Voces del Periodista Diario
Mouris Salloum Opinión

4T: Por una República de legisladores

Voces del Director

Desde Filomeno Mata 8

Por Mouris Salloum George (*)

El sistema mexicano, es uno de los más legislado del mundo. No hay en el casillero legislativo doméstico una urna disponible para depositar un nuevo decreto de hoy y el dictamen que se vote mañana por los plenos camerales. Las prensas del Diario Oficial de la Federación no cesan en su traca traca. Y eso que no incluimos las constituciones y leyes de las 32 entidades federativas.

Lo anterior, suena bien: Se desploma el entusiasmo, sin embargo, porque instituciones internacionales que monitorean la situación de la Justicia Penal en el mundo, subrayan el nombre México como uno de los países que dejan mucho a deber por su déficit en materia de Estado de Derecho.

La trampa y la voluntad de Dios en los bueyes de mi compradre

Tres observaciones amerita la anterior conclusión, a) La subcultura parlamentaria a la mexicana está caracterizada por lo que los juristas tipifican como lex simulata; la que expide a bote pronto el legislador para sacudirse presiones políticas y sociales sobre determinados tópicos de coyuntura; b) El que hace la ley, hace la trampa, y c) El que reparte y comparte se queda con la mejor parte: Que la voluntad de Dios, se cumpla en los bueyes de mi compadre.

La Constitución y las leyes, se acatan, pero no se cumplen

En señalados aspectos, la Constitución, y las leyes que de ella emanan, se acatan, pero no se cumplen. De lo que sigue que el acto legislativo, desde hace más de una década, deriva en la judicialización de la política. Esto es, el traslado del litigio a instancias jurisdiccionales; para el caso, la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Esas consideraciones vienen a ocasión, ahora que la Cámara de Diputados revisó la cuestión del fuero, aprobada previamente por el Senado e incluyó en su dictamen la revocación de mandato.

Se amplían causales de delito; no se quita el fuero

Lo más sobresaliente de ese proceso, es que la aplicación de la reforma se extiende al Presidente, a quien ese le podría juzgar por traición a la patria y por la comisión de actos de corrupción y delitos electorales.

La primera apostilla fue expuesta por la fracción del PAN en San Lázaro: Se amplían causales de juicio al jefe del Ejecutivo federal, pero, en estricto rigor, no se le despoja del fuero. Asunto a debate de los que analizan temas de la res publica.

Parece feliz el supuesto de que la revocación de mandato se presente como instrumento de participación ciudadana, vinculado a la consulta popular.

Todo gira en torno de la incierta consulta popular

De lo que se hace abstracción, es de que existen expedientes que informan que la solicitud de consulta popular ha sido denegada (2015) por los ministros la Suprema Corte de Justicia de la Nación, apegados éstos a las limitaciones y excepciones que establece el artículo 35 constitucional. Ahí es donde la puerca tiene rabo que le tuerzan.

La minuta sobre el asunto fue devuelta al Senado. Lo cual corresponde al procedimiento legislativo. Pero las fojas contienen un punto, no precisamente transitorio: Tan democrático hallazgo, no aplica -el de la revocación– a los integrantes de las cámaras del Congreso de la Unión. El que hace le ley, hace la trampa.

La Cuarta transformación, pues, se nos perfila como una República de legisladores. ¿Y el resto de los Poderes de la Unión? El Ejecutivo tiene la facultad de veto. La Corte sentencia acciones de inconstitucionalidad. ¿Y el ciudadano de a pie? Es pregunta.

(*) Director General del Club de Periodistas de México, A.C.

Artículos relacionados

Al diablo el gobierno de los peores, ¿qué sigue?

Redacción Voces del Periodista

Más allá de la capital, están nuestros litorales

Transgénicos: ¿Sólo los científicos tienen la razón?

Redacción Voces del Periodista

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.