Voces del Periodista Diario
Destacados Difusión Cultural Nacional

Un paseo por la historia de la Ciudad de México

Por Celeste Salloum.

CIUDAD DE MÉXICO, (VP), 05 de diciembre de 2018 .- Bien sabemos que, tras la conquista de los españoles en 1521, la Ciudad de México es bautizada el Hernán Cortés por simplificar el nombre original del territorio (México Tenochtitlán), pero ¿en qué momento se consolida nuestra Ciudad como actualmente la conocemos?

Desde la época prehispánica, el Valle de México ha sido un punto medular para el desarrollo de las civilizaciones que abarcaron nuestro país; los primeros indicios de las mismas se encontraron alrededor del propio Lago de Texcoco. Como tal ­–en nuestra ciudad– los indicios más antiguos de actividad humana se encontraron en el territorio de San Bartolo Atepehuacan (actualmente Azcapotzalco) y corresponden al periodo del 9500-7000 a. C. (Cenolítico Inferior).

Años después, bajo el dominio de los olmecas, en los tres primeros milenios antes de Cristo se desarrollaron las poblaciones de Tlatilco, localizada al norte del lago de Texcoco, y Cuicuilco, en las faldas de la sierra del Ajusco. Finalizando el período preclásico, se aproximaba la decadencia de Tlatilco, y por el inicio de la era cristiana, Cuicuilco había comenzado a ceder su hegemonía en el valle de México a la gran ciudad de Teotihuacán, la cual fue la atracción mayor ante los pobladores de otras ciudades, las cuales desaparecieron a lo largo del tiempo por esta misma causa.

En la propia decadencia de Teotihuacán alrededor del siglo VII, sus antiguos habitantes la abandonaron paulatinamente; muchos de ellos se fueron a radicar a las riberas del lago, donde fundaron pueblos como Culhuacán, Coyoacán y Copilco. En los siglos siguientes, el territorio de nuestra ciudad fue hogar de varias tribus chichimecas, destacando entre ellas, la de los toltecas. Pasan por Culhuacán, donde reciben la herencia teotihuacana, para que años más tarde, se ocasionara una fusión de los toltecas y los colhuas, originando así la cultura tolteca, que dominó el valle de México y buena parte de Mesoamérica entre los siglos XI y XIII. A la caída de Tula –la capital de los toltecas– algunos grupos volvieron a radicar a Culhuacán, y convirtieron a esta población en el poder dominante en el sur del Lago de Texcoco.

Finalizando el repaso prehispánico, en el siglo XIV llegaron los últimos habitantes de los pueblos chichimecas; se establecen en las orillas del lago. Tras el mal recibimiento que obtienen los mexicas al integrarse a este pueblo, finalmente en el año de 1325, se establecen en el “Islote de México”, en el cual nace Tenochtitlán, la más grande metrópoli que conoció Mesoamérica; ocupó un territorio de 300,000 kilómetros cuadrados a lo largo de su historia.

Los españoles llegan al Valle de México en julio de 1519, donde los recibió Cuitláhuac, tlatoani de Tenochtitlán. Posteriormente siguieron su camino por la calzada de Itztapalapan, que unía la ribera sur de Xochimilco con el islote de México; posteriormente, en la esquina de las calles de Pino Suárez y República de El Salvador, en el Centro Histórico, se encuentran Moctezuma Xocoyotzin y las tropas de Hernán Cortés, esto para el 8 de noviembre del mismo año. Tras un cálido recibimiento, Moctezuma les dio alojamiento en el Palacio de su padre, Axayácatl, yendo en contra de los consejos de Cuitláhuac. Seis días después, el 14 de noviembre, el tlatoani fue apresado por los españoles, creando la advertencia hacia el propio pueblo.

Meses después, en 1520, durante la celebración de Tezcatlipoca, dicen que los españoles se sintieron amenazados tras los sacrificios efectuados en el festejo, Pedro de Alvarado orquesta la matanza de Tóxcatl. Tras la hostilidad recibida por parte de los españoles, ocurre el asesinato de Moctezuma, junto con el de Itzcuauhtzin, señor de Tlatelolco. Abriéndonos a ambas versiones, los españoles cuentan que Moctezuma fue apedreado por su propio pueblo, mientras que los indígenas acusan a los españoles por el asesinato del tlatoani.

Tras la muerte de Moctezuma, Cuitláhuac fue elegido tlatoani de Tenochtitlán; encabezó la resistencia contra la ocupación española, pero se ve frustrada tras la epidemia de viruela que trajeron los españoles consigo, cobrando miles de vidas, incluyendo a la del nuevo tlatoani; es elegido Cuauhtémoc en sustitución cuando dio lugar el arrasamiento de los pueblos del sureste: los españoles destruyeron el albarradón de Nezahualcóyotl y el acueducto de Chapultepec, para que así, el 30 de junio de 1521 destruyeran Tlatelolco. Finalmente –tras la rendición de Texcoco– Cuautémoc se rinde el 13 de agosto de 1521, consumando la conquista española.

Tras el derrumbe de los mexicas, es trasladado el sistema de gobierno español a la ciudad, consolidando un Ayuntamiento sobre diversos municipios. En esta época, la Ciudad de México era constituida únicamente por el municipio que actualmente abarcaría el Centro Histórico; este se dividía en tres ayuntamientos: el Ayuntamiento de México –construido como una zona exclusiva para españoles–, el de las Repúblicas Indianas –parcialidades de Tenochtitlán– y Santiago Tlatelolco –sede del Palacio Real, donde vivía el Virrey. El Ayuntamiento de México tenía una residencia en la Plaza Mayor (Plaza de la Constitución).

Tras la consumación de la Independencia de la Nueva España, la Ciudad de México siguió siendo capital de México, pero tras la Constitución de Cádiz (1812), la Ciudad se ve forzada a consolidarse administrativamente, terminando así con los Ayuntamientos, los cuales eran exclusivos para indígenas. Igualmente, por la creación del Plan de Casamata en el mismo año, el gobierno cae en tendencias republicanas y se destruyen antiguos reinos y provincias, formando estados. De esta forma, con la Constitución Federal de 1824, se decide la creación de una capital federal, escogiendo a la Ciudad de México por haber sido la capital del virreinato y se debían aprovechar los recursos invertidos en su infraestructura; se asientan en la capital los poderes de la federación y acordando que sería el único dependiente de los Poderes de la Unión, naciendo el Distrito Federal.

Ante la invasión Norteamericana y previo al Segundo Imperio de México, ocurren diversas disputas sobre el cargo que la propia ciudad llevaría para la república, el presidente Benito Juárez modificó y amplió el territorio del Distrito Federal, abarcando 17 municipios. A la llegada de la época Porfirista, el gobierno lleva a cabo una serie de tratados y acuerdos para definir y aclarar los problemas territoriales entre las diferentes entidades. En el caso del Distrito Federal, se organizó en una municipalidad central, seis distritos, a su vez divididos en municipios. En marzo de 1903, se consolidan los municipios: Guadalupe-Hidalgo, Tacuba, Azcapotzalco, Tacubaya, Cuajimalpa, Mixcoac, San Ángel, Coyoacán, Milpa Alta, Xochimilco, Tlalpan e Iztapalapa; en 1924 se añade lo que hoy sería la delegación Benito Juárez: el municipio de General Anaya. Para la Constitución de 1917 desaparecen los distritos y se establece un Municipio Libre, que debía tener acceso directo con el poder estatal, por lo que la intervención de un departamento o prefectura se volvió anticonstitucional.

Para la Reforma de 1928, se estipula la supresión de municipios (lo que crea las delegaciones) y se le da al Poder Legislativo Federal la facultad de legislar todas las leyes internas del Distrito Federal. Para 1929, la delegación de Guadalupe-Hidalgo cambia su nombre definitivo en honor al hermano del general Francisco I. Madero: Gustavo A. Madero.

Para el sexenio de Luis Echeverría se terminaron por convertir todos los territorios federales en Estados de la Unión; se hicieron ajustes sobre las leyes orgánicas correspondientes a cada uno, así  –en el caso del Distrito Federal–en diciembre de 1970 nace la más importante, que fue la que igualaba los términos de “Distrito Federal” con “Ciudad de México”. Como consecuencia, el territorio antes denominado “Ciudad de México” dejó paso a cuatro delegaciones nuevas que, junto con las doce existentes, conforman las actuales 16 delegaciones de la Ciudad de México, aunque con límites diferentes a los actuales. Para este punto, las delegaciones toman nombre de diferentes personalidades históricas y municipios importantes para la misma.

En agosto de 1987, por decreto del presidente Miguel de la Madrid, se dio al Distrito Federal un congreso estatal, llamado Asamblea de Representantes del Distrito Federal (ARDF), con finalidad de ampliar la participación ciudadana. Proponía la integración del Distrito Federal como parte de los estados de la Unión; tras su declive, las capacidades jurídicas de la asamblea se redujeron a dictar bandos, ordenanzas y reglamentos de policía y buen gobierno.

Para 1993, se modifica la Ley Orgánica del Distrito Federal que otorgó a la ARDF un nuevo carácter y nombre: Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) que, al contrario de la anterior, tuvo mayor capacidad para dictar leyes internas del Distrito Federal. Igualmente, en esta época, se hacen equivalentes los términos de “Distrito Federal” y “Ciudad de México”.

En 1997 se hace la primera elección para el Jefe de Gobierno del Distrito Federal. Justo antes de las elecciones del 2000, se vuelven a hacer ciertas modificaciones para llevar a cabo la elección de Jefes Delegacionales y Jefes de Gobierno, pero manteniendo la prohibición ante la Asamblea y el Congreso Federal el poder solicitar al Senado la remoción de Jefes de Gobierno y Delegados.

Con la Reforma Constitucional del 2016, en la cual el Distrito comienza a llamarse oficialmente “Ciudad de México”, nace la Jefatura de la Ciudad de México. Hoy, a 21 años de la primera elección, toma poder la que sería la octava Jefa de Gobierno del Distrito Federal, pero primera Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, escritora, científica, política y activista con más 18 años de carrera política, ya que formó parte del gabinete del actual presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, como Secretaria de Medio Ambiente del Distrito Federal; en 2008 el Movimiento en Defensa del Petróleo; para junio del 2015 se convierte en Jefa Delegacional de Tlalpan. Gana el puesto como la primera Jefa de Gobierno de la Ciudad de México con más de 2.5 millones de votos a favor, el 31% de los votos registrados.

VP/DIFUSIÓN CULTURAL/AM

Artículos relacionados

Se estrenará Matatena, texto de Antonio Zúñiga, en el Foro La Gruta

Redacción Voces del Periodista

Siria recupera 40% de su territorio en dos meses

Reforma registrará cortes a la circulación por carrera atlética

Redacción Voces del Periodista

Dejar un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.