Voces del Periodista Diario
Destacados Opinión

Coahuiltejas Colcolo, o el negro futuro de México

 

Oikos

Por Juan Ramón Jiménez de León (*)

“Nosotros somos ya un imperio y cuando actuamos, creamos nuestra propia realidad. Y mientras ustedes estudian eso, juiciosamente si gustan, nosotros actuaremos de nuevo, creando nuestras propias realidades más novedosas y avanzadas, las que pueden ustedes estudiar y elucubrar también: así son las cosas. Nosotros somos actores de la Historia, a todos ustedes sólo les queda estudiar lo que hacemos.”

George W. Bush

Hemos estado escribiendo sobre la frontera de Coahuila y Texas, siempre difícil de entender para un pensamiento concéntrico capitalino, que no ve más allá de sus narices y de sus intereses.

Cuando quiere hablar sobre el país, se refiere a la “provincia” y siempre se le ensancha el pecho cuando habla de la “capital”. Es una nueva dialéctica neocolonial entre la CDMX, poderosa, cosmopolita, abierta el mundo, CIUDAD-ESTADO con las tendencias “nice” (masas amorfas llenas de mariguana, LGBT nices y bikes por doquier) y con una “constitución” que es auténtico bodrio legaloide de Perfidio Muñoz Ledo quien le robó las ideas a nuestro grupo ciudadano CONSTITUCIÓN Y REPÚBLICA.

Pero bueno, las ideas sociales no se patentan, ni son exclusivas de nadie y mucho menos en los tiempos del incipiente capitalismo tecnológico, que se asoma brutalmente con el “hackeo” (léase saqueo) de las transacciones interbancarias locales, llamados técnicamente SWIFT (Society of Worldwide International Financial Transactions), cuya sede se encuentra en Bruselas, Bélgica.

La otra parte de la moneda, la NACIÓN-ESTADO, famélica, saqueada (el 80% de los ingresos fiscales se concentran en el “CENTRO”), llena de sangre, irredenta de poder, que busca un equilibrio -como también lo mencionaba el economista alemán WILLY SEMMLER- entre un centro monopólico y una periferia obligada al “libre mercado”; esa dialéctica platónica nos lleva a deducir que pronto habrá una nueva conflagración en México, y todo, como siempre sucede, por los impuestos, su destino y su fin, en este sentido.

Platón -el alma de la psiquis occidental- tenía mucha congruencia histórica y filosófica, al plantear en LA REPÚBLICA Y SUS LEYES, la existencia de la KAKISTOCRACIA (el gobierno de los peores). Nosotros llevamos 18 años de frívolos kakistócratas, reptilianos por naturaleza, cleptócratas irredentos, presupuestívoros al máximo y genocidas protonazis. Y si llega el lumpen a la silla del águila ¡cataplum!, se acabó, y entonces entrarán los VOTOS DE LAS BOTAS, LA TIMOCRACIA.

La CDMX está destrozada brutalmente por la mafia inmobiliaria. La dialéctica profunda nos lleva a la hipótesis de que entre el conflicto irreductible CENTRO Y PERIFERIA puede haber una solución pacifica (una nueva capital, que desde siempre hemos llamado AZTLAN); o una solución de fuerza militar suave PUTSCH, o una solución violenta (Golpe de Estado) o Dictadura Militar que tendría que alinearse con el loco tuitero de la Casa Blanca, o lanzar una insurrección continental (incluido USA) contra la Kakistocracia dominante.

La dialéctica CENTRO-PERIFERIA parece irresoluta, pues la gran metrópoli tiene en su modelo de acumulación de capital una mega plusvalía, que permite que la población se incremente lo más que pueda en la CDMX. Ahora bien, para contener los salarios de los trabajadores, el Trumpismo acusa a México de que con salarios de miseria no puede haber competitividad efectiva y tiene razón, parcialmente, porque los 5 USD/día de México no son equivalentes a los 10 USD/hora de Estados Unidos y Canadá. Pero México no va a ceder en esto, pues es su forma de ganancia desmedida, eludiendo impuestos y evitando la libre competencia y para eso cuenta con el poder manipulador y perverso de la Partidocracia que se regocija con sus “debates presidenciales”, sólo aptos para las masas lumpenizadas.

Por otra parte, la gran demografía de China, con un Capitalismo de Estado Moderno en lo económico, pero férreo políticamente (el Partido Comunista es implacable en su centralismo) está haciendo del gran gigante asiático la primera potencia mundial. México estuvo muy cercano del modelo chino pero lo abandonamos en aras al Capitalismo Monopolista Corporativo de los Estados Unidos y el resultado ha sido crisis tras crisis en cada elección presidencial

Para subsistir como nación, la solución es la visión geopolítica de Miguel Ramos Arizpe: país bisagra, entre norte y sur y entre occidente y oriente, con una descentralización interna al estilo el trípode texano (Monterrey-Guadalajara-CDMX), donde el aeropuerto faraónico de la plutocracia debió de haberse hecho en Aguascalientes, para repartir gente y mercaderías con trenes de alta velocidad (TAV) entre los tres puntos y sacar los poderes federales de la Ciudad de México, que está expuesta a morir repentinamente de sed, de contaminación, de una violenta erupción del Popocatépetl o alguna otra de los volcanes dormidos del cinturón del Fuego, o de otro que pudiera nacer repentinamente en el Ajusco o el Cerro de la Estrella.

La CDMX está en riesgo por inundaciones continuas con la posibilidad de que los ríos entubados (Mixcoac, Churubusco, de los Remedios, etc.) revienten e inunden a la megalópolis con aguas negras, con las consiguientes epidemias y pandemias; o por un terremoto de consecuencias catastróficas, proveniente básicamente de Acapulco o de otras zonas del estado de Guerrero.

Otro fector de riesgo para la CDMX -finalmente- es el de las guerras intestinas: primero entre partidos y, después, entre cárteles de las diferentes alcaldías. La estupidez política se la pasa fragmentando a la ciudad. Si el proceso devastador continúa, significaría el fin de la matrushka mexica (CDMX, la matria; MX la patria, y AMEX, la supra-nación en ciernes).

(*) Economista. (@oikosunam)

 

Artículos relacionados

Autos chinos se producirán en el estado de Hidalgo

¡Felipe y figura ..!

Redacción Voces del Periodista

Facebook busca un Internet más seguro entre los jóvenes

Dejar un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.