Voces del Periodista Diario
Norberto Hernández Montiel Opinión

Cumbre de las Américas: gran oportunidad o fracaso rotundo

Ojo Público
Por Norberto Hernández Montiel

El gobierno de Joe Biden está frente a una oportunidad inédita para agrupar a los países del continente americano, aprovechar la fuerza de trabajo que hay en ellos, ordenar la migración y contribuir al desarrollo socioeconómico de la región, de cambiar la perspectiva si invierte en el desarrollo de los programas propuestos por el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Se encuentra ante una disyuntiva muy clara: o se vale del liderazgo que ha sabido construir López Obrador, o la Cumbre de las Américas será un gran fracaso, en estos tiempos de elecciones, en los cuales el voto de los méxico-americanos y ciudadanos de origen latinoamericano en general puede inclinar la balanza, de un lado u otro.

AMLO ya anunció que si se excluye a Cuba, Venezuela y Nicaragua de la Cumbre, enviará un representante y no asistirá. El presidente de Bolivia, Luis Alberto Arce Catacora, secundó su postura, y en su cuenta de Twitter afirmó: “Consecuente con los principios y valores del Estado Plurinacional de #Bolivia, reafirmo que una Cumbre de las Américas que excluye a países americanos no será una Cumbre de las Américas plena, y de persistir la exclusión de pueblos hermanos, no participaré de la misma”.

A menos de un mes de que se lleve a cabo esta reunión, hay quienes prevén un efecto dominó en apoyo de la posición del presidente López Obrador. Se sabe que por otras razones no asistiría el mandatario brasileño, Jair Bolsonaro.

Recordemos la breve e intensa gira que llevó a cabo López Obrador por Guatemala, El Salvador, Honduras, Belice y Cuba, durante la cual demostró su liderazgo y que le es posible aglutinar a Centroamérica y El Caribe.

Además, dejó también de manifiesto que los programas Sembrando Vida y Jóvenes Construyendo el Futuro no sólo son viables, sino a través de ellos se puede lograr el arraigo de los migrantes potenciales en sus países.

En el acto oficial de su visita a El Salvador, frente al mandatario Nayib Bukele, desglosó la forma en que se desarrolló Sembrando Vida, con el apoyo a diez mil agricultores de diez departamentos en El Salvador, la mayor parte hombres, pero también mujeres.

Los beneficiarios impulsaron la producción en sus parcelas mediante ayudas mensuales de 250 dólares, además de acompañamiento técnico para la siembra de milpas, hortalizas, árboles frutales y maderables, así como el establecimiento de 40 biofábricas y 300 sistemas de pequeños mecanismos o formas de riego.

Entre los resultados de la evaluación que hizo López Obrador de este programa destacaron los siguientes: 99 por ciento de los beneficiarios incrementó su autoconsumo de productos agrícolas; 34 por ciento logró un impacto positivo en el cuidado del medio ambiente.

No obstante, uno solo de los logros sería satisfactorio para Estados Unidos: 55 por ciento de los beneficiarios había pensado en migrar al norte antes de afiliarse al programa, y este porcentaje se redujo a 0.6 por ciento; aparte de que 77 por ciento mejoró su alimentación; 75 por ciento incrementó sus ingresos y adicionalmente a los 10 mil participantes directos, se generaron 21 mil 256 empleos indirectos.

Respecto a Jóvenes Construyendo el Futuro, indicó que en México hay dos millones 500 mil beneficiarios que trabajan como aprendices en empresas, comercios, o el campo y se alejan de las conductas antisociales; “estamos quitándoles –dijo– el semillero a las bandas”, además de lograr que la juventud tenga posibilidades de estudiar y trabajar.

En El Salvador 10 mil jóvenes reciben este apoyo. De ellos, 44 por ciento son mujeres y 56 por ciento hombres, con ingresos de 180 dólares mensuales destinados a su capacitación laboral en 427 centros de trabajo.

Con base en estos resultados, López Obrador espera que el gobierno y el Congreso de Estados Unidos “terminen por entregar los cuatro mil millones de dólares que el presidente (Joe) Biden ofreció invertir en estos programas, de modo que puedan ampliarse en los tres países de América Central”.

Si el mandatario norteamericano invierte la cantidad ofrecida, puede impulsar el desarrollo de América Latina, tener de su lado a los gobiernos que las esferas conservadoras de su país están tratando de excluir, ordenar la migración y contar con la fuerza de trabajo que necesita Estados Unidos.

Volviendo a la Cumbre, de acuerdo con su agenda, tendrá como temáticas principales la defensa de la democracia y los derechos humanos en el hemisferio, la migración irregular, el cambio climático y los esfuerzos para garantizar un crecimiento equitativo. Tales objetivos son viables, si se aplica el enfoque propuesto por AMLO.

En su Mañanera del Día de las Madres, López Obrador explicó que aún no se ha resuelto si acudirá a la reunión que se realizará en Los Ángeles, debido a que “estamos planteando que no se excluya a nadie, porque buscamos la unidad de toda América y sentimos que no debe de haber confrontación, que aún con las diferencias tenemos que dialogar y hermanarnos todos los americanos”.

Recordó que en otras ocasiones se ha invitado a la Cumbre a todos los países del continente, pero él sabe que hay grupos políticos en Estados Unidos que apuestan a la confrontación, y quisieran tener como “rehenes a los pueblos de América Latina y el Caribe”.

Puso de manifiesto que el bloqueo a Cuba –el cual ya se prolongó por más de 60 años– lo promueven políticos cubanos con mucha influencia en Estados Unidos. Consideró a esta medida como un acto indebido e inhumano, y calificó como “una vileza utilizar una estrategia política de esa naturaleza con propósitos político-electorales. No puede sufrir un pueblo, todo un pueblo, por el interés de un grupo”.

Ante lo que podría ser una disminuida Cumbre de las Américas, es pertinente recordar lo que manifestó López Obrador a Nayib Bukele, respecto a que ninguno de los dos esperará a que los cuatro mil millones de dólares lleguen de Estados Unidos, según lo ofrecido, para proseguir con Sembrando Vida y Jóvenes Construyendo el Futuro.

Anunció que, a propuesta del presidente salvadoreño, se incrementará al doble el monto de ambos programas “y vamos a aportar la misma cantidad el gobierno de El Salvador y el gobierno de México”.

Joe Biden puede aprovechar la oportunidad y ver hacia el futuro, o continuar con la política excluyente hacia Cuba, Nicaragua y Venezuela, para que todo continúe como hasta ahora, o peor aún.

Artículos relacionados

El Plan Badajoz

UserJonathan

No puede haber México en paz entre vacíos legales

Empedrando el Camino al Infierno

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.