Voces del Periodista Diario
Opinión

Asamblea del PRI: ruptura o chantaje (4)

Enrique Pastor Cruz CarranzaA fuego lento

Por Enrique Pastor Cruz Carranza (*)

El rumbo del PRI se define con la disputa entre la corriente pro gobierno de Zedillo y el intento exitoso de control por parte de Roberto Madrazo Pintado, plenamente liderando las huestes de Atlacomulco y decidido a ser candidato presidencial, desde su cargo de Gobernador en Tabasco.

Ernesto Zedillo pretendía recuperar el mando del PRI para asegurar la tranquilidad de un exilio sin sobresaltos ni venganzas a todas sus acciones apátridas.

El evento en “Aguas Blancas”,  Guerrero, le permite   (entre sangre, muerte e impunidad) defenestrar a Emilio Chuayffet y lo sustituye en la SEGOB con Francisco Labastida Ochoa, quien entraba por segunda ocasión al gabinete presidencial, ahora como principal operador de la gobernanza , lo que volvió a prender las luces de alerta a los mismos, quienes siendo Labastida Ochoa flamante Secretario de Energía Minas e Industrias Paraestatales, se veía con fuertes posibilidades de ser parte de las opciones de Miguel de la Madrid para sustituirlo en la inercia partidista.

La preocupación y crisis delictiva con asaltos bancarios, grupos de delincuencia organizada, narcotráfico y los excesos del gobernador Antonio Toledo Corro fueron caldo de cultivo para crear la necesaria candidatura al gobierno de Sinaloa, haciendo la labor de convencimiento, carpetas de información confidencial tanto del CEN del PRI, como de la SEGOB, para meter en razón a Miguel de la Madrid, pues se corría el riesgo de perder el Estado en manos de la oposición (PAN) con la candidatura del poderoso empresario Manuel J Clouthier.

De nuevo Labastida Ochoa aparecía como estorbo de “Atlacomulco”, pero con la virtud de ser un anti-Salinista confeso.

La selección interna dentro del PRI fue un ejemplo de mezquindades, chantajes, simulaciones y montajes de ejercicio democrático.

Ernesto Zedillo -contra viento y marea- entroniza como candidato a Labastida, mientras con su brazo enyesado Roberto Madrazo Pintado retornaba a su entidad, cubierta interinamente por Víctor Manuel Barceló

En frente, la candidatura impuesta en el PAN a favor de Vicente Fox Quesada, popular histrión, que fuera beneficiario en la crisis priista y recibió toda protección para su proselitismo como gobernador de Guanajuato,  recogía el apoyo abierto de los militantes del PRI, incondicionales del tabasqueño y la alianza del poderoso grupo Español con ligas directas al Partido Popular de Vigo, creando la figura de “MARISCAL DE LOS AMIGOS DE FOX”, incorporando a las campañas de desprestigio contra el sinaloense, hasta el entonces ícono travesti, actor de films e historias de cabaret, el campechano  “Francis” en  obra cargada de vulgaridad y cuestionamiento a la hombría del abanderado tricolor con el sugestivo  título de “Francisca La Vestida” .

La resistencia en la nominación de candidatos a Diputados Federales y Senadores donde Labastida no podía meter las manos, vetado por la nomenclatura cimentada al vacío del Palacio Nacional, aunado a la cobertura privilegiada de Vicente Fox Quesada, por parte de los grupos de poder fáctico, mediático y económico, llevaron al sinaloense a ceder toda la lista de legisladores, con propuestas-listas del Grupo Hank, siendo el operador, el también Ccampechano, ex gobernador y antigua fórmula -cuña con Colosio en el PRI-  Rafael Rodríguez Barrera.

En esta cálida tierra de petróleo, mariscos, rapiñas y corsarios, se concertaba la traición a Francisco Labastida y el PRI, PARA CUMPLIR EL COMPROMISO DE UNA TRANSICIÓN DEMOCRÁTICA POR EXIGENCIA NORTEAMERICANA .

Completamente abandonado por la base estructural y con todo armado para no perder el timón del país, Labastida transita como un cadáver insepulto, siendo objeto de escarnio por sus correligionarios mientras desde la SEGOB, Diodoro Carrasco Altamirano preparaba la caída de su antecesor titular de Bucareli, como se dice, hoy maniobra desde Puebla en segunda tanda PARA ENCUMBRAR CON LOS MISMOS ALIADOS AL EX GOBERNADOR DE PUEBLA, RAFAEL MORENO VALLE

Existe un ensayo del maestro Yuri Serbolov  (La Carpeta Púrpura) “LOS COMPROMISOS INCONFESABLES. EL CERCO SOBRE EL PRESIDENTE” que ilustra genialmente el tongo del 2000 y cómo el fondo del “CAMBIO… FUE QUE NADA CAMBIARA”.

La impunidad  flamante y segura autopista sin socavones a la Morelos por donde viajan sin sobresaltos, LAS TEPOCATAS Y VÍVORAS NEGRAS, camuflaje PRIAN de pluralidad concertada.

Los caciques dominaron sus entidades, El modelo económico y financiero bajo el control de Francisco Gil Diaz, se mantuvo todo sin ningún sobresalto y Vicente Fox inaugura su etapa delictiva sexenal que lo marca, con la “fuga” de JOAQUÍN “EL CHAPO” GUZMÁN LOERA, quien había sido capturado por primera vez en Guatemala y entregado al gobierno de México, siendo Procurador General de la República el (pura coincidencia) campechano-Hankista  Jorge Carpizo McGregor.

Frente a una cámara de televisión, petrificado ente la última perversidad y muestra de cobardía, el cándido aspirante, mira a su amigo Zedillo declarar ganador a Vicente Fox, mientras -perverso– Carlos Hank González se retira sin antes manifestar el riesgo de ser visto al lado de un perdedor.  

El PRI “perdía” Los Pinos, pero ganaba en el control total de la gobernabilidad y sano blindaje de su nomenclatura con la vacuna del despotismo democrático plural acordado.

Ernesto Zedillo cumplía a Bill Clinton su promesa de vulnerar a la Nación en su patrimonio de aguas y límites, mientras Roberto Madrazo se apresta a recuperar para su clan el control del PRI en manos de la heredera del cacique Víctor Cervera en Yucatán, Dulce María Sauri .

(* ) enriquepastorcruzcarranza@yahoo.com.mx

 

 

 

 

 

Artículos relacionados

Aquí nomás mis chicharrones truenan

Editor Web

Cambio, ¿para quiénes?

Redacción Voces del Periodista

Descentralizar la Metrópoli o ¿el desastre ambiental?

Redacción Voces del Periodista

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.