Voces del Periodista Diario
Opinión Voces Opinión Voces Opinión Abraham García

Autonomías, ética y estabilidad institucional

La Piedra en el Zapato

Por Abraham García Ibarra

Una partitura en tres tiempos para explorar el estado que guarda la institución universitaria, particularmente en lo que corresponde a la enseñanza pública Media y Superior.

Primer acto: Tenemos a la vista un desplegado periodístico bajo el rubro siguiente: No a la reducción presupuestal a las universidades públicas de México.

Suscribe ese manifiesto (19 de diciembre) el Consejo de Rectores de la Universidad de Guadalajara. Este organismo se inconforma con la tentativa de reducir los recursos destinados a las instituciones de educación superior.

Uno de los alegatos sostiene que esa amenaza condicionaría el incremento salarial que año con año se hace para mantener los ingresos de los profesores, investigadores y trabajadores universitarios a la par de la inflación, etcétera.

El eterno cacicazgo de Raúl Padilla López sobre la UdeG

En la contraparte (La Jornada, 22 de diciembre) un reportaje con crédito al corresponsal Juan Carlos G. Partida, lleva los siguientes encabezados: El ex rector controla la universidad desde 1989/ Altos directivos de la UdeG, en la opulencia; exigen más recursos/ Raúl Padilla privilegia proyectos empresariales sobre la academia.

Con esto estaría dicho todo, pero vale la pena trascribir el primer párrafo de la nota, a saber:

“La Universidad de Guadalajara, una de las 16 instituciones de educación superior públicas y autónomas que firmaron un desplegado para exigir más recursos federales en 2019, enfrenta en su interior fuertes contrastes, que van desde los altos salarios hasta el control político y económico que ejerce de facto desde hace 29 años el ex rector Raúl Padilla López, quien ha privilegiado proyectos empresariales sobre la ampliación de la matrícula…”.

La industria del plagio en la investigación científica

Cambio de página. Segundo acto: En el mismo diario citado, firmado por Juan Carlos Ruiz Guadalajara, un artículo editorial lleva el título: Ética e integridad académica: Los otros focos rojos.

El autor comenta la campaña ética e integridad en la escritura, lanzada en septiembre de 2018 por el Instituto Politécnico Nacional, a iniciativa del doctor en Filosofía y promotor de la no violencia, Xicoténcatl Martínez Ruiz.

El núcleo del texto se presenta como respuesta a uno de los procesos más preocupantes en el ámbito académico: El aumento sostenido de prácticas deshonestas y de proliferación de textos académicos con contenido no original (…) o bien, entre quienes envían de diversos países ensayos de investigación que aspiran a ser publicados en Innovación Educativa.

Dichos procesos, denuncia el autor, se han agudizado ante la abundancia de recursos de consulta digital que permiten, entre otras cosas, la especialización en la práctica de copiar y pegar, incluso de reformar textos originales ajenos, para plagiarlos y solventar con ello trabajos escolares, o simular productos de investigación “originales”.

El plagio y sus numerosas modalidades han dado lugar al surgimiento de una industria de la maquila de textos “científicos” por encargo, a partir de empresas informales que ofrecen este “servicio”, garantizando discreción y una cada vez menor posibilidad de que el robo sea descubierto. Hasta aquí las citas.

Los fines de ciertas “esferas de autonomía”

Tercer elemento de esta entrega. El derecho a una educación de calidad para todos. Lo firma Teresa Bracho en el suplemento Evaluación Educativa, del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación.

Aborda el texto la existencia de esferas de autonomía, que son espacios institucionales diferentes de la tradicional división de poderes, que fue en su momento una suerte de denominación de origen para la constitución de los Estados Nación modernos.

Se pregunta la autora: ¿Para qué sirve que una institución, dentro del Estado democrático de Derecho, tenga autonomía? Una respuesta plausible es lo podríamos denominar la tesis de triple control.

Podemos decir, continúa, que las autonomías, bien entendidas y ejecutadas, permiten en el fondo un triple control, que al final redunda en el fortalecimiento de la institucionalidad del Estado democrático de Derecho. Hasta aquí la cita de Teresa Bracho.

Los órganos autónomos del Estado, un costoso lastre

Ese último apartado lo retomamos para cuestionar sobre la eficacia en resultados que en México aporta la legión de socialmente costosos órganos autónomos del Estado a la institucionalidad democrática.

Lo sentimos mucho: Dichos órganos, además de onerosos desde el punto de vista del Presupuesto público, dejan mucho a deber a la buena marcha del Estado mexicano.

Por el contrario, como lo vemos en nuestros días, esas autonomías se han convertido en focos de subversión contra la estabilidad institucional. Es cuanto.

Artículos relacionados

¿Vamos a la democracia directa?

La gran Reforma Política de la que poco se habla

Mouris Salloum George

No teman amigos, es ocupación, no expropiación

Abraham García Ibarra

Dejar un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.