Voces del Periodista Diario
Opinión Voces Opinión Voces Opinión Abraham García

Amenazar con golpe de Estado para dar golpes de bolsa

La Piedra en el Zapato

Por Abraham García Ibarra

De Sor Juana Inés de la Cruz, parafraseamos su agudo cuestionamiento: ¿Y quién es más de culpar/ el que peca por la paga/ o el que paga por pecar?

Del 3 de mayo, pasando por el 30 hasta el 7 de junio, en la agenda gremial tenemos los asuntos que incumben al oficio periodístico o, si preferimos a los colegiados, a la Comunicación Social. Nos inscribimos en el primero.

Esta entrega toca el Derecho a la Información como garantía específica protegida por el Estado mexicano. La Libertad de Expresión, aunque consustancial del primero, es derecho universal y la podemos nominar, para efectos de método, en otra categoría del inventario democrático.

El asesinato de don Manuel Buendía Tellezgirón  

El 30 de mayo de 1984, fue asesinado el maestro Manuel Buendía Tellezgirón. La mayoría de los opinantes se casó con la versión de que fue un crimen perpetrado por la clase política.

Desde los primeros días del crimen, por nuestra parte reservamos lo que, a nuestro juicio, podría ser un móvil que no se consideró en las diversas líneas de investigación.

Dos días antes, en Excélsior se publicó una columna del investigador y periodista michoacano bajo el título, ¿País en venta?

El texto revela la presentación de un grupo plutocrático con la denominación social Libre Empresa, S. A. (LESA), constituido por 23 magnates, cuyos nombres se mencionan.

El objeto de esa sociedad anónima sería apoderarse del país, independientemente de las empresas propiedad de la banca nacionalizada: “Todas las empresas que opera el Estado”.

Informa el maestro Buendía: El gobierno se dice interesado. De hecho, han comenzado las negociaciones. La propuesta habría sido ya escuchada por un miembro del gabinete. (Entonces, del presidente Miguel de la Madrid).

El 7 de mayo, ese miembro del primer círculo presidencial habría recibido de un socio de LESA la lista de las empresas que el Estado podría poner a su disposición.

En términos tácticos, podría decirse que la revelación periodística abortó las negociaciones. Transitoriamente. Cuatro años después, para el 31 de mayo de 1988, el propio diario en el que colaboraba el maestro Buendía daba cuenta que el sexenio de De la Madrid se cerró con la privatización de más de 600 empresas públicas.

En mayo de 1990 se anunció en el Palacio Legislativo de San Lázaro la subasta de La joya de la corona: El sistema nacionalizado de Banca y Crédito. Paralelamente, Teléfonos de México.

Donantes, Fobaproa, hombres más ricos del mundo Forbes

Durante las campañas presidenciales de 1988 y 1994, no fue noticia que algunos plutócratas nombrados por el maestro Buendía depositaban millonarias donaciones sobre la charola pasada por la Secretaría de Finanzas del PRI para fondear a sus candidatos.

Los nombres de algunos de esos mismos plutócratas aparecieron después en la podrida panza del Fondo Bancario de Protección al Ahorro (Fobaproa), cuyos pasivos, catalogados deuda contingente, pasaron al Instituto Bancario de Protección al Ahorro (IPAB) convertidos por el Congreso de la Unión en deuda pública a cargo de los contribuyentes. Ahí permanecen.

Los apellidos de los plutócratas nombrados por el maestro Buendía aparecen ahora en el directorio de las 36 de la Bolsa Mexicana de Valores. Al menos 16, están en la lista Forbes de los más ricos del mundo.

La deuda pública está ahora por encima de los 10 y medio billones de pesos. Hasta 2017, diversas investigaciones coincidieron en que el costo de la corrupción público-privada sobre los lomos de los mexicanos, era ya de alrededor de un billón de pesos al año.

Es, la suma de los procesos documentados, la marca de la casa del Estado Neoliberal mexicano. Cuatro décadas lo contemplan.

El secreto encanto de nuestra plutocracia-cleptocracia

Del oficio periodístico dijimos en las primeras líneas de esta entrega. En 1974 editamos por cuenta propia un reportaje largo bajo el título ¡Oligarquía sí! / Cuando los latifundios se fertilizan con sangre.

Ahí consignamos una declaración del entonces gobernador priista del estado de Sinaloa, Alfredo Valdez Montoya, en la que el mandatario sostiene que las grandes fortunas empresariales emergentes en la entidad tenían el aroma de la droga.

Dos años antes, la Procuraduría General de la República había abierto averiguación previa sobre la presunción de que un poderoso empresario agroindustrial sinaloense estaba implicado en el negocio, ahora tan afamado internacionalmente.

El expediente se archivó por órdenes de Los Pinos: El presunto implicado fue después presidente nacional de la Confederación Patronal de la República Mexicana y del Consejo Coordinador Empresarial. En 1988 fue candidato presidencial del PAN.

1982: Cuando Friedman llegó a Palacio

En el periodo de transición presidencial de 1982, el periódico El Día, de la Ciudad de México, nos publicó un texto seriado bajo el encabezado, Cuando Friedman llegó a Palacio, aludiendo a Milton Friedman, reputado como uno de los padres del neoliberalismo.

A la luz del proceso de globalización económica -ya en revisión en algunas de las potencias precursoras-, pretendimos advertir en aquellos textos las potenciales perversas consecuencias de la adopción de las políticas neoliberales por la primera generación de tecnócratas enquistados en el sector público, preferentemente en el gabinete económico y específicamente en las secretarías de Programación y Presupuesto, y de Hacienda y Crédito Público, así como en la banca de desarrollo.

El triunfo de la reacción, ¿moralmente imposible?

Hacia 1985, la división libros de El Día, nos editó una serie de reportajes bajo el rubro: Apogeo y crisis de la derecha en México. Desde las primeras páginas denunciamos las transas concertadas, con cargo al Estado, por ejecutivos de corporativos quebrados con agentes del gabinete económico presidencial.

En esas páginas damos denominaciones como la del Grupo Monterrey, su marca estrella Alfa, y nombres de pila de algunos directivos nacionales del CCE, Coparmex y Concanaco, y el tipo de operaciones perpetradas.

Dos expresiones rescatamos ahora de aquellas páginas: El triunfo de la reacción, es moralmente imposible y los empresarios amenazan con dar golpe de Estado, para dar golpes de bolsa.

En el lanzamiento de la Revolución Conservadora

Para 1988 un grupo de colegas nos auspició la publicación Los bárbaros del norte/ La contra mexicana.

El contenido de las dos publicaciones listadas da cuenta de un hecho capital: El pacto del eje Washington-Londres para poner a caballo la Revolución conservadora -placenta del neoliberalismo- y la institución de la Fundación para la Democracia, por la que Ronald Reagan autorizó el financiamiento gubernamental a las grandes cúpulas empresariales latinoamericanas para que pasaran, de la retórica defensa de la libre empresa, al combate en el campo político-electoral.

Con abundancia de información, en Los bárbaros del norte documentamos los compromisos del poder económico mexicano, incluso en aspectos geoestratégicos relacionados con la política militar de El Pentágono.

Hacia finales de los setenta, algunos ejecutivos nacionales de las representaciones empresariales eran reclutados para tomar talleres en bases militares de los Estados Unidos, cuyas líneas eran subrayadamente de orden doctrinal en el esquema neoliberal.

El diseño de la Nueva Republica de los Empresarios

Instituido desde los noventa el nuevo corporativismo empresarial, faltaba sólo que las derechas electorales se hicieran del poder presidencial, como lo hicieron en 2000, para proclamar un gobierno de empresarios, por empresarios y para empresarios.

En algunos apuntes periodísticos recogidos en diarios y publicaciones semanarias de la Ciudad de México, de principios de los ochenta, habíamos oteado lo que sería La República de los empresarios, activa aún en México.

Una descripción terrorífica: El agente naranja

Desde 1982 se reformó la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal, iniciativa por la que se creó la secretaría de la Contraloría General de la Federación, ahora Secretaría de la Función Pública. Su objetivo seminal fue La renovación moral de la sociedad. ¿Cuántos titulares han pasado por la Función Pública?

Faltan dedos de las manos y de los pies para contar el número de encargados de la Procuraduría General de la República y de la Unidad de Inteligencia Financiera de la SHCP en la larga noche neoliberal.

De nuestro trabajo reporteril retomamos una expresión descriptiva del Estado Neoliberal. La recogimos de voz de un claridoso empresario, precisamente de Monterrey, aplicada a las políticas de choque neoliberales: El agente naranja, un mortal veneno esparcido indiscriminadamente por millones de toneladas por El Pentágono sobre los arrozales de Vietnam.

Hoy, son “noticias” las declaraciones del nuevo Fiscal General de la República, doctor Alejandro Gertz Manero, sobre el estado que guarda la corrupción en México, producto de una conspiración de Estado.

Esperaremos a mayo de 2024 para volver (DM) a estas notas y saber si fue verdad tanta belleza: Si el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial; si el Departamento del Tesoro y la Reserva Federal de los Estados Unidos dejaron de ser los verdaderos rectores de la economía y la política en nuestro país. Es cuanto.

Artículos relacionados

Bravo Mena, selectivo fiscal anticorrupción

Abraham García Ibarra

Ombudsman canadiense para asuntos mineros

Mouris Salloum George

Tenerle miedo al miedo

Dejar un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.