Voces del Periodista Diario
Internacional

¿Qué trae para Turquía el proyecto de la ‘democratización’ de EEUU?

TURQUÍA, (Sputnik), 25 de noviembre de 2020 .- El Departamento de Estado de EEUU ha anunciado un programa de subvenciones para Turquía. Uno de sus propósitos es “reforzar los valores democráticos” en el país otomano. Los expertos consultados por Sputnik se expresaron acerca de las perspectivas que traerá este proyecto para las complicadas relaciones entre ambos países.

El programa de EEUU en Turquía está destinado a otorgar subsidios de 5.000 hasta 50.000 dólares para proyectos en diferentes áreas de relaciones bilaterales. Y una de ellas se define como “el reforzamiento de los valores democráticos”. 

Se trata de “promover el estado de derecho y la libertad de expresión, y fortalecer la capacidad de los medios de comunicación turcos y la sociedad civil para defender los derechos humanos y las libertades”, según se desprende del documento, publicado en la página de la Embajada de EEUU en Turquía.

En este contexto, el periodista y columnista político turco Mehmet Ali Guller opina que las relaciones entre Ankara y EEUU nunca volverán a ser como antes y la “democratización” del país que supone una mayor injerencia por parte de EEUU se ve muy improbable.

“La democratización con la ayuda de Estados Unidos es imposible por definición. Como se sabe, Estados Unidos no trajo democracia a los países de América Latina, sino golpes e inestabilidad. Todos hemos visto cómo Washington estableció la ‘democracia’ en Vietnam, Irak, Libia, Siria”, destacó el experto. 

Para Turquía volver a la línea de la relación de dependencia con Estados Unidos es imposible porque se está produciendo un cambio de las realidades políticas y económicas mundiales. La tendencia es que “junto con el centro económico mundial, el centro político comenzó a desplazarse hacia la región de Asia-Pacífico“, debilitando la hegemonía de EEUU.

Subrayó que si nos fijamos en los procesos internos del país norteamericano, como es el movimiento de protesta contra el racismo y la violencia policial, se ve claramente que en sí EEUU “ya no es un estado democrático”.

“De hecho, en la actualidad, probablemente, no hay situación más paradójica, inhumana y antidemocrática que el ejemplo que nos está mostrando Estados Unidos” dijo Guller.

Problemas estructurales

Las relaciones turco-estadounidenses se han estado deteriorando a partir de los años 60 y hoy en día tienen problemas estructurales, opina el politólogo y catedrático de la Universidad del Mármara, Bar?s Doster. 

La causa principal de estos problemas es la diferencia entre los dos países en la definición, comprensión y percepción del mundo y la región en la que se encuentran.

“Los dos países tienen una comprensión completamente diferente de las amenazas, las relaciones aliadas, las diferentes prioridades, metas, expectativas e intereses. Y estas relaciones bilaterales son desequilibradas y problemáticas, independientemente de las figuras específicas en el poder en Turquía y Estados Unidos”, reflexiona Doster.

El experto indica que últimamente las autoridades turcas han realizado declaraciones amistosas a EEUU dictadas, por un lado, por sus problemas económicos y la necesidad de buscar inversiones, y por otro lado, el aislamiento diplomático y político que obliga a “usar un tono amistoso conciliador con respecto a Estados Unidos”.

Doster cree que a pesar del inminente cambio de la Administración estadounidense, el país no cambiará el rumbo de su política en Oriente Medio, y lo máximo con que puede contar Turquía es “un cambio de retórica” del nuevo presidente norteamericano, pero la orientación estratégica global quedará intacta.

“Estados Unidos no cambiará su política acerca de Irán, Irak y Siria, ni su apoyo a las organizaciones terroristas, ni al proyecto para crear un estado kurdo. En este sentido, la política estadounidense se mantendrá sin cambios”, concluye.Volviendo al proyecto de subvenciones, su aparición puede significar una injerencia más activa de EEUU en los asuntos internos de Turquía para diversificar y probar varios instrumentos de control sobre un país que, por un lado, es miembro de la OTAN, y por ello un aliado estratégico de EEUU, y por otro lado, es un “actor geopolítico inconveniente”.

“La manifestación de esta actitud hacia Turquía significa que aparecerán actitudes similares en relación con otros países que Estados Unidos percibe como rivales, y obstáculos en el establecimiento de un rumbo hegemónico”, opina el politólogo del Instituto Estatal de Relaciones Internacionales de Moscú Alexéi Zudin.

Artículos relacionados

Volcán Soputan entra en erupción tras potente terremoto en Indonesia

Siete países señalan que el nuevo sistema de encriptación del servicio de mensajería de Facebook beneficiará a “terroristas” y “pedófilos”

Axel

Nueva edición de la Feria del Libro en Fráncfort será presencial

Redacción Voces del Periodista

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.