Voces del Periodista Diario
Opinión

Bánksters MX

Oikos

Por Juan Ramón Jiménez de León (*)

Los fraudes financieros han ido en aumento constante durante los últimos años. En 2017, tres de cada cuatro reclamaciones en el sector bancario tuvieron que ver con un posible fraude, mientras que el resto estuvo asociado con movimientos operativos propios de la banca.

Hemos documentado, en los diferentes artículos publicados en Voces del Periodista, los escándalos bancarios del FOBAPROA; los de las UDIS (prohibidas en el mundo moderno, menos en México, porque a las tasas de interés activo -el costo del dinero real- les agregan la tasa de inflación para ser la USURA INSTITUCIONAL), y los de las filtraciones suizas del cuarto grupo bancario mundial, el HSBC británico (banco nacido del tráfico de opio), al cual se le acreditan el enorme lavado de dinero del chino militar Ye Gon y el narco más famoso, el “Chapo” Guzmán.

Ante eso, es pertinente una pregunta: ¿y las autoridades mexicanas de control y regulación? Bien, gracias. Siempre dormidas, mirando hacia otro lado. Nunca saben, nunca supieron. Nunca vieron nada ilícito.

Los “bánksters” ordenaron el asesinato brutal (fue quemada viva) de la investigadora norteamericana Lynn Amos, quien descubrió enormes flujos de dinero sucio entre el Banco de México, de Guillermo Ortiz Martinez (a) “La Perica” -íntimo amigo de Carlos Salinas de Gortari y de Ernesto Zedillo– y la Tesorería de los Estados Unidos en tiempos de William “Vil” Clinton, a cargo en ese tiempo de Robert Rubin (hoy alto ejecutivo de Citicorp). Lynn huyó de México temiendo por su vida y fue asesinada en el exquisito barrio de Georgetown de Washington, D.C.

Su caso fue exhibido en la TV de los Estados Unidos, en el horario estelar de las 6 pm, por el actor Robert Stack (famoso por la serie de TV de “Los Intocables”), en su programa “Casos no resueltos”, donde el veredicto fue que los culpables del crimen fueron LOS BANCOS MEXICANOS, BANCO DE MÉXICO Y LA TESORERIA DE LOS ESTADOS UNIDOS.

Lynn era agente encubierta del FINCEN, la agencia de inteligencia financiera dedicada a investigar los crímenes bancarios y financieros; luego, vendrían más escándalos bancarios y fiscales con los Papeles de Panamá, donde de nuevo, la gran plutocracia mexicana fue agarrada in fraganti, lavando dinero y evadiendo impuestos, y de nuevo NADA ha pasado,

La pasividad criminal de Hacienda, del Congreso, de los Partidos y de la sociedad civil mexicana es increíble. Desde hace mucho tiempo ningún banquero ha pisado la cárcel, excepto Lankenau, quien fue a la cárcel no por fraude bancario, sino por escándalos de futbol.

El reciente problema de pagos interbancarios de Banco de México, tiene ya una culpable, la Dra. en Economía del ITAM-MIT, Lorenza Martinez, Subsecretaria de Comercio de Felipe Calderón y perteneciente al grupo íntimo del Chicago Fat Boy Agustín Carstens (autor de las UDIS y bajo sospecha de haber “extraviado” 100 toneladas de oro en los mercados de derivados financieros de Europa, Londres, Frankfurt y Zúrich, al final del sangriento sexenio de Felipillo).

Después de la caída de la doctora Martínez, se dio la repentina renuncia de Margarita Zavala de Calderón a su falsa candidatura presidencial; puras coincidencias y cero explicaciones. En el escándalo del Sistema de Pagos Electrónicos Interbancarios (SPEI), de Banco de México, considerado un “hackeo” de más de 800 millones de pesos (40 millones de dólares) podemos especular -porque las autoridades hacendarias han dado muestra continua de su opacidad y de su ineptitud para cuidar los dineros de la Nación- que tienen nulo interés en transparentar y castigar los continuos fraudes de los “bánksters” (término peyorativo dado a conocer por la Comisión Pecora del Congreso de los Estados Unidos que investigaba los fraudes bancarios en la era de la Gran Depresión 1929-1938). Por ello, planteamos varias hipótesis:

01. Los dineros robados por los hackers no son de los bancos, si no ya hubieran hecho un escándalo mundial acusando a México de robarles sus activos. Si no son de ellos, ¿de quién son entonces? Nos aventuramos a plantear que serían del narco, que al momento es el motor de la economía nacional, estimada en un 75% como narcotizada, ya que PEMEX dejó de ser el motor de la economía debido a que la Renta Petrolera (EBITDA en términos contables) se la repartieron los grupos de ATRACOMULCO.

02. Es posible que se trate del inicio de una corrida financiera atribuible a las elecciones presidenciales, plagadas de escándalos y fraudes electorales, como la venta del Padrón Electoral por parte del MC de Dante Delgado, con la anuencia de Lorenzo Córdova. Tómese en cuenta, además, elección de diputados y senadores bajo sospecha de ser bandidos. Napoleón Gomez Urrutia, ciudadano canadiense ligado a fraudes del oro desde que era Director de Casa de Moneda, vive placenteramente en Vancouver, sede de la Bolsa Minera más corrupta del orbe y es impulsado por Morena al Senado de la República.

03. Pueden ser verdaderos hackers, pero con cómplices dentro de los bancos y de Banco de México. México es el quinto país con más ciberataques en el mundo, según la empresa especializada en ciberseguridad, Fortinet. Entonces, es criminal que Banco de México no tenga una Unidad de Ciberseguridad. ¿Quiénes son los más afectados? Como siempre, los trabajadores que pueden perder sus escasos ahorros y sus quincenas mediante sus tarjetas de débito, que en caso de que lamentablemente les suceda, tienen una probabilidad de perder un 75% de su salario. En cuanto a las tarjetas de crédito, el riesgo de haber sido afectadas por el hackeo y tener pérdidas irrecuperables es de un 25.

Hasta el momento han sido afectados 27 bancos, casas de bolsa, afores y entidades financieras diversas.

(*) Contacto: @chakoka

Artículos relacionados

Las dos caras de Jano

VOCES OPINIÓN Por: Mouris Salloum George

Mouris Salloum George

La Casa Blanca, el ombligo del mundo

Redacción Voces del Periodista

Perro que da en comer huevos, aunque…

Mouris Salloum George

Dejar un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.