

La temperatura, como el promedio de los días, fue de 4 grados Celsius, por lo que los múltiples visitantes del sitio buscaban algún chocolate que les ayudara a sobrellevar la baja temperatura.

Igualmente, funcionarios del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (México), la National Science Foundation (de Estados Unidos) se desplazaron hasta las faldas del volcán Sierra Negra para ser testigos del inicio de operación del 100 por ciento de los tanques instalados que revisarán, a partir de ahora, dos tercias partes del cielo cada día.

“El hombre siempre ha querido extender la frontera del conocimiento y aún hay un mundo por descubrir y descifrar”, comentó Cabrero Mendoza, durante la ceremonia inaugural.

El observatorio, que tuvo un costo de 15 millones de dólares, permitirá dilucidar el origen y dirección de la mayor parte de radiación cósmica que nos llega todos los días.

France Córdova, titular de la National Science Foundation, quien visitó nuestro País expresamente para acudir a este encuentro, comentó que este tipo de proyectos no tienen precedente y por eso son de gran interés de los Estados Unidos.

“En su reciente visita a México, el Presidente (Barack) Obama enfatizó que cuando estamos juntos aprendemos juntos, y así es como hemos trabajado para apoyar estas iniciativas de colaboración”, señaló Córdova, durante la ceremonia.

Universo violento

Los 300 tanques captan chorros de partículas energéticas que llegan a la tierra constantemente como son los rayos cósmicos y rayos gamma que surgen de los eventos más violentos del universo, es decir, cuando chocan estrellas de neutrones, se forman agujeros negros o bien mueren estrellas.

Estas partículas viajan miles de millones de kilómetros por el universo y chocan con la atmósfera de la Tierra a unos 100 kilómetros de altura, perdiéndose poco a poco.

Es decir, la cantidad de estas partículas que es posible captar al nivel del mar es mínima, mientras que en la alta montana, como las faldas del volcán Sierra Negra, son literalmente lluvias de partículas que pueden ser detectadas y estudiadas, explicó el doctor Andrés Sandoval, del Instituto de Física de la UNAM.

Las partículas de rayos gamma y rayos cósmicos viajan a la velocidad de la luz, pero al entrar en contacto con el agua pierden velocidad y son fácilmente detectables, si se tienen los instrumentos necesarios.

Esto es lo que hay dentro de los tambos de agua del Observatorio HAWC, donde es posible visualizar hasta 20 mil cascadas de partículas por segundo, y cuya información permitirá conocer el sitio de origen de estas partículas y, con ello, los objetos que hay en el cielo profundo.

“Creemos que hacia una zona del cielo, conocida como Gaming-A, debe haber algún cuasar o alguna supernova que no hemos visto, es el sitio de donde más partículas recibimos y queremos saber qué es”, explicó Sandoval.

Los datos generados por estas lluvias de partículas son analizados en una primera revisión en el sitio, y si se les considera de interés científico, se graban y envían a un servidor en la UNAM y a otro en la Universidad de Maryland, en los Estados Unidos, donde los especialistas pueden estudiarlos.

Cabe destacar que a partir de hoy, el proyecto HAWC tendrá una vida de al menos 10 años y el compromiso del INAOE, que es el instituto líder del proyecto, es restablecer la zona que hoy ocupa el telescopio.

 

 

Con información de Reforma

Artículos relacionados

Se presenta prototipo de funicular para el DF

Deshidratación y el sedentarismo, factores que pueden provocar calambres

Microsoft prepara alternativa para Explorer

admin

Dejar un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.