Voces del Periodista Diario
Nacional

Sánchez Córdero comparece ante el Pleno de la Cámara de Diputados

MÉXICO, 9 oct..- La Secretaría de Gobernación  Dra. Olga Sánchez Cordero compareció ante diputados, en el marco del análisis del Primer Informe de Gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador en la Cámara de Diputados.

“Han sido meses de intenso aprendizaje en lo que hemos realizado en la Secretaría de Gobernación, múltiples acciones, conforme nos lo ha instruido el presidente de México, y en cumplimiento de lo dispuesto en el Plan Nacional de Desarrollo, aprobado por esta Honorable Cámara.”

En este periodo la Secretaría de Gobernación concluyó exitosamente los procesos para la transferencia de recursos humanos, materiales y presupuestales, a la nueva Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana. Por tanto, cualquier comparación del gasto programado para el año 2020 con años anteriores, deberá considerar esta situación.

Una vez concluida la transferencia antes referida, puedo afirmar, de manera categórica, que la Secretaría a mi cargo conserva y ejerce a plenitud las facultades sustantivas de cada una de las materias que la ley le confiere, incluso sus facultades hoy son mayores, ya que en materia de derechos humanos hubo una importante ampliación.

Quiero, con la venia de las y los diputados, en esta primera intervención, hacer un breve recuento de las líneas principales de política interior que desde la Secretaría de Gobernación hemos instrumentado, a partir del 1 de diciembre de 2018. 

Antes de iniciar mi exposición, permítanme expresar mi reconocimiento al trabajo de cada uno, de cada una, de las y los diputados, y especialmente de los coordinadores parlamentarios en esta Cámara.

Señoras y señores diputados:

La formulación y desarrollo de la política interior del Gobierno de México ha transcurrido por dos ejes principales:

La gobernabilidad democrática y la defensa y promoción de los derechos humanos.

Son líneas que se entrecruzan en varios ámbitos, tanto territoriales como en su instrumentación práctica, así como la interacción que mantengo como coordinadora del gabinete presidencial, con mis colegas de otras secretarías, con los legisladores federales y locales, con la gobernadora, con la Jefa de Gobierno y con los 30 gobernadores de los estados, y los presidentes municipales.

Con las dos Cámaras del Honorable Congreso de la Unión hemos mantenido una relación de colaboración y respeto, que se expresa en múltiples leyes reformadas, otras nuevas leyes y en importantes reformas constitucionales, de las que destaco la que dio lugar a la creación de la Guardia Nacional, aprobada por unanimidad en el Órgano Reformador de la Constitución.

La Guardia Nacional está dando los pasos indispensables para su integración y despliegue; cuenta para ello con un sólido marco legal, aprobado también por casi la unanimidad del Congreso de la Unión y los resultados habrán de verse muy pronto.

Sin embargo, en el gobierno federal tenemos claro que sin la depuración, reestructuración y fortalecimiento de las policías estatales y de las municipales, no habrá Guardia Nacional que alcance para atender la demanda social, el reclamo ciudadano, de seguridad en las calles y plazas, en los caminos y carreteras, en las ciudades y en el campo.   

Considero de particular importancia que en el Presupuesto de Egresos federal de 2020, y en los de cada entidad federativa, se dé puntual cumplimiento al mandato del artículo séptimo transitorio del Decreto de Reforma Constitucional en materia de la Guardia Nacional, para que las policías estatales y las municipales dispongan de los recursos indispensables para su fortalecimiento.

Ese es un compromiso que hicimos desde el gobierno federal, el Congreso de la Unión y las 32 entidades federativas. Tenemos que cumplirlo.

La relación del gobierno federal con los ejecutivos estatales y la Jefa de Gobierno de la capital se desarrolla sobre la base de los mandatos y sobre la base del mandato del federalismo, que consagra nuestra Carta Magna.

Es una relación de diálogo constante, de colaboración permanente y sobre todo de mutuo respeto. Es también cordial y en muchas ocasiones de mutua confianza, sin distinción de partidos.

Las acciones que la Secretaría de Gobernación realiza en cada estado, y en la Ciudad de México, tienen base en nuestras facultades legales y son informadas previamente a los ejecutivos de cada entidad federativa.

Mantengo con cada uno de ellos, sin distinción de partido, una relación por encima de las diferentes visiones e ideologías. Todos colocamos por delante los intereses de México. Así lo seguiré haciendo, al igual que cada uno de mis colaboradores.

Desde la Subsecretaría de gobierno y el Instituto Nacional para el Federalismo y el Desarrollo Municipal, el INAFED, mantenemos una relación de colaboración con los municipios de México y con sus autoridades, que se expresa en numerosas acciones de capacitación y asesoría que han sido proporcionados a cientos de municipios y ayuntamientos, y de presidencias municipales.

La relación con los medios de comunicación, impresos y electrónicos, se conduce bajo la guía del compromiso presidencial, que comparto sin reserva, de respeto irrestricto a la libertad de expresión.

El gasto del gobierno de la República en publicidad en esos medios se ha reducido de manera significativa; se asigna conforme a criterios transparentes e imparciales. Se concluyó la depuración del Padrón Nacional de Medios Impresos, con reglas de absoluta imparcialidad y apego a las normas legales.

La gobernabilidad democrática se fortalece con las políticas y acciones desarrolladas para la promoción y defensa de los derechos humanos.

En ese ámbito la Secretaría de Gobernación, a través de la Subsecretaría de Derechos Humanos, Población y Migración, atiende asignaturas pendientes, algunas de ellas heredadas de episodios ocurridos en gobiernos anteriores, y despliega sus mejores esfuerzos para que  nunca más se repitan violaciones graves a derechos humanos que han empañado la vida nacional.

Nos queda claro que la violencia del crimen organizado es la causante y principal responsable de la inseguridad que por desgracia seguimos padeciendo, pero también tenemos claro que al combatir al crimen, organizado o desorganizado, se cometieron atropellos y violaciones de derechos humanos por autoridades de los tres órdenes de gobierno.

Las acciones hasta hoy desarrolladas por la Comisión de caso Ayotzinapa abren alentadoras posibilidades de que, en un plazo razonable, será posible conocer lo que sucedió con los 43 normalistas desaparecidos desde el 26 de septiembre de hace cinco años.

Hace pocos días el subsecretario Alejandro Encinas informó de las actuaciones realizadas y de las que se realizarán en las semanas siguientes.

En materia poblacional y de identidad personal hemos dado pasos firmes para la consolidación y validación de la información que sustenta la Clave Única del Registro Nacional de Población, por sus siglas, CURP, y estamos por iniciar, una vez que se asignen los recursos presupuestales necesarios, el equipamiento tecnológico y las acciones operativas para hacer realidad el derecho a la identidad de toda persona, mayor o menor de 18 años.

En el periodo del que rindo cuentas la política migratoria atravesó por una situación inédita, la que requirió, por parte del Gobierno de México y de la Secretaría de Gobernación, de medidas igualmente inéditas. 

El súbito y significativo incremento de migrantes provenientes de tres países de Centroamérica, todos ellos con el propósito de llegar a Estados Unidos, así como el cambio demográfico de ese flujo, por la presencia de familias, de mujeres y de menores de edad,  a veces muchos de ellos, no acompañados, nos planteó enormes retos, que han sido atendidos gracias a la estrecha coordinación entre diversas dependencias del gobierno federal, singularmente las secretarías de Gobernación y de Relaciones Exteriores.

Habré de referirme al tema a lo largo de esta comparecencia, que preocupa a diputadas y a diputados de todos los grupos parlamentarios y a múltiples organizaciones de la sociedad civil.

Lo que desde ahora dejo claro y establecido es que la Secretaría de Gobernación tiene bajo su responsabilidad directa la formulación y aplicación de la política migratoria; que la misma es y seguirá siendo componente indisoluble de la política interior, cuya instrumentación está confiada, por mandato de ley, al Instituto Nacional de Migración, organismo sectorizado en la Secretaría a mi cargo.

Coordinar no es declinar facultades ni renunciar a ejercerlas. Ya nos coordinábamos antes de la coyuntura crítica y ahora con mayor razón.

Que las secretarías de Salud, de Bienestar o del Trabajo; que ocho secretarías de Estado y ocho organismos federales, se coordinen para que la política migratoria y la atención a los migrantes sean más eficaces, con respeto a derechos humanos y compromisos internacionales, no requiere decir que esas secretarías y organismos fueron despojadas de sus facultades.

Quien sostenga tal cosa incurrirá en una exageración, por decir lo menos.

Por respeto al tiempo que me fue otorgado, termino esta primera intervención con dos referencias a las tareas desarrolladas en el terreno de la apertura a nuevos instrumentos de democracia participativa y a la relación con las iglesias y los ministros del culto.

En lo primero, hemos realizado consultas a comunidades urbanas y rurales, así como a pueblos originarios, respecto de la realización de obras de infraestructura que pasan por sus territorios. Lo hacemos en un ejercicio democrático, en el que hacen oír su voz y ejercen sus votos quienes históricamente han estado marginados, olvidados o quienes fueron atropellados por décadas.

La democracia participativa, la promoción y uso de métodos e instrumentos está fortaleciendo a la democracia, no solamente a la democracia representativa, sino a la participativa.

“Las consultas no son en lugar de las instituciones, son con ellas y para que a través de ellas se exprese y cumpla la voluntad popular”.

Por último, las relaciones con las iglesias se han desarrollado bajo el marco de las normas constitucionales que establecen el Estado laico, la separación del Estado y las iglesias y la no injerencia de éstas en asuntos políticos o electorales. Esos principios y normas constitucionales son uno de los más valiosos legados del mejor presidente que ha tenido México, Benito Juárez.

Reitero lo que manifesté ante el Senado de la República: en esta materia el Gobierno de México no contempla reforma constitucional o legal. 

El carácter laico del Estado mexicano y la separación entre éste y las iglesias son pilares de la República. Así seguirán siendo.

VP/NACIONAL/PG

Artículos relacionados

Celebran Día Internacional de Nelson Mandela

Redacción Voces del Periodista

Graue es reelecto como rector de la UNAM para el periodo 2019-2023

Redacción Voces del Periodista

López Obrador prevé recursos para aeropuertos y cancelación en 2019

Redacción Voces del Periodista

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.