Voces del Periodista Diario
Opinión Voces Opinión Voces Opinión Mouris Salloum

Diplomacia mexicana: Una de cal por las que van de arena

Voces del Director

Desde Filomeno Mata 8

Por Mouris Salloum George (*)

Si en su demencial extravío en busca de un segundo mandato presidencial Donald Trump se proponía convertir la Organización de Estados Americanos -OEA: 35 miembros de número- en un herradero, lo está logrando con creces.

A finales de la semana pasada, la 49 Asamblea General de la OEA, en Medellín, Colombia, fue reventada por la obcecación del secretario general, el uruguayo Luis Almagro, de borrar del mapa continental el gobierno bolivariano de Venezuela.

Subrayamos la nacionalidad de Almagro, porque, marcando un hito histórico, la delegación de la Republica Orienta de Uruguay se retiró del recinto de la Asamblea.

En el encuentro de los gobiernos americanos, la orden del día consideraba fundamentalmente los desafíos que implican el problema migratorio centroamericano, la crisis humanitaria derivada de esta situación, y el proceso de pacificación de Colombia, país anfitrión de la Asamblea General, cuyo canciller Carlos Holmes Trujillo apenas acababa de rendir su protesta como presidente del malogrado evento.

El sicario de Trump, Almagro, sin embargo, permaneció montado en su macho que puso a galope desde abril pasado, exigiendo el reconocimiento del embajador personal del sedicente Presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, que pretende acreditar a su chalán Gustave Carné como titular único de la representación venezolana.

México, Bolivia, Nicaragua, Granada, Antigua y Barbados, San Vicente, Las Granadinas, Surinam, Dominica y Trinidad y Tobago, le rompieron el esquema a Almagro, quien, en los hechos, desde hace más de dos años se arroga el papel de ministro plenipotenciario de Washington.

Por cuanto corresponde al Estado mexicano, en la protocolización de las jornadas y en el informe de credenciales, demandó se inscriba en las minutas su puntual rechazo a todo acuerdo de la Asamblea y del Consejo Permanente que vaya en contra de los principios fundacionales de la OEA.

Si uno voltea la mirada hacia los dos años anteriores de “diplomacia” peñista, bien vale aplicar la conseja popular: Una de cal por las que van de arena. Lo que habría que preguntarse, es si la OEA tiene aún un futuro cierto. Digno, sobre todo.

(*) Director General del Club de Periodistas de México, A.C.

Artículos relacionados

Geografía del dolor y de la indiferencia en México

VOCES OPINIÓN Por: Mouris Salloum George

Mouris Salloum George

De lo que se salvó la República

PAN: Una piedra sobre dos tejados

Abraham García Ibarra

Dejar un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.