Voces del Periodista Diario
Abraham García Opinión

2.2 billones para salvar la campaña de Trump

La Piedra en el Zapato

Por Abraham García Ibarra

No es mala leche de nuestra parte: Para todos los efectos electorales prácticos, los partidos Republicano y Demócrata han pactado el fíat a la campaña de Donald Trump a un segundo mandato, disponiendo de dos billones 200 mil millones de dólares, etiquetados mayoritariamente al salvataje económico, con cargo a los contribuyentes estadunidenses.

Por la vía del fast track, El Capitolio aprobó liberar aquella suma presupuestal, sin precedente en la historia de los Estados Unidos, cuyo sistema fue desnudado por la pandemia del coronavirus, que exhibe el deliberado abandono de la política de Salud Pública, ahora asfixiada por los déficits de personal médico, de suministro de medicamentos y de infraestructura hospitalaria, en momentos en que el país se ha convertido en epicentro mundial de la peste del siglo, superando a China, Italia y España.

Teníamos la mejor economía… todo iba bellísimo

El propio Calígula anaranjado, quien en enero desoyó las alertas de sus agencias de Inteligencia sobre lo que vieron venir, le puso el acento dramático a su crisis personal: Hace 22 días teníamos la mejor economía del mundo… Todo iba bellísimo. Y ahora…

El descomunal presupuesto extraordinario aprobado por El Capitolio, no deja duda del objetivo: Salvar el sistema económico; a decir verdad, a punto del naufragio desde el segundo semestre de 2019, según todos los indicadores financieros que entraban al tobogán.

Lo del refuerzo a la campaña de reelección de Trump está lejos de ser una mera lectura maliciosa. Desde principios de marzo, la nomenclatura del Partido Demócrata decidió dinamitar la candidatura del senador socialista Bernie Sanders, quien hasta esos días parecía cabalgar en caballo de hacienda para su nominación el próximo verano.

El Estado para servir al populismo de derechas

El coronavirus ha resultado la coartada perfecta para fondear las pretensiones reelectorales del inquilino de la Casa Blanca, asunto que, por lo demás, no contiene el mínimo grado de novedad. La Operación bipartidista nos confirma una tesis que no leen los que no quieren leer: El uso de la potestad del Estado, replegado frente a otros desafíos sociales, atento a salvar al grupo dominante.

Es lo que, los sociólogos estadunidenses tipifican como populismo de derechas para preservar el sistema capitalista y blindar a la misma cáfila de usufructuarios.

El demócrata Obama apeló a truco similar para su reelección

No existe novedad en el propósito, repetimos: En la ruta de su reelección a un segundo mandato, el demócrata Barak Obama recurrió al mismo método, planchado con los votos republicanos en El Capitolio: Hoy por ti, mañana por mí.

En 2009-2010, Obama abrió las arcas del Departamento del Tesoro y de la Reserva Federal para salvar el sistema bancario-financiero con carretadas de millones de dólares de los contribuyentes. Los mismos agentes que provocaron la crisis internacional en aquel periodo, son ahora los mismos destinatarios potenciales de los 2.2 billones de dólares liberados por el Congreso. Por supuesto, Obama logró su reelección, como ahora la logrará Trump.

Está en la naturaleza gringa desde la fundación de la República: El primer secretario del Tesoro fue Alexander Hamilton (1789). Su primer acto de autoridad fue reconocer y hacer efectivo los bonos de guerra. Los puritanos cuestionaron al desalmado: ¿Cómo construir una Nación con base en la sangre de sus muertos, el dolor de sus viudas y el desamparo de los huérfanos? Así son las cosas, qué le vamos a hacer. Es cuanto.

Artículos relacionados

De memoria y olvidos

Redacción Voces del Periodista

Ruedas de molino no cambian la realidad

Redacción Voces del Periodista

Defender Assange, contra el totalitarismo y la ley mordaza

Redacción Voces del Periodista

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.