Voces del Periodista Diario
Cultura Destacadas

Una misión secreta: cómo los nazis planeaban conquistar la Antártida

ALEMANIA, (Sputnik), 12 de febrero de 2021 .- Poco antes de la Segunda Guerra Mundial, los nazis buscaban territorios para desplegar sus bases militares y uno de los lugares más exitosos fue la Antártida. En diciembre de 1938 partió una expedición secreta de 82 personas y no solo lograron explorar la zona, sino también hallaron un terreno rocoso adecuado para construir una instalación.
El libro de Tomás Balmaceda y Agustina Larrea, Antártida. Historias desconocidas e increíbles del continente blanco revela que el 17 de diciembre de 1938, la Alemania nazi organizó una expedición que partió en el barco Schwabenland, la cual contaba con dos hidroaviones denominados Boreus y Passat que eran capaces de operar a temperaturas inferiores a 50 grados bajo cero.
Los miembros de la expedición tenían provisiones para un mes, que incluían 60 paracaídas en caso de una posible operación de rescate y también llevaban consigo varias banderas nazis, que pensaban utilizar para marcar la zona de su conquista, según recoge el medio español El Diario.
Un mes después, la tripulación logró arribar cerca de Queen Maud Land, en la Antártida, entonces los nazis iniciaron la exploración de la zona y descubrieron que este territorio era ideal para instalar sus bases y lo marcaron con sus banderas.
Los nazis habrían puesto sus ojos en esta zona por su ubicación, ya que tras la Primera Guerra Mundial su país había perdido varias colonias africanas, una base naval en China y otras tierras en el Océano Pacífico. Este hallazgo les permitiría instalarse en el hemisferio sur, tal como lo necesitaban, para operar sus buques y submarinos sin tener conflicto con otros países porque nadie reclamaría este territorio.

“Encontramos una pequeña formación rocosa sobre la cual resplandecían piscinas de agua. Esta se hallaba a 100 metros al norte de una llanura de roca que se elevaba del hielo con una temperatura exterior de -5 ° C bajo cero y formaba un estanque abierto y pequeño sin ningún afluente visible. Toda la llanura rocosa estaba casi sin nieve ni hielo, y tenía una apariencia húmeda y fangosa”, escribió en su bitácora Richard Schirmacher, el piloto del avión.

Pero el Tratado de Versalles estaba vigente y consignaba que tras haber terminado con el estado de guerra entre la Alemania del segundo Reich y los aliados, Alemania renunciaba a todo reclamo de soberanía territorial fuera de Europa, aun así, Adolf Hitler ordenó seguir con su plan de conquista.

Artículos relacionados

Los centroamericanos integrantes de la caravana migrante votan en contra del plan de Peña Nieto

Nada justifica ataque a normalistas de Michoacán: subsecretario de Segob

Redacción Voces del Periodista

“Perdón por las vidas perdidas”: Boeing admite fallos técnicos que afectaron a los aviones 737 MAX

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.