Voces del Periodista Diario
Opinión Voces Opinión Voces Opinión Mouris Salloum

21 de abril de 1914 ¡No se olvida!

Voces del Director

Desde Filomeno Mata 8

Por Mouris Salloum George (*)

La Historia es madre y maestra de la política eficaz, aquí y en China.

Sólo aquellos avisados que la estudian a fondo y comprenden y aplican sus lecciones pueden extraer rendimientos políticos para el ejercicio del buen gobierno. Para el caso ampliado, de un Estado soberano.

En estos días, la Humanidad está aterrada por la escalada de la guerra en Libia. Por allá andan El Pentágono y la ONU dando palos nucleares de ciego.

En nuestra América, la amenaza de ocupación armada por El Pentágono se cierne sobre Venezuela. Estados Unidos ya tiene a su vasallo.

Don Adolfo López Mateos no se dejó amedrentar

Las relaciones bilaterales México-Estados Unidos pasan, con Donald Trump en la Casa Blanca, por uno de los momentos más aciagos y tensos desde los años sesenta: Don Adolfo El joven López Mateos no se dejó amedrentar.

Sin parangón posible con la situación de México en 1914, dada ahora la calidad y autoridad de un gobierno de la República con un mandato popular formidable, sin embargo la relación con Washington parece en determinados momentos a punto de ruptura.

Rendir honores a la bandera de las barras y las estrellas

En abril de 1914 se produjo el llamado incidente de Tampico. Marines de un buque de la Armada estadunidense bajaron a puerto y, borrachos hasta las cachas, se pasaron de listos y meones; fueron remitidos a barandilla.

Una vez liberados los provocadores, su capitán naval pretendió que se consumara un humillante acto de desagravio al pie de una asta en la que fue izada la bandera de las barras y las estrellas.

El comandante mexicano de la guarnición de la plaza en el puerto tamaulipeco se negó al despropósito: El 21 de abril fue ocupado el puerto de Veracruz por activos la flota gringa: A decir verdad, se trataba de bloquear y debilitar la marcha victoriosa de Ejército constitucionalista.

El patriótico papel de don Isidro Fabela

Tocó al secretario de Relaciones Exteriores de Venustiano Carranza, don Isidro Fabela, poner por delante su acerado patriotismo y convencer al Presidente Woodrow Wilson de lo inapropiado de aquella operación invasora: Veracruz fue evacuado.

No se puede olvidar, que medio siglo después, López Mateos contó con los imprescindibles servicios de su ilustre paisano, don Isidro.

No hay moraleja: Los de la diplomacia cañonera buscan cualquier coartada para agraviar la soberanía nacional de cualquier país, así sea gobernado por un Presidente amigo. Para nada, Trump se parece a Wilson. Es su antípoda. Tenerlo presente.

(*) Director General del Club de Periodistas de México, A.C.

Artículos relacionados

2018: Ese juego cruel continuará eternamente

Abraham García Ibarra

A enemigo que huye, puente de plata

Mouris Salloum George

Impunidad, ¿hasta dónde nos vas a llevar?

Abraham García Ibarra

Dejar un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.