Voces del Periodista Diario
Abraham García Opinión

A darle en la madre a la cuarta transformación

La Piedra en el Zapato

Por Abraham García Ibarra

Cuando se nos abrió espacio en esta edición digital de Voces del Periodista Diario, titulamos esta sección El lecho de Procusto, en alusión al mitológico posadero que, anticipándose al Marqués de Sade, reservó para ciertos abonados no gratos una cama con un agresivo mecanismo que alargaba los cuerpos de baja estatura para ponerlo a la medida entre cabecera y piecera, y comprimía a los que, por su largueza, rebasaban el dormitorio. Los inquilinos amanecían resquebrajados.

Pretendimos aplicar la metáfora en relación con Los condenados de la Tierra, que no tienen cabida en la mesa del señor, que busca todos los subterfugios para no compartir el pan con los miserables. Al tal señor no le gusta Víctor Hugo.

En Voces impreso, publicamos nuestros temas bajo el rubro Cuarta transformación, para consignar y tratar de interpretar los enunciados contenidos en el proyecto de cambio sociopolítico a iniciarse en diciembre de 2018.

Eran previsibles las resistencias contra el cambio de modelo

Al arribar al periodo de transición presidencial, adoptamos el título La piedra en el zapato, para otear y prevenir las duras, pero no invencibles, resistencias a la que se enfrentaría la generación dispuesta a construir, según le llaman sus partidarios, La cuarta República.

 Muchos fierros en la lumbre, acostumbramos decir de aquellos que, voluntaristas, olvidan dos juiciosa prevenciones: Con el corazón caliente y la nuca fría, y las cosas salen mejor, sin prisas, pero sin pausa. Prendas de la vieja sabiduría política.

En los trabajos y los días hemos descubierto, con guías más experimentados, que, para los ciegos, todas las cosas son súbitas. Como si fuéramos el primer producto de la creación, creemos que ciertos fenómenos surgen de la instantaneidad y la espontaneidad, como mandatos de la ciencia infusa y no de las ciencias del hombre. Olvidamos los expedientes que nos informan del origen y naturaleza de esos fenómenos.

Aprendiendo de las enseñanzas de viejos lobos de mar

Es entonces cuando anunciamos por nuestra parte: Vamos al ejercicio memorioso, procurando vadear la condición de conspiranoides. Esta es una ocasión para ese hábito, siempre dando nuestro material como testimonio; esto es, como constancia en vivo, en directo y a todo color.

Antes de que obtuviéramos la oportunidad de salir en misión periodística al extranjero, particularmente en la redacción de El Día, de la Ciudad de México, tuvimos mentores dispuestos a darnos formación; con entrañable sentimiento, recordamos al maestro Manuel Buendía.

Los viejos lobos de mar tenían en su hoja de vida la condición de enviados especiales a los cinco continentes. A éstos solicitábamos las notas que se quedaron en el tintero.

En la misma redacción, como activos en la mesa o colaboradores editoriales, nos encontramos con una rica veta informativa en hombres del exilio español y refugiados de Centro y Sudamérica, la mayoría con currículum académico, pero, sobre todo, militancia en corrientes de la izquierda continental. Algunos, incluso, que optaron por la acción armada. En esas experiencias abrevamos.

Cambio de página para ir al grano con dos que tres registros in situ: En orden, no necesariamente cronológico: Argentina, Chile, Nicaragua. La memoria nos remite a los militares enfermos de soledad en la Patria de San Martín, Belgrano, Rivadavia…

De cómo aparecen los primates uniformados traidores chilenos

En Chile, cuna y mortaja del doctor Salvador Allende. En Nicaragua, el estigma del sanguinario clan Somoza.

De Chile y Nicaragua son la base documental y nuestras libretas de apuntes reporteriles. El gobierno de la Unidad Popular por la vía electoral. El Ejército Sandinista de Liberación Nacional que se hizo Revolución armada en el poder.

Sólo con matices, el bárbaro método para derrocar y asesinar al doctor Allende, y las operaciones de desestabilización de la Revolución Sandinista, fue el mismo y de la misma paternidad: La Agencia Central de Inteligencia (CIA) de los Estados Unidos.

(De la fallida invasión de Bahía de Cochinos, Cuba, sólo a posteriori recogimos documentación en aniversario del asalto al Cuartel Moncada.)

De la CIA, la paternidad de la Carta Magna de la Barbarie

Conservamos los expedientes de la CIA en que se documenta la confabulación de poderosas corporaciones estadunidenses, segmentos del empresariado chileno y primates uniformados traidores, conspirando contra el gobierno emanado de las urnas.

En Managua, en los cielos nicaragüenses vimos vuelos clandestinos a cargo de mercenarios y sicarios, incitando a los paisas a tomar las armas para tumbar al gobierno sandinista.

Del material impreso (las emisiones electrónicas desde el exterior son otros cantares), para materializar las conjuras, nosotros resumimos los manuales para los combatientes por la libertad, describiéndolos como como la Carta Magna de la Barbarie de la CIA.

Del modelo golpista brasileño a la Conspiración de Chipinque

De las reproducciones en México de aquel tipo de operaciones terroristas, conservamos los registros de las tentativas Puebla, cuyos agentes -que postulaban el modelo brasileño– conectaron con Monterrey y Guadalajara.

De los suburbios de la capital de Nuevo León, consignamos La conspiración de Chipinque para derrocar al presidente Luis Echeverría, autor de las expropiaciones de latifundios en los valles de El Yaqui y El Mayo, Sonora, tema que retomamos en un reportaje en formato de libro en 1988.

Entre 1982 y 1983, aquellas perturbaciones subversivas se condensaron después de la expropiación bancaria en la campaña México en la libertad, cuyo caudillo fue el entonces presidente del Consejo Coordinador Empresarial, Manuel de Jesús Clouthier del Rincón.

1988: Primera convocatoria al ensayo de desobediencia civil

Precisamente en 1988, en su carácter de candidato presidencial del PAN, el robusto empresario agroindustrial sinaloense hizo del conocimiento público, desde Querétaro, el plan de acción para desencadenar un movimiento de desobediencia civil en el entorno de la sucesión presidencial de Miguel de la Madrid.

De aquella estrategia del candidato panista, el semanario Proceso dio la más documentada y precisa versión, listando cerca de 200 acciones para moverle el piso al Estado mexicano. Por nuestra parte volvimos a la descripción ya citada: La Carta Magna de la Barbarie.

Anónima dama de negro nos anuncia primavera ardiente

Hace algunos meses, el Solitario de San Cristóbal, Vicente Fox, convocó a darle en la madre a la cuarta transformación. Aunque no explicó cómo, es obvio que otros sí saben ese cómo y tienen la audacia de intentarlo.

Desde el año pasado, han escapado de sus catacumbas encapuchados incendiarios que se multiplican como hongos en verano, tomando por asalto territorios autónomos de la UNAM; violentando pacíficas manifestaciones de la sociedad civil, tratando de meterle fuego a Palacio Nacional y vandalizando recintos culturales, comerciales y de instituciones bancarias y financieras, etcétera, en la Ciudad de México y las capitales de los estados.

Por estos días, en las redes sociales nos parece ver a una clon de la golpista boliviana, Jeanine Áñez, quien, proclamando su amor a México y la Patria que tanto amamos, convoca a formas de boicot  fiscal general para vaciar la Tesorería de la Federación y dejar sin recursos al gobierno de la Republica.

Bien acicalada la dama y con profesional dicción y cuadratura, sin embargo, se escuda en el anonimato y no se sabe que representación detente. Lo que sí es seguro, es que nos anuncia una primavera ardiente. Es cuanto.  

Artículos relacionados

Función Pública: Ya ni la burla perdona

Redacción Voces del Periodista

La cabra siempre tira al monte

Redacción Voces del Periodista

¿Existen 5 millones de unidades económicas productivas?

Redacción Voces del Periodista

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.