Voces del Periodista Diario
Opinión Voces Opinión Voces Opinión Mouris Salloum

Derecho a la Información, conculcado por sistema

Voces del Director

Desde Filomeno Mata 8

Por Mouris Salloum George (*)

Para no pocos constitucionalistas doctrinarios mexicanos, el Estado es el Derecho.

Esa idea se funda en el pensamiento jurídico clásico, que informa que el poder económico se defiende solo y por sus propios; en consecuencia, el interés del eslabón más débil de la sociedad debe ser protegido el Estado.

En atención al clamor social, el Constituyente Permanente mexicano impuso que el Derecho a la Información es garantizado por el Estado.

Con expediente en mano, el nuevo gobierno emitió decreto por el cual la propaganda oficial debe tener carácter institucional, con fines informativos, de educación y orientación social, y no de promoción personalizada.

Quién, que crea en la democracia, ¿podría impugnar tan noble propósito?

El gasto en publicidad gubernamental, no es asunto menor, pero, en última lectura, está reservado al control administrativo de la autoridad competente.

Imperativo, un cambio de mentalidad burocrática

Cosa muy distinta, es la observancia plena del Derecho a la Información, asignatura no sólo pendiente en las políticas públicas, sino vulnerada por sistema por agentes del Estado.

De 426 agresiones en 2016 contra ese derecho, 257 fueron imputadas a funcionarios federales, estatales y municipales y a partidos. Nos parece un hecho inadmisible y condenable.

Si la nueva era anunciada gravita en torno una transformación cultural, es obvio que la voluntad política pasa por generar una nueva cultura jurídica y, fundamentalmente, por el cambio de mentalidad de los agentes del Estado responsables, no de tutelar, sino de respetar y hacer respetar el Derecho a la Información, consustancial de la Libertad de Expresión.

Hoy se pretende celebrar el Día de la Libertad de Prensa. El festejo queda sepultado bajo el alud de denuncias que giran en torno al hecho de que el ejercicio periodístico en México, es de los más peligrosos en el mundo.

No cuadra ese estigma en la aspiración democrática de los mexicanos. Hay mucho aún que hacer. Vale.

(*) Director General del Club de Periodistas de México, A.C.

Artículos relacionados

Los tiempos de Meade; no, los de México

Cuando el motor del Estado de México entró en reversa

Feroz ofensiva contra autonomía universitaria

Abraham García Ibarra

Dejar un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.