Voces del Periodista Diario
Opinión Salvador Martínez G

Aunque pese alivia el crudo

Por Salvador Martínez G.

A partir del primero de mayo los países productores de petróleo, agrupados o no en la OPEP, dejarán de producir 9.7 millones de barriles diarios lo que garantizará la elevación y estabilización de los precios del crudo.

México nunca ha sido miembro de la OPEP, pero ha sido importante productor de hidrocarburos sin haber sido tomado en cuenta en los jaloneos internacionales por las cotizaciones del oro negro.

Recién, la pugna entre Arabia Saudí y Rusia provocó una guerra de precios que a nadie benefició y ahora será enfrentada por todas la naciones petroleras que habrán de bajar su producción y exportación de petróleo, aún el principal energético del mundo.

El jueves pasado mucho se criticó a la Secretaria de Energía, Rocío Nahle, por oponerse a nombre de México, a la reducción de un 23 por ciento de la producción nacional, equivalente a 400 mil barriles diarios, posición que fue duramente atacada por todos aquellos que quieren ver a Pemex reducido a la nada y dejar la extracción y comercialización petrolera en manos privadas.

Se dijo que era la mayor tontería que podía haber hecho, pero dos días después la OPEP, aceptó la excepción de México en la reducción productiva, con la aportación de una disminución de sólo 10 mil barriles por día, lo que permitirá salvar, no sin grandes esfuerzos, a la empresa petrolera mexicana.

Estados Unidos facilitó el acuerdo final al ofrecer la reducción adicional de los 300 mil barriles exigidos a México para lograr el acuerdo. Falta por ver los términos finales de esta negociación, pero es indiscutible que fue lo mejor para México, claro no así para los economicistas neoliberales del capitalismo salvaje.

SUSURROS

Muy oportuno resultó el acuerdo solidario alcanzado por el presidente Andrés Manuel López Obrador y la Asociación Nacional de Hospitales Privados, encabezada por Mario González Ulloa, para tener a disposición 3,115 camas en la atención a pacientes con coronavirus.

Se sabe que el vicepresidente de los hospitales privados, Olegario Vázquez Aldir, tuvo importante participación en las negociaciones que llegaron a buen puerto para dar tranquilidad a buena parte de la sociedad, ante la peor tragedia sanitaria vivida en los últimos años.

Cabe aclarar que el uso de esta capacidad hospitalaria instalada no será gratis, sino que será compensada con la aportación de capitales públicos pero sin utilidades para los empresarios que manifiestan así su decidido apoyo social. Si es posible que gobierno y sector privado puedan trabajar juntos.

Artículos relacionados

BUHEDERA

Redacción Voces del Periodista

¿Fuma el Consejo Empresarial la pipa de la paz?

Redacción Voces del Periodista

Rata de dos patas: ¡te estoy hablando a ti!

Redacción Voces del Periodista

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.