Voces del Periodista Diario
Opinión

Das Kapital

Dr. Juan Ramón Jiménez. Foto de Voces del PeriodistaOikos

Por Juan Ramón Jiménez de León

Una película del conocido director Michael Moore,  “Capitalismo, una Historia de Amor”, nos muestra de forma cruda la realidad que nos ha traído el Capitalismo, sus ventajas irónicas y el gran desastre  global que está dejando en sus últimos tiempos de existencia.

Empezaremos definiendo lo que es el capitalismo: es el orden social que resulta de la llamada “Libertad de Mercado”, el usufructo de la propiedad y la forma como el factor capital se impone violentamente sobre el factor trabajo; claro está que este documental está dirigido y está desarrollado para los Estados Unidos, un país que se dice que su cultura es la “FAST-FOOD” (“Comida Rápida”).

Ahora, el precio que está pagando Estados Unidos por el desarrollo extremo a toda la plenitud del Capitalismo, es menos trabajo, menos buena alimentación, menos casas propias, más deudas, más embargos, más hipotecas -en EU, las casas tienen hasta 3 hipotecas-, más enfermedades y más comida sintética y transgénica.

Cartel de la pelìcula Capitalismo. Una historia de amorUna película que nos muestra las dos caras de las moneda: las familias sufriendo, porque se quedan sin hogar y la otra parte, glamurosa y sofisticada, que se le da a cierto grupo de personas, sobre todo del llamado jet set; personas que no tienen pudor y que además saben que si ellas no hacen su trabajo, habrá otras que lo harán y, de todos modos, tendrán una vida placentera.

Una película de economía con política, sátira, agricultura y un poco de historias verdaderas, que abarca el desarrollo del Capitalismo en todos ámbitos, encontrando las diferentes y diversa opiniones, de diferentes aéreas, de diferentes ámbitos, y  que concuerdan que el Capitalismo no fue, ni es, el camino por el cual tenemos que seguir, un método que nos está hundiendo más y más, un método que se está metiendo en nuestras necesidades fisiológicas y mentales y, sin piedad, alguna nos destruye nuestro patrimonio, nos corrompe, nos manipula, nos desorienta. 

Carlos Marx, es el doctor en filosofía que con su máxima obra El Capital, de tres voluminosos libros, analizó a fondo el fenómeno del capitalismo; sin embargo, desarrolló otras anotaciones complementarias en los Grundisse (Bosquejos, en alemán), que constituyen una recopilación de anotaciones hechas entre 1857 y 1858. Tan importantes son, que algunos autores consideran estos textos como complemento de El Capital.

Pero lo importante es que Marx da nombre a este sistema que nos tiene subyugados; menciona que la forma de acumulación de riqueza por las clases dirigentes, los capitalistas, se encuentra en la explotación de la clase trabajadora, que es quien le da valor agregado a las mercancías, que las crisis de cambio o involución suceden cuando las esferas o departamentos de producción, se llenan de mercancías que no se venden, por la Sobreproducción, y no se venden porque no hay poder adquisitivo del salario, es decir, por el Subconsumo. Entonces sobrevienen revoluciones o golpes de estado. En esa disyuntiva se encuentra hoy el mundo.

Los seguidores del Liberalismo clásico inglés, Adam Smith y David Ricardo, planteaban entonces, que era necesario el “Libre Comercio”, por ello es sencillo entender por qué Estados Unidos y Europa apoyan con gran entusiasmo los Tratados de Libre Comercio (hoy el mundo observa el inicio del proceso en reversa con Donald Trump, el 45º presidente de Estados Unidos).

John Maynard Keynes. Foto: Wikimedia Commons
John Maynard Keynes. Foto: Wikimedia Commons

Por otra parte, Keynes, el gran economista británico, para detener el deterioro del salario, planteaba la necesidad de un seguro de desempleo, apoyos gubernamentales a la vivienda, a la salud, a la educación, subsidios al transporte, a los energéticos, a la investigación y el desarrollo, grandes inversiones públicas en obras de infraestructura, en el campo y en la producción.

Sin embargo, por el lado del pensamiento económico alemán, surgían las primeras posiciones contrarias. Frederich List fue primero en desarrollar lo interno mediante políticas proteccionistas. En Estados Unidos, Alexander Hamilton, llevó sus ideas hacia la economía y a sus visiones englobadas en el llamado Sistema Nacional, y la Comunidad Económica Europea de los años de posguerra adoptó su modelo y lo aplicó al estilo de su Zollverein. En 1841 le ofrecieron a List el puesto de editor del Rheinische Zeitung, un nuevo diario liberal que se estaba estableciendo en la ciudad de Colonia. Pero declaró que problemas de salud le impedían aceptar el puesto que -eventualmente- fue para Karl Marx.

Esas ideas dieron origen a la gran Alemania de Bismarck, del Káiser y de Hitler. El economista pronazi, Hjalmar Schacht, siguió con la tradición alemana y propuso entre las políticas del Estado, la creación primero de campos de concentración para acumular dinero rápidamente con trabajo esclavo, y luego, con el marco alemán nazi, la dominación monetaria de Europa, cosa que Alemania  ha logrado con el euro que está basado fuertemente en las políticas del banco central alemán localizado en Frankfurt.

Si alguien quisiera ganar grandes cantidades del Hot Money (“Dinero  Caliente”) del FOREX, se necesita especializar en el método MACD, entre el Euro y el Franco Suizo. Otro gran pensador alemán, Rudolf Hilferding, en su obra El capital financiero. Un estudio sobre la más reciente evolución del capitalismo (Das Finanzkapital, 1910), puso en evidencia el fenómeno de la fusión del capital bancario con el industrial,  lo que generó una nueva fase en el capitalismo, solo entendido entonces y ahora por igual, como el capitalismo industrial.

Franklin Delano Roosevelt. Foto: Wikimedia Commons
Franklin Delano Roosevelt. Foto: Wikimedia Commons

Esa nueva fase  elimina la fase competitiva del capitalismo que se transforma en monopolista; de esa forma, el Estado se transforma de un gobierno cuyas funciones eran según Adam Smith, la Seguridad Nacional, el libre mercado y la justicia para todos. Entonces, el Estado adopta la forma de Capitalismo Monopolista de Estado, cuyas funciones evolucionan hacia la protección de los monopolios a través de cierta regulación de la Competencia Monopolística en los mercados bancarios y financieros.

Esa etapa fue iniciada por el estadista del siglo XX, Franklin D Roosevelt y su famosa Ley Bancaria Glass Steagall, de junio de 1933, misma que pegó duro al incipiente Capitalismo Financiero y lo tuvo maniatado hasta que primero Richard Nixon y su alter ego, Henry Kissinger (filo nazi), y después sus 4 fantásticos (George Schultz, George Bush, Richard Cheney y Ann Armstrong), crearon el caos monetario en 1971 con los Acuerdos del Smithsonian y el desacoplamiento del USD-Oro. Lo anterior coincidió con la primera oleada de rebeldía estudiantil en el paraíso.

En concordancia con el pensamiento tradicional alemán, el profesor de la Universidad de Berkeley, California, Hebert Marcuse, estaba en la punta de la ola que solo sería contenida, reprimida, con la eliminación física de los iconos rebeldes de la música como Janis Joplin, Jimmi Hendrix, Jim Morrison y, al final, John Lennon.

Se ordenó, pues, la abundante introducción de droga en las universidades (operación Irán-Contras), proveniente del triángulo dorado del sureste asiático (trasladada ahora al triángulo dorado -porque hay mucho oro en Los Filos de Guerrero, Morelos y Estado de México, lo que aumenta con el tradicional primer triangulo de Chihuahua, Durango y Sinaloa), dirigida por la CIA de George Bush (a) Poppy (o amapola-heroína en español). Ver: http://en.wikipedia.org/wiki/George_H._W._Bush

George Herbert Bush. Foto: Wikipedia
George Herbert “Poppy” Bush. Foto: Wikipedia

Poppy Bush provenía precisamente del establishment financiero de Wall Street. Su padre fue de los fundadores de la hermandad Skulls and Bones (Huesos y Calaveras) de la Universidad de Yale (ahí están protegidos Ernesto Zedillo y otro Yaleita, Joaquín Ávila Garcés, quien es el actual director del fondo de inversión Carlyle de la CIA y de los Bush). Además, Poppy Bush era miembro de la Birch Society, una organización auténticamente nazi. En 1977, fue Director del Consejo de Relaciones Exteriores de los Rockefellers y los Illuminatis, hoy dirigido por Dimitri Negroponte, su hombre de confianzas en la Guerra de Vietnam. (Los dos punteros de la elección presidencial de México en 2012, Enrique Peña Nieto y Andrés Manuel López Obrador, fueron sus invitados en  Washington, o sea son sus puppies). El capitalismo empezaba a mezclarse con guerras, drogas y armas para absorber los grandes flujos de recursos monetarios y reciclarlos para mantener al sistema depredador.

Ronald Reagan en los años 80s le dio oportunidad de evitar las regulaciones haciendo operaciones legales en los Off-shore,; ahí inicia la perversión y la abundancia de los “paraísos fiscales”. Asimismo reiniciaban las operaciones criminales como la Irán-Contra.

Luego, William Clinton y su mancuerna Robert Rubin de Goldman Sachs, le dieron la puntilla en 1999 al modelo rooseveltiano y al Estado Benefactor, y el modelo neoliberal se globalizó haciendo daño por doquier: las crisis se hicieron sistémicas. Si en el mismo Imperio daban licencia para robar, por qué no hacerlo con más profundidad en la periferia, como lo ha mostrado fehacientemente Enrique Peña Nieto (a) Atracomulco.

Mao Tse Tung. Foto: Wikimedia Commons
Mao Tse Tung. Foto: Wikimedia Commons

En el más puro análisis marxista, primero Lenin advirtió que el Imperialismo era la última fase del Capitalismo; luego Trotsky, el gran ideólogo y militar de la Revolución Bolchevique, estaban a favor de la Revolución Mundial. Mao Tse Tung, lo adecuaba a las condiciones de pobreza, de explotación y de envilecimiento del pueblo chino por el opio y las guerras que, tanto los países europeos como Japón, deseaban tener para consumo perene.

China, desde entonces, siguió un modelo heterodoxo, pero al final las cifras lo demuestran exitoso: es hoy la 2ª Economía Mundial, un modelo que hay que analizar con profundidad y enfoque crítico, pues esta gran nación está sujeta a penetraciones ideológicas con el Modelo Wal Mart. China es hoy la fábrica del mundo, las libertades democráticas están controladas por las directrices del Partido Comunista Chino, que experimenta con base en las tesis filosóficas de Mao.

El llamado Libro Rojo de la Revolución debería ser reestudiado por aquellos interesados en entender a la China contemporánea que, con el cambio de timón hacia adentro del Supracapitalismo de Estados Unidos y su socio, la Rusia de Putin, se ha convertido en el tercero en discordia, en el control global.

México tendría que voltear hacia el gigante asiático como contrapeso de la dupla USA-Rusia, tenemos que entender y aplicar La Práctica, sobre La Contradicción, Sobre el tratamiento correcto de las contradicciones en el seno del pueblo, Sobre el Trabajo de Propaganda, ¿De dónde provienen las Ideas Correctas? ( http://pensaryhacer.files.wordpress.com/2008/09/cinco_tesis_filosoficas.pdf).

En los tiempos que corren, con la apertura de regiones al Capitalismo Salvaje Neoliberal, son peligros latentes de penetración ideológica y subversión. Sus clases medias y altas han entrado en niveles de consumo superfluo, al más rancio estilo occidental.

Ernesto Che Guevara. Foto: Wikipedia
Ernesto Che Guevara. Foto: Wikipedia

Intelectuales franceses, como Charles Bettleheim, fueron de los primeros en estudar este modelo. Bettleheim fue Catedrático de Economía Política en la École Pratique des Hautes Études desde 1948 y profesor en la Universidad de la Sorbona. En 1944, fue nombrado director del Centro de Estudios Sociales y de Relaciones Internacionales del Ministerio de Trabajo de Francia; también fue consejero económico del Gobierno revolucionario cubano.

Tomando postura por el maoísmo, cuando estalla violentamente la confrontación limítrofe entre la URSS y China, se muestra crítico de la política económica de la URSS, a la vez que analiza con detalle las experiencias chinas. Por esa época mantiene una polémica con el Che Guevara (1963-1965) sobre la ley del valor y la construcción del socialismo en Cuba y con Paul M. Sweezy (su hija fue mi maestra en el Doctorado en NYC), a raíz de la invasión de Checoslovaquia en 1968.

Algunas de las obras que más han gustado han sido La planification soviétique (1939), La economía alemana bajo el nazismo (1946; Ed. Fundamentos, Madrid, 1972), Esquisse d’un tableau économique de l’Europe (1948), L’économie soviétique (1950), Théories contemporaines de l’emploi (1952), La India independiente (1962, Ed. Tecnos, Madrid, 1965), Planificación y crecimiento acelerado (1964, F.C.E., México, 1965), La construcción del socialismo en China (1965; Era, México, 1966 en colaboración con J. Charriere y H. Marchisio).

Otras de sus obras son: La transición a la economía socialista (1968; Fontanella, Barcelona, 1974), Cálculo económico y formas de propiedad (1970; Ed. Siglo XXI, Madrid, 1973), Algunos problemas actuales del socialismo (1971; Ed. Siglo XXI, Madrid, 1973), Revolución cultural y organización industrial en China (1973; Ed. Siglo XXI, Madrid, 1974), Las luchas de clases en la U.R.S.S.; primer período 1917-1923 (1974; Ed. Siglo XXI, Madrid, _1976).

Charles Bettelheim. Foto: Especial
Charles Bettelheim. Foto: Especial

Uno de sus más destacados pupilos mexicanos, Adolfo Orive, es uno de los más importantes tutores políticos de AMLOVE, también muy cercano al Salinismo de Raúl Salinas de Gortari, impulsor de Línea de Masas, un movimiento maoísta, que fue el destructor del sector minero y siderúrgico del México Nacionalista; el Sub-Comandante Marcos lo menciona como alumno de Charles Bettelheimhttp://ramonchao.wordpress.com/2012/02/15/el-subcomandante-marcos/, quien en Mayo del 68 se hallaba en París y había participado en la revuelta, hasta el punto de intentar crear a su vuelta un grupo guerrillero maoísta en Chiapas.

Siguiendo con nuestro análisis del Capitalismo, mencionemos a Emanuel Wallerstein, por cierto con un centro de difusión académica en San Cristóbal de las Casas, Chiapas, de raíces alemanas, y por mucho tiempo, catedrático de la Universidad Estatal de Nueva York (SUNY), impulsor del análisis de sistemas de la Economía-Mundo, escribe normalmente en el sitio de internet, Rebelión. En él, publicó el artículo: “China y los Estados Unidos: ¿rivales, enemigos, socios?” http://www.medelu.org/Chine-et-Etats-Unis-rivaux-ennemis, donde se hacen varios planteamientos que giran sobre este fenómeno: ¿quién depende de quién?

Sus análisis clásicos de dependencia-interdependencia-independencia siguen siendo válidos para explicar los fenómenos económicos de la también compleja relación México-Estados Unidos. Hemos sido los pioneros en aumentarle a ese análisis, el tema multi-dimensional y multi-factorial, pues muchos tienden no solo a copiar, sino a copiar mal los esquemas de reproducción y ampliación del modelo clásico de acumulación, pues André Gunder Frank (otro de mis maestros estrellas del doctorado neoyorkquino)  chileno-alemán y uno de los principales impulsores de la llamada Teoría de la Dependencia, era muy crítico del modelo de acumulación de capital mexicano, al que el reconocía como Capitalismo de Estado, pero no entendía, a veces por dogmatismo izquierdista, que ese modelo había tenido su fuerza ideológica en la Constitución de 1917, que se había nutrido en los años 60s de la CEPAL de Santiago de Chile y de las ideas del economista argentino Raúl Prebisch, que en realidad era una especie de marxismo-estructuralista.

Luis Echeverría Álvarez. Foto: Especial
Luis Echeverría Álvarez. Foto: Especial

Una economía moderna debe de tener muy bien cimentadas sus bases mediante una sólida y fuerte infraestructura. Luis Echeverría Álvarez-LEA, proveniente de esa escuela de pensamiento latinoamericano, fue el gran constructor del Capitalismo de Estado y China copió/adoptó perfectamente ese modelo económico que hoy la tiene en su pedestal, solo que LEA no entendió correctamente los cambios financieros del Imperio y del grupo que se estaba adueñando de EUA y del mundo, que se consolidaba rápidamente a la muerte de FDR, con Ike Eisenhower, Nixon, Reagan y los Bushes, los Clintonitas Obámicos, y tampoco entendió el mismo modelo nacional que no solo era Capitalismo de Estado, sino Colonialismo Interno, nacido a partir de las llamadas 7 Leyes de Santa Anna que modificaron el modelo federalista de la Constitución de 1824.

Las llamadas 7 Leyes dieron origen a la separación de Texas y California, y a punto estuvimos de perder Yucatán, el Noreste, el Noroeste  y Chiapas; el rector de la UNAM, Pablo González Casanova, lo planteó correctamente en su libro DE LA SOCIOLOGÍA DEL PODER A LA SOCIOLOGÍA DE LA EXPLOTACIÓN. Pensar América Latina en el siglo XXI. Antología e introducción por Marcos Roitmann. FLACSO Coediciones-Siglo del Hombre Editores. Bogotá, 2009. Presentado el 3 de septiembre del 2010 en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. http://www.rebelion.org/noticia.php?id=112274 

Nuestra teoría y experiencia en Hacienda, se basa en la política fiscal del Estado Mexicano: el 80% de los ingresos se quedan en el “centro”, o sea,  en la Ciudad de México y su gran área metropolitana de más 20 millones de habitantes y el 20 % se reparte entre los 32 estados de la nación y sus 2,500 municipios, quedándose el 16 %, en las gubernaturas y tan solo el 4 % llega a las 2,500 localidades del país.

Corrado Gini. Foto: Especial
Corrado Gini. Foto: Especial

Si a lo anterior le aumentamos la pésima distribución de la riqueza -medida en el índice de concentración del ingreso o riqueza llamado de Gini, del economista fascista Corrado Gini, asesor económico de Benito Mussolini– veremos que el 10% de la población más rica controla el 60% del Ingreso Nacional. De la población más rica, las 300 familias listadas en Forbes son el auténtico 1% (la Plutocracia), mientras el 60% de la población más pobre apenas recibe el 10% de la riqueza nacional (la Lumpenización, moral, económica y política escribiría Marx).

Gini escribió su polémico libro Las bases científicas del fascismo en 1927; otro de sus libros fue Richezza e reddito (1959), Riqueza y tasas de interés, donde nace la usurocracia que tiene dominado a México desde 1994 y que es una de las partes medulares de la Plutocracia. 

Para entender a Gini, hace falta complementarlo con la curva de Lorenz, llamada así en honor al economista norteamericano Max Otto Lorenz, quien desarrolló su doctorado en la Universidad de Wisconsin-Madison. Su tesis doctoral, fue publicada en 1906, y hecha famosa en 1912, en el libro de texto The Elements of Statistical Method. Y profusamente difundida en los medios académicos en M. O. (1905), Methods of measuring the concentration of wealthMétodos para medir la concentración de la riqueza. en Publications of the American Statistical Association. Vol. 9 (New Series, No. 70) 209-219.

Carlos Marx. Foto: Especial
Carlos Marx. Foto: Especial

La gran mayoría de las llamadas ciencias exactas como la Estadística también están impregnadas de ideología capitalista neoliberal, pues los textos universitarios solo se centran en temas de dispersión y muy pocos en los de concentración de la riqueza, de las tierras, urbanas y rurales y hasta en las acciones bursátiles y habríamos que abrir nuevas áreas de investigación como los puestos políticos de los partidos políticos concentradas en pocas manos, llamadas mafias.

Ahora, la última vertiente del Capitalismo sin ser la más nueva, si es la más dinámica, es la relacionada con el Narcotráfico, mismo que en el caso de México, con el Crimen SA, está produciendo hasta 5 veces su PIB o Economía física. México no solo sufre de la explotación sino de la super-explotación (intensificación, ampliación y tecnificación de la jornada laboral con la misma paga, 5 USD/día frente a los 10 USD/hora de Estados Unidos. (Marx, en su clásico artículo del Chicago Tribune, planteaba que Estados Unidos sería el primer país comunista, porque estaban generándose las condiciones internas y externas para el cambio ideológico, que creemos que con Donald Trump se van a dar)

(*) Economista, Académico y Periodista

http://mexileaks.blogspot.com

Artículos relacionados

El Pacto por México, ¿patente de impunidad?

Redacción Voces del Periodista

La Reforma Militar y sus asegunes

Redacción Voces del Periodista

México, país de cínicos

Redacción Voces del Periodista

Dejar un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.