Voces del Periodista Diario
Destacados

EE.UU. muestra por primera vez el lanzamiento de su interceptor exoatmosférico de misiles

ESTADOS UNIDOS, (RT), 17 de abril de 2019 .- Dos de esos dispositivos EKV destruyen un presunto proyectil enemigo durante un simulacro del sistema de defensa GMD.

La Agencia de Defensa de Misiles de Estados Unidos (MDA, por sus siglas en inglés) ha lanzado por primera vez dos Vehículos Exoatmosféricos de Destrucción (EKV) para probar su sistema antimisiles con base en tierra (GMD), el componente principal y más ambicioso de la defensa contra esos proyectiles que tiene Washington.

Raytheon, la empresa que ha diseñado estos dispositivos, informa que uno de esos vehículos destruyó un misil balístico intercontinental simulado y el otro recopiló datos, en una maniobra que denomina “ataque de dos lanzamientos”.

Se trata de la undécima intercepción del programa GMD, diseñado para proteger a EE.UU. mediante la destrucción de misiles balísticos de largo alcance que se dirigen a objetivos norteamericanos mientras aún se encuentran en el espacio y no han comenzado a caer.

Este “histórico” doble lanzamiento desde la Base de la Fuerza Aérea Vandenberg en California reflejó un presunto escenario real, en el que  para garantizar el éxito de la misión.

El sistema “se encuentra entre los más complejos y sirve como primera línea de EE.UU. para defenderse de misiles balísticos”, explicó la presidenta de Raytheon Missile Systems, Taylor W. Lawrence, en una declaración posterior a este test.

¿Como funciona?

Un radar detecta el lanzamiento de un misil enemigo y transmite esa información al sistema GMD, que lanza un proyectil interceptor desde un silo. Cuando este cohete entra en el espacio, el EKV se separa del portador y, con sus propios radares y los sensores instalados en tierra que le envían información de manera continua, se dirige al objetivo.

Su ojiva está desprovista de carga explosiva, pero no la necesita: el EKV destruye sus blancos por impacto directo a gran velocidad (10 km/s) gracias a sus medios de detección y guiado en la etapa final, un sensor infrarrojo que le permite detectar y discriminar señuelos de sus verdaderos objetos.

El EKV pesa cerca de 64 kilogramos y mide unos 1,4 metros de largo y 0,6 de diámetro. También tiene propulsión propia, enlace de comunicación, algoritmos de discriminación, sistemas de orientación y control y computadoras que ayudan a seleccionar e interceptar misiles enemigos.

VP/CIENCIA  TECNOLOGÍA/AM

Artículos relacionados

En 2030 un 6.5% de la población mundial vivirá en la pobreza extrema: ONU

Domingo Verde en los bosques de Aragón y de Chapultepec

Redacción Voces del Periodista

Tifón Mangkhut deja 65 muertos y cuantiosos daños en Filipinas

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.