Descubre el color más antiguo del mundo

SÁHARA, (Sputnik), 12 de julio de 2018 .- Científicos de Australia estudiaron las rocas del desierto del Sáhara. Los datos recibidos permiten definir qué color es el más antiguo y por qué hace 1.000 millones de años no podían existir los animales.

Un equipo de científicos de la Universidad Nacional de Australia (ANU) estudió rocas de las profundidades del desierto del Sáhara que contienen el pigmento intacto más antiguo jamás registrado —de hace 1.100 millones de años—, según el artículo publicado en  la revista PNAS. El pigmento extraído es de color rosado brillante.

El Dr. Nur Gueneli detalló para un artículo en la página web oficial de ANU que ese pigmento es 500.000 años más antiguo que todos los previos hallazgos. “Los pigmentos rosados brillantes son fósiles moleculares de la clorofila que fueron producidos por organismos fotosintéticos antiguos que habitaron un océano antiguo que hace mucho tiempo desapareció”, explicó.

Los investigadores trituraron las rocas para extraer moléculas de organismos antiguos y con apoyo de la agencia Geoscience Australia y de científicos estadounidenses y japoneses los estudiaron. Los pigmentos encontrados variaban entre el rojo sangre y púrpura oscuro en su forma concentrada y rosado brillante en su forma diluida. 

Además, el hallazgo contribuyó al estudio de los primeros organismos grandes en la Tierra. Las investigaciones confirmaron que hace 1.100 millones de años la base de la cadena alimenticia en los océanos estaba dominada por pequeñas cianobacterias. Según Gueneli, eso ayuda a explicar por qué en esta época no había animales.

La aparición de organismos grandes y activos fue restringida por la existencia limitada de partículas de alimentos necesarios, como algas que son 1.000 veces más grandes y nutrientes que las cianobacterias, según afirmó otro científico de ANU, Jochen Brocks.

“Océanos de cianobacterias comenzaron a desaparecer hace unos 650 millones de años, cuando las algas empezaron a proliferar rápidamente para asegurar el arranque de energía necesario para la evolución de ecosistemas complicados donde animales grandes, incluidos los humanos, pudieran prosperar”, añadió Brocks.

VP/CIENCIA Y TECNOLOGÍA/AM

Notas relacionadas

IPN desarrolla bioplástico de cáscara de papa

Estudiantes del ITESM desarrollan exoesqueletos para rehabilitación

Asistentes virtuales, primer paso para el gobierno digital

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más

Política de privacidad y cookies