Voces del Periodista Diario
Difusión Cultural

“En la banca”, nada como la voz de Beckett para destripar el romanticismo

* Y es que ante el amor estamos ridículamente desarmados

Por Eder Zárate

CIUDAD DE MÉXICO, 03 de agosto de 2018.- Beckett es a menudo de los primeros amores de cualquier estudiante de teatro; pocos como él pueden condensar lo humano en un haz luminoso que puede acabar por incendiarnos.

Provocador y agudo, cuando el autor de Esperando a Godot habla del amor lo hace sin conceder nada al romanticismo; en la voz de sus protagonistas, a menudo despojos marginales, nos confronta con el latido distorsionado de una sociedad absurda. Primer amor, es un cuento que Beckett escribió a la mitad de su vida, la historia sucede en el exterior de cuaquier ciudad. En esta versión teatral, el espacio está conformado por una banca y elementos personales mínimos que constituyen la totalidad de las propiedades del hombre que habita el lugar donde sucede esta atípica historia de amor. 

Nos encontramos ante un hombre que decide exiliarse de la sociedad; en su soliloquio se asoma un espíritu ilustrado que ante la orfandad y sus casi nulas capacidades de adaptación a las convenciones, decide huir para vivir en la calle. Lulú irrumpe en su vida y la transforma irremediablemente. Sin importar los vanos esfuerzos que él hace por mantenerse lejos, los encuentros son cada vez más estrechos, ella se presenta, presiona sin presionar, complace sin complacer y acosa sin acosar hasta que sucede lo que ya a estas alturas todos sabemos: se funde con ella. Frente al amor el personaje se descubre indefenso, comprende que los esfuerzos invertido para no caer en esa “humillante” condición –la de enamorado– no han servido de nada y pronto se declara vencido para finalmente irse con ella. Acepta que las herencias comunes, acotan la posibilidad de elección, que al individuo, indefenso ante su naturaleza, lo único que le queda es asumir la derrota con dignidad. Ese ir y venir, esa lucha de antemano perdida muestra cuán divertido, doloroso, lamentable, entrañable y terrible es el amor. Su pensamiento y motivaciones más íntimas se magnifican y hacen eco en el universo sonoro que un segundo intérprete ejecuta con instrumentos y cacharros inusuales, conformando una singular partitura de su mundo interior, que haciendo gala de un humor negro e incisivo, nos enfrenta con lo erótico en su expresión más franca y descarnada.

En la Banca, unipersonal inspirado en Primer Amor de Samuel Beckett, que cuenta con la dirección y actuación por parte de Bernardo Galindo, ejecución sonora en vivo de Edgar Hernández, es una producción de Calicuerno, como asistente de producción se encuentra Annie Grecia Valenzuela, en el maquillaje y vestuario Francisco Solís, tendrá funciones todos los lunes de agosto a las 20:00 horas en la Sala Julián Carrillo de Radio UNAM, la cual se encuentra ubicada en la Calle de Adolfo Prieto No. 133 esquina Xola, en la Colonia Del Valle, cerca del Metrobús Amores. Entrada Libre

Artículos relacionados

“Háblame de mi familia”, espectáculo que habla sobre las familiares de hoy

Redacción Voces del Periodista

El Foro A Poco No alberga la puesta en escena “Minotauro”

Redacción Voces del Periodista

Presentan la tercera emisión del Festival Internacional de Danza Contemporánea de la Ciudad de México

Dejar un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.