Voces del Periodista Diario
Opinión Voces Opinión Voces Opinión Abraham García

Asomos de la doctrina Meade para asuntos públicos

El lecho de Procusto

Por Abraham García Ibarra

Cuando algunos privilegiados, por herencia familiar o rendimientos de la nómina pública, descienden al llano, a la vista de los nacos  esgrimen sus fueros y suelen blasonar: Todavía hay clases.

“Clases”, lo que se llaman clases, en la Ciudad de México se pueden reconocer en históricos y exclusivos barrios del sureste de la sede de los Tres Poderes de la Unión: El de más pomada, el San Ángel. No sólo es típico, sino mágico. Literalmente.

En la vecindad de San Ángel se localiza el barrio de Tizapán. En la calle de Río Hondo tiene su morada original y principal el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM).

En el fascinante complejo residencial de aquel territorio, se ubica también el barrio de Chimalistac.

Aspe Armella y Meade Kuribreña, vidas paralelas

En San Ángel, el señorío lo comparte la familia Aspe Armella. Hacia 1993-1994 se recuperó para fines periodísticos una fotografía del joven Pedro. Su rostro barbado fue fotografiado en una casilla electoral como representante juvenil del Partido Acción Nacional.

En Chimalistac tiene fama pública la familia Meade Kuribreña, a la que pertenece José Antonio. De este personaje abundan fotografías de los tiempos en que empezó a sobresalir como funcionario de las administraciones del Partido Acción Nacional (2000-2012).

En generaciones diferentes, Pedro y José Antonio se distinguieron como estudiantes adelantados del ITAM.

Pedro hizo posgrado en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (USA), alma mater de prestigiados economistas estadunidenses que han alcanzado el título de gurú.

De la universidad de los Huesos y calaveras, Yale, trajo pergaminos académicos José Antonio.

Pedro fue secretario de Hacienda y Crédito Publico en el sexenio 1988-1994. Figuró entre 1993 y 1994, junto con Luis Donaldo Colosio y Manuel Camacho Solís como aspirantes a la sucesión de Carlos Salinas de Gortari.

Beneficios del crecimiento para todas las capas sociales

Por aquellos días, Pedro declaraba su preocupación porque los beneficios del crecimiento económico, llegaran a todas las capas de la sociedad. Este aspirante presidencial se quedó a la vera del camino.

José Antonio fue dos veces titular de Hacienda. Cuando su nombre apareció como favorecido del Partido Revolucionario Institucional, en una de sus primeras declaraciones públicas dijo que su preocupación sería llevar comida a la mesa de todas las familias mexicanas.

Esta relatoría nos lleva a asuntos más prosaicos: Cuando Salinas de Gortari profundizó el proceso de privatizaciones del patrimonio nacional, incluyó la Compañía Mexicana de Aviación.

Aspe contra la visión elitista de los servicios públicos

Nos tocó compartir la mesa en un desayuno en Los Pinos con el entonces secretario de Hacienda  y el de Trabajo, Arsenio Farel Cubillas. Ambos defendieron vehementemente la iniciativa de “desincorporación” de aquella empresa.

Sólo retomaremos de memoria uno de los argumentos de Aspe Armella: Lo primero que hay que tomar en cuenta, es que los servicios de transportación aérea, son elitistas: Los disfruta un porcentaje mínimo de la población mexicana. Ahora, para cualquier efecto práctico, Mexicana de Aviación dejó de existir.

Respecto de la población actual, unos 124 millones de compatriotas, ¿se podría sostener que los servicios de transporte aéreo y el uso del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México se han democratizado?

Apasionada entrega en defensa del Nuevo Aeropuerto

La pregunta viene a tema porque Meade Kuribreña se ha envuelto en la bandera de defensa del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM).

Pongamos una mojonera antes de continuar esta entrega: El artículo 36 de la Constitución  vigente incluye entre los derechos de los ciudadanos, votar en las consultas populares sobre temas de trascendencia nacional.

La duda existencial que nos mortifica, es si no nos dimos cuenta que el anterior derecho ha sido derogado. Esa congoja nos la removió el candidato presidencial del PRI cuando el pasado lunes afirmó que los contratos de infraestructura del NAICM y los derechos ciudadanos no son motivo de consulta (sic).

Lo cierto es que negar la consulta pública en asuntos de tal envergadura es causa sentenciada ya por el pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación que, por ejemplo en casos de amparos promovido hasta por comunidades indígenas ha establecido que la consulta previa es un principio constitucional que no puede ser conculcado.

Respiramos en las declaraciones del candidato presidencial del PRI ciertos tufos autoritarios, por decir lo menos.

Los legisladores federales tienen vocación de dinamiteros

En la misma conferencia de prensa, el candidato presidencial del PRI fue interpelado sobre sus dichos en relación con la iniciativa de suprimir el fuero a funcionarios de elección popular, que eventualmente presentarían el 3 de abril las bancadas de los partidos que lo apoyan.

Respondió Meade Kuribreña que confía en que la iniciativa cuente con la simpatía de otras bancadas legislativas. Acotó: “No sería la primera vez, sin embargo, que las vemos dinamitar acuerdos y que, con cargo a éstas, no podemos avanzar en la construcción de acuerdos”. (Se ha respetado la sintaxis del declarante).

Se ha acusado a los legisladores de muchas otras cosas, pero ¿de dinamiteros? Estas son palabras mayores propias de la paranoia que desencadenan los terroristas.

NO a las consultas públicas sobre temas de trascendencia nacional y marbetes de dinamiteros a los titulares de la representación nacional. Y eso que está hablando “un ciudadano” que pretende el máximo rectorado de la Republica. Es cuanto.

VP/Opinión/EZ

Artículos relacionados

A una semana de la partida del Maestro Salvador Borrego

El juego de poder saudita de Mohammed bin Salman

Redacción Voces del Periodista

Interés de EE.UU. en México: ¿EL NARCO O EL LITIO?

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.