Voces del Periodista Diario
Destacadas Opinión

Debate y Circo en los medios masivos de comunicación

 

El Nuevo Aeropuerto en el Lago de Texcoco

 

 

Ambiente y desarrollo

Juan José Agustín Reyes Rodríguez (*)

A partir de los foros de información y consulta pública a realizarse el 28 de octubre, convocados por Andrés Manuel López Obrador, para tomar una decisión sobre dos alternativas, continuar con la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), que se está construyendo en el lecho del Lago de Texcoco o bien que se construyan dos pistas en la base militar de Santa Lucía y mantener el actual aeropuerto de la Ciudad de México, algunos de los medios televisivos y radiofónicos de las principales cadenas comerciales, han hecho varios ejercicios con invitados que defienden la construcción del NAIM y los que están en contra.

Luis Cárdenas del grupo MVS, Ciro Gómez Leyva del Grupo Imagen, Joaquín López Doriga de Radio Fórmula y otros empleados de las corporaciones de comunicación, han iniciado programas de “debate”, con invitados vinculados o simpatizantes del nuevo aeropuerto y por otro lado, los opositores, principalmente de los pueblos afectados de la cuenca del Valle de México. Asiste como invitado, por parte del equipo de transición, al Ing. Carlos Morán Moguel, quién será el próximo subsecretario de transportes de la SCT.

Fotos (IMAGEN TV)

Lo interesante de estos cuasi debates es que están cargados los dados en favor del NAIM. Por ejemplo en el programa de Gómez Leyva, hubo un notable desequilibrio, empezando con el conductor y dos invitados (Sergio Allard, presidente de la Cámara Nacional de la Industria del Transporte Aéreo –CANAERO- y Salvador Landeros presidente de la Unión Nacional de Asociaciones de Ingenieros ANAI) en favor del NAIM, contra América Del Valle, representante de la Plataforma de los Pueblos Unidos contra el Nuevo Aeropuerto. El representante del gobierno de transición, sólo estuvo como un referente y para que le hicieran preguntas que normalmente no pudo o no supo responder.

Con los demás programas sucede prácticamente lo mismo le echan montón a quien asiste para exponer los graves daños que está causando el NAIM.

Los invitados que defienden el NAIM, llevan su guion muy estudiado y cuando les han preguntado algo que no está en su guion, cambian el tema apoyados por el conductor, se salen del tema. También es notorio que el conductor no permite al opositor al aeropuerto elaborar sus comentarios, arrebatándole la palabra.

Estos programas en radio y TV, los han limitado preferentemente a discutir sobre el lugar donde se desarrolla la obra, con diferentes argumentos en contra de la cancelación del NAIM, como: garantizar la seguridad de los vuelos; la tragedia que ocurrirá si las calificadoras de crédito internacionales descalifican a México como país confiable; la pérdida de los miles de millones de pesos que se han gastado y lo que implicaría para el país; la pérdida de miles de empleos que se generarían; la posibilidad de no calificar como “HUB” o sea aeropuerto de conexión y distribución de vuelos internacionales, como Panamá, Dallas-Forth Worth y otros aeropuertos; que ya tienen contempladas las medidas de mitigación ambiental que está causando esta obra faraónica y así por el estilo. ¡No tocan para nada o muy superficialmente el ecocidio que se está causando en toda la cuenca del Valle de México!

Foto (GACM)

Sin embargo, mucho de lo dicho por estos defensores a ultranza del NAIM, son verdades a medias o falsas. Para mencionar algunas de ellas está la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) del NAIM, que sólo contempló el polígono del aeropuerto. Se dividieron las otras MIAS para cada mina, para los colectores marginales en los ríos del oriente o cada acción relacionada, con datos falsos como se demostró con el tiradero en el socavón de Tlaminca, en Texcoco, donde según esa MIA, no hay pozos cerca (hay por lo menos tres), no existe ninguna escuela (existe el CEBETIS) y no hay Áreas Naturales Protegidas (está el Parque Nacional Molino de Flores y el Sistema Tezcutzingo como Área Estatal Protegida).

No hubo una MIA regional, donde se debieron evaluar claramente los impactos que iba a causar en toda la cuenca. Se presentó la MIA particular del NAIM después que iniciaran los trabajos o por lo menos no se había hecho pública. Hubo varios grupos técnicos-científicos para aves migratorias, edafología, geología y demás temas necesarios, cuyos resultados tenían prohibido darlos a conocer, porque SEMARNAT los hizo firmar una carta de confidencialidad, por lo que no se conocieron los dictámenes adversos al NAIM en el caso de la aves migratorias, los suelos fangosos, la regulación hidrológica y otros que no se hicieron públicos. No hubo consulta pública antes de autorizarse la obra, solamente un teatro que armaron en Ecatepec, con paleros.

Como se darán cuenta, seguiremos viendo, escuchando y leyendo estos pseudo debates con los que están en favor del NAIM, echándole montón a los que están en contra, aprovechando la consigna que tienen los conductores de esos medios para favorecer la construcción del NAIM, llevando invitados expertos a modo. O sea que estaremos siendo testigos y participando de otras funciones de circo aeroportuario.

La presencia del representante del gobierno de transición en estos eventos, estará como testigo de palo y dando alguna información que le sea requerida, porque manifiesta que no puede tomar partido por ninguna de las dos opciones. Considero que si sería importante que en esos pseudo debates, deberían poner el piso parejo y que vayan el mismo número de personas en favor y en contra del NAIM.

Por otro lado, la disyuntiva que se presenta del NAIM o Santa Lucía, para la construcción de un nuevo aeropuerto, es limitado y debería ampliarse a otras alternativas, como sería considerar Tizayuca en Hidalgo, habilitar y darles más funcionalidad a los aeropuertos de Toluca, Puebla y Cuernavaca, como lo han manifestado varios expertos.

El Techachal, Tepetlaoxtoc. Foto (Mario Mendoza)

Considero que una solución de fondo y a largo plazo, que contribuiría notablemente a la descentralización de la metrópoli y estaría vinculada a la política de AMLO de descentralizar el gobierno federal, sería fortalecer los aeropuertos de los estados para que tengan la posibilidad de recibir vuelos internacionales y aviones de gran calado, así como organizar con las aerolíneas las rutas y establecer vuelos directos entre ciudades, como ya lo están haciendo algunas empresas, para que no tengan que venir obligadamente a la Ciudad de México, para transbordar. A este planteamiento seguro que habrá mucha oposición, porque el Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México, dejaría de recibir sus jugosas ganancias por el cobro de la Tarifa de Uso de Aeropuerto (TUA).

Por lo pronto el presidente Peña Nieto debería ordenar LA SUSPENSIÓN INMEDIATA DEL NAIM, en lo que se hacen los foros y las consultas, para que no sea pretexto que por lo avanzado de la obra no se debe cancelar.

 

 

Artículos relacionados

Rusos no influyeron en resultado electoral: Rosenstein

Lucha libre: 7 mil pesos por arriesgar la vida

México y EUA fortalecen diálogo político y cooperación en seguridad

Redacción Voces del Periodista

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.