Voces del Periodista Diario
Opinión Rodolfo Ondarza Rovira

Crimen de lesa humanidad en paciente mexicanos y el Día Internacional de la Espina Bífida y la Hidrocefalia Cientos de víctimas esperan justicia, algunas siguen muriendo

Por Rodolfo Ondarza*

Para algunos día 25 de octubre se conmemora el Día Internacional de la Espina Bífida y la Hidrocefalia (https://www.diariodenavarra.es/noticias/navarra/2020/10/20/el-parlamento-celebra-acto-con-motivo-del-dia-espina-bifida-hidrocefalia-705459-300.html), mientras que para otros la conmemoración corresponde al 21 de noviembre (https://www.notimerica.com/sociedad/noticia-21-noviembre-dia-mundial-espina-bifida-20181121005931.html).

Los defectos del tubo neural.

Lo trascendente es que exista la voluntad de visualizar la importancia de la hidrocefalia y de la espina bífida, y también nos sirve para recordar que la justicia está pendiente para las cientos de víctimas de crimen de lesa humanidad y tortura médica en el Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía.
Originalmente se designó uno de estos días para concientizar sobre los defectos del tubo neural, que pueden ser prevenidos. Se asocian a un déficit de ácido fólico en la madre, aunque también existen factores genéticos predisponentes. En este día también se promueven los derechos humanos de las personas afectadas con estas discapacidades (https://okdiario.com/salud/21-noviembre-dia-mundial-espina-bifida-4841863).

Es fundamental tener en mente que si la madre obtiene suficiente ácido fólico, antes y durante el embarazo, es posible prevenir la gran mayoría de los defectos del tubo neural.

En gobierno con un efectivo Estado de Derecho también se previenen los crímenes de lesa humanidad.

La hidrocefalia.

La hidrocefalia, consiste en un trastorno de la dinámica del flujo del líquido cefalorraquídeo (LCR), que conduce a hipertensión endocraneal. De no tratarse quirúrgicamente mediante un procedimiento neuroquirúrgico con la colocación de una válvula que funcione como sistema derivativo del LCR acumulado anormalmente esta patología conduce a la muerte al paciente. Esto pasa independientemente de cual sea su origen, congénito o adquirido como cuando puede ocurrir por una infección, ciertas hemorragias intracraneales, o con una parasitosis como en la cisticercosis.

Estas válvulas han sido diseñadas a partir de experimentos con modelos animales, y cumpliendo estrictamente con diferentes fases de investigación clínica, siendo aprobadas por la Food and Drugs Administration, y la Secretaría de Salud en México. Existen en el armamentario neuroquirúrgico desde hace muchos años diversos modelos que se adaptan a cada una de las indicaciones médicas, desde algunos relativamente sencillo hasta sistemas valuares complejos y computarizados.

La carencia de un estado de derecho y sus consecuencia con la investigación científica en seres humanos.

En México, en medio del caos en el Sistema Nacional de Salud de sexenios pasados, en donde no existía un Estado de Derecho, en donde la violación a los Derechos Humanos era común, se realizó cirugía experimental ilegal en al menos 474 pacientes reconocidos oficialmente por el ex director del Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía “Manuel Velasco Suárez” (INNNMVS) de la Ciudad de México, destituido en febrero pasado por incompetencia técnica y corrupción, Miguel Ángel Célis López. Cabe recordar que Célis López fue impuesto como director del INNNMVS por José Narro Robles ex titular de la SSA a través de procedimientos simulados y amañados de elección de director de un hospital como han acostumbrado a través de las gestiones neoliberales, eso facilita la realización de contratos ilícitos y el saqueo del Sistema Nacional de Salud.

Los nombramientos de estos directivos son por varios años con posibilidad a ser reelectos; la administración de nuestro presidente Andrés Manuel López Obrador, por esa razón, tiene en la SSA a numerosos directivos que han participado en la corrupción que se propagó como cáncer en Salud, funcionarios que deben ser removidos urgentemente. De no realizarse estos mismos funcionarios designarán nuevamente a quienes tengan en sus manos el destino de la salud de los mexicanos.

Han sido estos directivos quienes han desconocido al Instituto de Salud para el Bienestar (INSABI), y la posibilidad de universalización y de gratuidad de los servicios de salud (https://www.sinembargo.mx/28-01-2020/3720090, https://lucesdelsiglo.com/2020/01/28/exhiben-a-neurologia-por-negarse-a-gratuidad/, https://lider919.com/instituto-nacional-de-neurologia-rechaza-adherirse-al-insabi). También algunos de estos directivos de los Institutos Nacionales de Salud, impuestos por Narro, han sido involucrados en el supuesto desabasto de medicamentos oncológicos para niños (https://www.milenio.com/politica/si-habia-metotrexato-pero-por-error-se-declaro-desabasto-shcp). Se trata de directivos que han participado en crear pánico y confusión para desestabiizar políticamente al país usando la salud del pueblo.

Miguel Ángel Célis López fue parte de quienes hicieron o permitieron la experimentación ilegal con pacientes, este y otros hechos fueron denunciados en su contra por quien aquí escribe y por otros médicos y enfermeras de dicho Instituto (https://www.jornada.com.mx/ultimas/sociedad/2020/02/22/por-cumulo-de-denuncias-echan-al-titular-de-neurologia-1692.html, https://www.contralinea.com.mx/archivo-revista/2020/02/23/el-contrato-de-la-discordia-en-el-instituto-nacional-de-neurologia-ssg-lpn-011-2017/) que condujeron a una visita sorpresa a ese nosocomio, el 6 de febrero , apenas un par de semanas antes de la destitución, por parte de Alcocer Varela, titular de la Secretaría de Salud (SSA), con los titulares de la Secretaría de la Función Pública (SFP), Irma Eréndira Sandoval, y de la Comisión Coordinadora de los Institutos Nacionales de Salud y Hospitales de Alta Especialidad (Ccinshae), Reyes Terán (https://www.jornada.com.mx/ultimas/sociedad/2020/02/07/saltan-anomalias-por-doquier-en-una-revision-a-neurologia-8825.html, https://politica.expansion.mx/mexico/2020/02/07/secretarios-hacen-recorrido-sorpresa-en-institutos-de-salud-y-saltan-carencias, https://lasillarota.com/nacion/no-hay-gasas-ni-guantes-para-operar-echan-en-cara-a-irma-erendira-sandoval-corrupcion-sfp-neurologia-pediatria/359554).

A finales de enero de este año Irma Eréndira Sandoval, titular de la SFP destacó que existían para entonces “media docena de investigaciones contra funcionarios de alto nivel” debido al desabasto de medicamentos y que involucran, entre otros, a directivos del Hospital Infantil y del Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía (https://comunicacionnoticias.diputados.gob.mx/comunicacion/index.php/notilegis/alrededor-de-media-docena-de-investigaciones-contra-funcionarios-de-alto-nivel-de-hospitales-sfp#gsc.tab=0).

La corrupción, la impunidad y la violación del derecho humano a la salud.

Sin embargo, Célis López, Julio Everardo Sotelo Morales, también ex director del INNNMVS y responsable intelectual del crimen de lesa humanidad y tortura médica, al igual que otros directivos y funcionarios responsables de diversas irregularidades siguen deambulando por los pasillos del Instituto, hasta el momento con total impunidad. Todos ellos miembros del transexenal Cártel de la Bata Blanca (https://www.vocesdelperiodista.com.mx/edicion-361/4830-narro-y-de-la-fuente-operadores-deiel-cartel-de-bata-blanca.html, https://www.youtube.com/watch?v=hcGNmG8oprQ).

Crimen de lesa humanidad y tortura médica en el Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía.

El crimen cometido contra cerca de 500 pacientes del INNNMVS y contra un número aún no determinado de pacientes con hidrocefalia en 8 “unidades neuroquirúrgicas” localizadas en diversas partes de la República Mexicana, incluyendo recién nacidos, a decir del propio Everardo Sotelo Morales, se realizó al implantárseles en el sistema ventricular del cerebro de estos pacientes un “sistema de derivación ventrículo peritoneal de flujo continuo” patentado a título personal, no institucional, por Sotelo Morales (1993). Es por ello que el número total de pacientes usados como cobayos de experimentación puede ser mucho mayor cuando logren identificarse el total de pacientes sometidos a este experimento en las 8 “unidades neuroquirúrgicas”.

Cirugía experimental ilegal en pacientes con hidrocefalia en México.

Este “sistema de derivación ventrículo peritoneal de flujo continuo” carece de válvula. Al no tratarse de un dispositivo valvular funciona de acuerdo a la gravedad, es decir para que el LCR circule por este dispositivo desde el sistema ventricular del cerebro del paciente hasta su abdomen, se requiere que el paciente se encuentre sentado o de pie. A los “investigadores” se les olvidó que los recién nacidos no hacen ni una ni otra cosa, y que es un infierno para el paciente adulto estar siempre en esta posición, y que si se enferma por cualquier causa, la tendencia universal es el acostar a un enfermo, lo que inutiliza el sistema experimental.

Fueron diferentes modelos los usados de este sistema experimental, cambiando el diámetro del tubo de Tygon – que por cierto nunca antes había sido usado permanentemente en el cerebro humano – dadas las “fallas” que cada modelo había teniendo, sin la realización de pruebas en modelos animales. El material con el que artesanalmente fue fabricado este sistema experimental en el INNNMVS no es radio opaco, no puede visualizarse con una simple radiografía, de forma que un paciente que se agrave en el lugar de donde es oriundo no podrá ser diagnosticado correctamente si el equipamiento médico es limitado en esa localidad.

Sotelo Morales implantó este dispositivo careciendo de un protocolo de experimentación quirúrgica en seres humanos, sin la autorización que por ley debe existir de los Comités de Investigación y de Ética, y que dadas las características experimentales debe existir también por parte de la SSA.

Una parte fundamental de este tema es que ninguna víctima, ni sus familiares, firmaron una carta de consentimiento informado especial para investigación en seres humanos, que debe existir de acuerdo a la Ley General de Salud en su Reglamento en Materia de Investigación.

La piedra toral en este crimen de lesa humanidad. Carencia de consentimiento informado especial.

Esta carta especial de consentimiento informado debe especificarle al paciente que se le invita a participar en un protocolo experimental, se le debe mencionar las características del mismo, las alternativas médicas y quirúrgicas existentes en caso de no aceptar a participar en el experimento, los posibles riesgos inherentes al experimento, que se le informará regularmente de los avances, que puede retirarse voluntariamente del experimento cuando así lo desee, que será gratuita su participación sin costo alguno para para el paciente, y que en caso de existir algún problema médico debido al experimento los autores del protocolo experimental cubrirán los gastos.

Nuestra ley y normatividad al respecto son positivas, desafortunadamente se violó, y a todos los pacientes se les cobraron los estudios de laboratorio y gabinete, la cirugía, los costos de hospitalización, y a nadie se le pagaron los gastos generados por los trastornos médicos secundarios a ese crimen.

A decenas de pacientes se les retiró el sistema derivativo experimental por ineficiente. Eso tuvo que realizarse con todos los casos de recién nacidos donde por obvias razones en ninguno funcionó.

Un dispositivo que nació obsoleto e inútil implantado en el cerebro de seres humanos.

Un número aún por determinar de pacientes murieron y siguen muriendo, otros han quedado con secuelas y daños neurológicos permanentes.
Y esto era de esperarse dado que el dispositivo experimental consistía en un simple tubo, que de acuerdo a investigadores pares internacionales, tiene un diseño similar a los dispositivos pre valvulares empleados en las años 50´s del siglo pasado.

Se violaron así los derechos humanos de los pacientes, nuestras leyes, y diversos tratados internacionales relativos a derechos humanos, salud e investigación (http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0186-23912016000300175).

El ocurrente responsable intelectual del crimen de lesa humanidad en México.

Sotelo Morales vió a los pacientes como simples números, como conejillos de indias, enfermos que en su inmensa mayoría proceden de grupos vulneraSotelo Morales vió a los pacientes como simples números, como conejillos de indias, enfermos que en su inmensa mayoría proceden de grupos vulnerables y sin seguridad social, en total indefensión. Tan es así que siendo el autor de este “proyecto” debería haber estudiado personalmente a los enfermos, sin embargo, no existe una sola nota de revisión de su puño y letra en ninguno de los expedientes clínicos de las víctimas, esto por sí mismo decaería su confiabilidad científica, y en detrimento del prestigio de la ciencia mexicana.
Este ocurrente “inventor” desconocía a los pacientes con los que experimentó, nunca, ningún enfermo le conoció la cara.
Sorprendentemente con el conocimiento de otros directivos y funcionarios del INNNMVS realizó estos procedimientos experimentales a través de médicos residentes por las noches y fines de semana por años.bles y sin seguridad social, en total indefensión. Tan es así que siendo el autor de este “proyecto” debería haber estudiado personalmente a los enfermos, sin embargo, no existe una sola nota de revisión de su puño y letra en ninguno de los expedientes clínicos de las víctimas, esto por sí mismo decaería su confiabilidad científica, y en detrimento del prestigio de la ciencia mexicana.
Este ocurrente “inventor” desconocía a los pacientes con los que experimentó, nunca, ningún enfermo le conoció la cara.
Sorprendentemente con el conocimiento de otros directivos y funcionarios del INNNMVS realizó estos procedimientos experimentales a través de médicos residentes por las noches y fines de semana por años.

Sotelo Morales tuvo que hacerlo de esta manera porque es neurólogo clínico, no es neurocirujano, ni ingeniero biomédico, y carece los grados y conocimientos que avalan a un verdadero científico, es decir no posee una maestría y menos estudios de doctorado. Sin embargo, de manera increíble, implementó un proyecto de “investigación científica neuroquirúrgica” en el INNNMVS aprovechando el ser director del mismo.

La prensa nacional e internacional.

Así se las gastaban en sexenios pasados con la vida humana. Todo esto fue denunciado y documentado por prestigiados periodistas en decenas de publicaciones nacionales e internacionales, sin embargo, nada ocurrió por defender a estos pacientes (https://www.aljazeera.com/features/2018/7/18/why-did-a-mexican-hospital-use-unapproved-device-on-474-patients, https://www.aljazeera.com/features/2018/7/18/why-did-a-mexican-hospital-use-unapproved-device-on-474-patients, https://elpais.com/internacional/2015/12/10/mexico/1449711957_158200.html, https://www.telemundosanantonio.com/historias-destacadas/implante-experimental-afecta-a-pacientes-de-hidrocefalia-en-mexico/1953552/, http://www.informaciondelonuevo.com/2015/12/el-bienintencionado-neurocirujano-julio.html, https://www.proceso.com.mx/reportajes/2017/4/9/experimentos-mortales-en-el-instituto-de-neurologia-181702.html, https://www.excelsior.com.mx/opinion/pascal-beltran-del-rio/2015/12/15/1063419, https://www.youtube.com/watch?v=6Sf1P22o3CA, https://www.youtube.com/watch?v=PML1tSV9W2s).

Otras tropelías y de cómo serian financiadas.

Evidentemente no es lo único negativo que ha hecho, al igual que Célis López, Sotelo Morales ha sido acusado de otros fraudes y plagios científicos y lejos de ser sancionados fueron indebidamente premiados en un sistema de salud y de investigación científica que fueron contagiados por la corrupción que infectó al país en sexenios anteriores. Premios que se repartían entre cómplices del saqueo a Salud. Esto les permitió tener salarios como investigadores científicos sin serlo, sin tener los estudios y grados académicos necesarios por parte del Sistema Nacional de Investigadores y otras instancias, o ganar posiciones en universidades, y aún en la misma Academia Nacional de Medicina (http://www.aldf.gob.mx/archivo-e92d471509e2ff95cafc647af791f158.pdf, http://www.aldf.gob.mx/comsoc-piden-revisar-entrega-premios-y-reconocimientos-universidades–19869.html, https://www.elnorte.com/aplicacioneslibre/articulo/default.aspx?id=1142512&md5=410d6b07fca9b1faa36a85378a14b8c4&ta=0dfdbac11765226904c16cb9ad1b2efe, https://www.chilango.com/general/el-dia-que-se-curo-la-esclerosis-multiple-parte-1/, https://www.excelsior.com.mx/opinion/pascal-beltran-del-rio/2015/12/15/1063419).

La experimentación ilegal en cientos de pacientes tuvo un costo. El tubo de Tygon, de la empresa Saint Gobain, que lo vende por pies en carretes tuvo un costo, la pregunta aún sin respuesta es quién lo pago. ¿Serían estos fondos del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnologia (CONACYT) de aquél entonces, o fue parte del saqueo del INNNMVS?. Recordemos que en el CONACYT ha habido estafas más grandes que la misma “Estafa Maestra” (https://www.elfinanciero.com.mx/nacional/en-conacyt-hay-estafas-mas-grandes-que-la-estafa-maestra-vocero-de-presidencia).

Sotelo Morales hizo uso ilegal de la infraestructura humana y material del INNNMVS con fines personales en contra de pacientes con hidrocefalia.
La caja que contenía y donde fue embalado el sistema patentado por Sotelo incluía un instructivo, que la igual que la caja tenía impreso el logotipo de marca registrada, y poseían leyendas bilingües en inglés y en español. Claras señales de comercialización y de intención de exportación. De aquí surgen otra preguntas preguntas. ¿Comercializó Sotelo Morales la ocurrencia de un producto nocivo para pacientes con hidrocefalia sin la autorización de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS) ni de la SSA?. ¿Deberá México emitir una alerta sanitaria a otros países?.

Fueron muchos años y cientos de víctimas.

Fueron alrededor de 13 años, desde aproximadamente 1998, durante los cuales se realizaron estos procedimientos quirúrgicos experimentales ilegales sin seguir con los lineamientos de una investigación científica. De hecho y para fines prácticos, y como la misma Comisión Nacional de Arbitraje Médico (CONAMED) señala, lamentablemente se le dio un indebido uso ordinario quirúrgico a este sistema experimental, sin que existiera autorización por ninguna autoridad sanitaria mexicana ni internacional, cuando que ni siquiera existía la autorización para su empleo experimental, de ahí la cifra tan elevada de víctimas.

La denuncia y una tentativa de homicidio.

En 2006 presenté la denuncia ante diversas instancias nacionales, con el fin de que se efectuara una investigación. Logramos hablar en diferentes momentos con Mercedes Juan, con Córdova Villalobos, con José Narro, e incluso con Juan Ramón de la Fuente, todos ellos ex secretarios de la SSA, sin embargo, el tema fue minimizado y no se consiguió avance alguno, ni con estos personajes, ni con el Órgano Interno de Control (OIC) en el INNNMVS dependiente de la SFP, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), etc. (Ángeles Cruz Martinez, de La Jornada, el 21 de septiembre de 2014, “Experimentaron con pacientes de Neurología, sin autorización” https://issuu.com/lajornadaonline/docs/diario21092014.pdf-3).
Algunas víctimas acudieron también a instancias como la Procuraduría General de la República (PGR), con nulos resultados.
A pesar de las probatorias irrefutables las distintas autoridades en donde este crimen de lesa humanidad fue presentado pretendieron ocultar los hechos, y también arremetieron mediante acoso laboral, despidos injustificados, e incluso una tentativa de homicidio.

Estas probatorias contundentes incluyen, entre otras cosas, dictámenes médico periciales solicitados, ante las denuncias de pacientes, por el mismo OIC en el INNNMVS y la PGR a la (CONAMED) y que dan fe de mala praxis, de la realización de estos procedimientos experimentales y de la carencia de protocolo de investigación y de las autorizaciones pertinentes pata realizar estos experimentos en seres humanos, entre muchas otras irregularidades. Estos dictámenes periciales, al igual que el resto de las probatorias fueron desestimadas y mandadas al cajón de los olvidos por parte de las autoridades solicitantes, sin que se procediera a ningún tipo de investigación, a pesar de que con ello además ponían en riesgo la vida de los sobrevivientes.

Los legisladores.

Es por ello que diferentes diputados y senadores, después de estudiar detalladamente el caso emitieron puntos de acuerdo con la exigencia de buscar solución y justicia para estas víctimas. Más de 40 legisladores de diferentes partidos políticos respaldaron y exigieron la investigación de este crimen, pero nada movió la sensibilidad de los gobiernos neoliberales que encubrieron estos trágicos acontecimientos (http://sil.gobernacion.gob.mx/Archivos/Documentos/2017/05/asun_3543523_20170530_1495729917.pdf, http://sil.gobernacion.gob.mx/Archivos/Documentos/2017/03/asun_3500403_20170314_1489077483.pdf, http://aldf.gob.mx/archivo-83e7d40c05eff6fa439728f79f282416.pdf, https://www.jornada.com.mx/2014/09/27/sociedad/034n2soc).

La CIDH.

Desde 2006 se hizo la denuncia ante autoridades del país, pero no hubo respuesta. Por estos motivos, el 16 de julio de 2012, la Organización No Gubernamental (ONG) en derechos humanos “Red Solidaria Década Contra la Impunidad”, presidida por el obispo de Saltillo fray Raúl Vera, llevó el caso a las instalaciones en Washington de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), organismo dependiente de la Organización de Estados Americanos (OEA). Ahí se solicitó al organismo internacional que en el caso se aplicara el criterio Per saltum, es decir que le diera prioridad y aceptara realizar la investigación correspondiente.
Sin embargo, siendo Emilio Álvarez Icaza Longoria Secretario Ejecutivo de la CIDH, no se avanzó en la investigación.

Primeros resultados de la denuncia y la CIDH.

Es hasta 2017 cuando, por vez primera, la SSA reconoció, en un informe a la Comisión Permanente del Congreso, que el dispositivo conocido como “sistema de derivación ventrículo peritoneal de flujo continuo” se instaló en 474 pacientes.

No fue sino hasta el 9 de mayo de 2019 que la CIDH solicitó al Gobierno de México, la presentación de sus observaciones con relación a este crimen de lesa humanidad, fijando un plazo de tres meses para ello. La solicitud fue realizada por Mario López-Garelli, Secretario Ejecutivo de dicho organismo.

Nuestro mandatario y la denuncia.

El 28 de mayo de 2019, Daniel Marmolejo, premio nacional de periodismo, expuso el caso al presidente Andrés Manuel López Obrador durante una conferencia de prensa matutina. El presidente apremió públicamente a Alejandro Encinas Rodríguez, Subsecretario de Derechos Humanos, Población y Migración, de la Secretaría de Gobernación (SEGOB), para responder a la CIDH.
En reunión informal en las oficinas de Alejandro Encinas le presentamos el caso y le entregamos las probatorias. Acordó que se realizaría posteriormente una reunión de trabajo con la inclusión de representantes de la Secretaría de Salud.
El 29 de julio de 2019, emblemáticamente en la Sala de Juntas de la Comisión Ayotzinapa dentro de las instalaciones de SEGOB se realizó una sesión de trabajo (UDDH/911/DGAIAC/1017/2018), a la que curiosamente acudió el ex director del INNNMVS Miguel Ángel Célis. Nada se avanzó (https://www.gob.mx/presidencia/prensa/conferencia-de-prensa-del-presidente-andres-manuel-lopez-obrador-del-28-de-mayo-de-2019-201853, https://www.proceso.com.mx/nacional/2019/5/30/celebran-que-amlo-atienda-caso-de-cirugias-experimentales-en-casos-de-hidrocefalia-225734.html, https://noticieros.televisa.com/ultimas-noticias/denuncian-amlo-cirugias-experimentales-pacientes-hidrocefalia/).

En septiembre de 2019, con el fin de hacer más sólida aún la denuncia ante la CIDH, la “Red Solidaria Década contra la Impunidad” solicitó al Colegio Nacional de Neurocirugía un dictamen sobre el “sistema de derivación” patentado por Julio Everardo Sotelo Morales.
Este dictamen afirma que no se recomienda el uso de dicho dispositivo, entre otras razones porque no hay evidencia científica que lo justifique, pues los portadores deben permanecer parados o sentados; no pueden acostarse porque el sistema funciona por gravedad. Asimismo, menciona que desde las últimas décadas del siglo XX hay equipos para derivación de líquido cefalorraquídeo con válvulas que permiten regular el flujo sin afectar la calidad de vida de los enfermos. Advierte que por el material con que se elaboró el “sistema” de Sotelo Morales es imposible observarlo a través de estudios de imagen para corroborar que funcione de manera adecuada (https://www.jornada.com.mx/2020/02/24/sociedad/032n2soc?partner=rss).

Segunda solicitud de la CIDH.

Dado el silencio del Estado Mexicano la CIDH reiteró al Gobierno Mexicano, el día 9 de octubre de 2019, la solicitud de sus observaciones sobre este tema a través de Marisol Blanchard, Secretaria Ejecutiva Adjunta. Una vez más no ha habido respuesta.

Ante esta situación el caso fue nuevamente presentado por el periodista Daniel Marmolejo en la conferencia presidencial de prensa matutina al mandatario mexicano el 18 de febrero de este año.
En esta ocasión Hugo López-Gatell, Subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, informó que la SSA retomaría el expediente.
Ante el presidente López Obrador, dijo: “Sabemos que habrá un nuevo señalamiento por parte de la CIDH. Nos vamos a anticipar a responder”. Reconoció incluso la necesidad, a partir del caso, de revisar las disposiciones técnicas y estándares regulatorios para investigaciones donde participan personas, de acuerdo a información de la periodista Ángeles Cruz (https://www.jornada.com.mx/2020/02/24/sociedad/032n2soc?partner=rss, https://lopezobrador.org.mx/2020/02/18/version-estenografica-de-la-conferencia-de-prensa-matutina-del-presidente-andres-manuel-lopez-obrador-259/).

Como hemos dicho ya en Voces del Periodista, SEGOB ha hecho mutis ante la CIDH y víctimas (https://vocesdelperiodista.mx/opinion/mutis-de-segob-ante-la-cidh-y-victimas/).

“El Gobierno Mexicano tiene todos los elementos para realizar la investigación pertinente y responder a la CIDH. Sin embargo, ha transcurrido un año en que debió hacerlo – un año desde la última solicitud de la CIDH, año y medio a partir de la primera solicitud de la CIDH-.

Mientras tanto las víctimas siguen sufriendo y muriendo.

Confiamos en que este gobierno, caracterizado por su lucha contra la corrupción y su humanismo, se sacuda del fuego amigo en Salud, que termine el mutis de SEGOB, que salve las vidas de los sobrevivientes, y muestre determinación en proporcionar justicia a las personas que han muerto, y que han sido dañadas en su salud física y mental como resultado de estas prácticas funestas. La corrupción mata.
Es algo que jamás debe volver a ocurrir en México ni en el mundo” (https://vocesdelperiodista.mx/opinion/mutis-de-segob-ante-la-cidh-y-victimas/).

Rodolfo Ondarza*. Neurocirujano. Activista en Defensa de Derechos Humanos. Presidente de la Comisión de Salud de la ALDF durante la VI Legislatura. @DrOndarza

Artículos relacionados

Dos generaciones expuestas a pilotos de noche

Redacción Voces del Periodista

La puerca y la mazorca

Mujeres juntas, ¿ni difuntas?

Redacción Voces del Periodista

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.