Voces del Periodista Diario
Opinión Voces Opinión Voces Opinión Abraham García

El cínico encanto de la burguesía neoliberal

La Piedra en el Zapato

Por Abraham García Ibarra

La indulgencia y la impunidad, son comadres alcahuetas. La primera la otorgan ministros de la Iglesia a los pecadores confesos; si es plenaria, mucho más gratificante. La segunda la conceden agentes del Estado. Comadres, son también parteras de la corrupción, cuya fase superior, según estudios jurídicos y sociológicos, es la economía criminal, marca de nuestra casa republicana.

Investigaciones durante la segunda mitad del sexenio de Enrique Peña Nieto cuantificaron, para ponerlo en números redondos, en un billón de pesos al año (un millón de millones) el costo de la corrupción público-privada, producto, podríamos sospechar, de delincuencia organizada.

Vieja la conseja popular, advertía, entre abogados de veas. Abogados en estos días protagonizan los registros más morbosos de nuestros medios de comunicación. Uno de ellos formado por la Universidad Panamericana, alma mater del individuo antes nombrado, mexiquense, para más señas.

Las piedras de escándalo astillan no pocos tejados encristalados, pero, a final de cuentas, es más el ruido que las nueces.

Muchas leyes y pocas sentencias condenatorias

Delincuencia organizada, para que lo entendamos en el llano, puede asociarse a diversos tipos penales del orden federal, que se supone debe prevenir, investigar y castigar un conjunto de 13 leyes específicas, un código penal y un código fiscal de la Federación. Sólo a manera de ilustración, entre esos delitos están los de tráfico de influencias, cohecho, fraude y otros.

Con las incesantes reformas a la Constitución General, a sus leyes secundarias y a los códigos citados, especialistas en la materia afirman que se ha perfeccionado la seguridad jurídica y que el sistema de Justicia Penal es hoy más garantista, equitativo y humano. Esos especialistas no especifican para quien.

Los delitos económicos en México “no son graves”

Si de Economía criminal hablamos -que tiene su caldo de cultivo en los delitos de cuello blanco-, podemos datar en la década de los noventa la gestación de la impunidad cuando empezaron a despenalizarse los crímenes económicos, lo mismo si se perpetran contra el Estado o entre pares de la iniciativa privada. Se les tipifica ahora como no graves.

Por lo pronto, entre las garantías que se conceden a un justiciable, está, antes que todo, la presunción de inocencia hasta que una instancia jurisdiccional dictamine lo contrario.

El poder constituyente usurpado por la Cámara de Diputados

Estamos en los noventa: Constitucionalistas mexicanos concluyen que, en la LV Legislatura federal, se produjo un fenómeno insólito: De facto, la Cámara de Diputados se apropió del poder constituyente permanente. En esa legislatura, precisamente, se hicieron reformas al artículo 20 de la Carta fundamental, referido a las facultades del Ministerio Público federal.

La LV Legislatura fue, de hecho, la primera en que, en San Lázaro, operó la Alianza estratégica que fue pactada en diciembre de 1988 entre Carlos Salinas de Gortari y la nomenclatura del PAN, en la que se encontraba Diego Fernández de Cevallos (en dicha legislatura coordinador de su bancada).

Rescatamos aquel pacto para subrayar el dato de que, en la composición de aquella cámara, el PRI acreditó 320 diputados y el PAN 89. Total, 409. Una sobrada mayoría calificada para acometer reformas constitucionales.

Con un potencial de 240 votos ventaja del PRI sobre el PAN, la bancada azul, sin embargo, redujo esa diferencia por la calidad profesional, experiencia en el litigio judicial y su dominio de la técnica jurídica de sus integrantes.

Privatizaciones, contrarreformas, calor al clero…

Destacamos a las figuras de la fracción panista en San Lázaro: El nombrado Diego Fernández de Cevallos (en 1994 candidato presidencial), Felipe Calderón Hinojosa (después presidente de la Republica), Fernando Gómez Mont (más tarde secretario de Gobernación con Calderón), Juan de Dios Castro (luego visto como subprocurador de la Procuraduría General de la República) y Fauzi Hamdan Amad (ya en la siguiente década rector de la Escuela Libre de Derecho). Todo un trabuco parlamentario.

Por la LV legislatura analizada pasaron reformas para la reprivatización del sistema de banca y crédito, la contrarreforma agraria, la restitución de derechos políticos al clero, etcétera.

El transitorio que le dio a Fox la Presidencia

Fue tanto el poder legislativo de esa camada, que reformó incluso mandatos constitucionales con ejecución -al través de artículo transitorio-, en siguiente sexenio, el de Ernesto Zedillo Ponce de León quien, por cierto, cedió al PAN la Procuraduría General de la República, en la persona de Fernando Antonio Lozano Gracia.

El transitorio recordado se coló de contrabando en la reforma del artículo 82, por el que se tumbó el impedimento a hijos de extranjeros para acceder al poder presidencial, acaso con dedicatoria a algún miembro del gabinete de Salinas de Gortari, aunque el ganón fue Vicente Fox Quezada (quien ya la había quitado la zeta al apellido materno para dejarlo en Quesada).

Secuestro y liberación del “Jefe” Diego

De los panistas antes nombrados recuperamos a Fernando Gómez Mont, Lozano Gracia y Fernández de Cevallos.

El jefe Diego fue secuestrado en 2010. La representación de la familia fue asumida por el ex procurador federal Lozano. Gómez Mont, titular de Gobernación, pretendió imponer silencio a los medios sobre el secuestro.

Desde su declinante campaña presidencial y su derrota en 1994, Fernández de Cevallos no había perdido su dinámica mediática. Para 2004-2006 pastoreaba la bancada panista en el Senado, una de cuyas figuras era el priista Emilio Gamboa Patrón.

Su nombre fue repetido mil veces en el escándalo de los videos grabados por Carlos Ahumada Kurtz, en los que el protagonista central fue René Bejarano, casualmente diputado por el PRD a la célebre LV Legislatura, en la que estuvo Diego.

Las gratas convivencias en rumbosos eventos sociales

Unos cuantos meses después de su liberación por sus secuestradores, Fernández de Cevallos mantenía su protagonismo político. Fue invitado especial a una postinera boda celebrada en el recinto del Colegio de las Vizcaínas, de la Ciudad de México, a fines de marzo de 2012.

Una revista del corazón publicó una reveladora fotografía de ese rumboso evento en la que aparecen Fernández de Cevallos con la sonriente compañía de Carlos Salinas de Gortari, Emilio Gamboa Patrón, Manlio Fabio Beltrones Rivera y el contratista favorito de Pemex, Ramiro Garza Cantú.

En retratos aparte aparecen en la misma publicación, Raúl Salinas de Gortari, el ex gobernador del estado de México, Arturo Montiel Rojas, el gobernador del miso estado entonces en funciones, Eruviel Ávila Villegas, el ex dirigente nacional del PRI, Roberto Madrazo Pintado y, como dicen los cronistas de sociales, “otros que escapan a nuestra memoria”.

Algunos de esos personajes fueron vistos más recientemente en otra boda del mismo clan familiar, donde se vio ahora al feliz ex presidente Enrique Peña Nieto con su nueva novia; así como a Claudia Ruiz Massieu Salinas, dirigente nacional del PRI y su antecesor, Enrique Ochoa Reza; Aurelio Nuño, ex secretario de Educación de Peña Nieto, y el ex procurador Alberto Elías Beltrán, etcétera.

La cita interrumpida con Carlos Romero Deschamps

En las últimas horas los medios electrónicos ponen a cuadro nombres e imágenes de los hermanos Salinas de Gortari, Carlos Ahumada, Fernández de Cevallos, Emilio Gamboa Patrón, Manlio Fabio Beltrones Rivera, Mario Ruiz Massieu (difunto ex cuñado de los Salinas de Gortari); de los ex gobernadores priistas Mario Villanueva Madrid, Roberto Borge Angulo y Eugenio Hernández Flores.

A esa lista se agregan los nombres de Eduardo Fernández, ex presidente de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, y el del infaltable líder petrolero Carlos Romero Deschamps.

Por un lapsus se nos pasaba identificar al anfitrión de los dos festejos matrimoniales a los que hicimos referencia en párrafos anteriores: Juan Collado Macelo. A éste se le relaciona como abogado en diversas causas de los citados Salinas de Gortari, Ahumada, Gamboa, Beltrones, Mario Ruiz Massieu, Romero, Villanueva, Borge, Hernández y Fernández.

Juan Collado Macelo fue capturado ayer por agentes federales en un restaurante citadino donde departía con Romero Deschamps. Se le implica en presuntos delitos federales. Es cuanto.

Artículos relacionados

Hoy lloro por tu libertad: la verdad sobre María Antonieta

Redacción Voces del Periodista

Peña Nieto y “el pantano mexicano”

Mouris Salloum George

Ahí viene, la Cumbre de las Américas

Dejar un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.