Voces del Periodista Diario
Abraham García Opinión

El fuego nuevo no quema la corrupción

La Piedra en el Zapato

Por Abraham García Ibarra

Hace dos semanas, incursionamos por el Cerro de la Estrella de la alcaldía de Iztapalapa, Ciudad de México. La pulsión reporteril nos llevó a sentir los rituales en los que se enciende el fuego nuevo. En las horas siguientes, se conmemoraría el estallido de la Revolución mexicana, un movimiento de catarsis y renovación.

¿Algo que ver con la Cuarta transformación o con la Cuarta República, según prefieren algunos exégetas? La asociación de ideas es inevitable.

Pero aquél fue un ejercicio de trabajo de campo periodístico. Ya en las tareas de mesa, nos encontramos un expediente con folio 97/ 2004 de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Fue designada ministra instructora la doctora Olga Sánchez Cordero. Materia de la causa fue una controversia constitucional por la que se impugnó el reglamento de la Ley Federal de Juegos Azar y Sorteos (2003), cuya ejecución corresponde a la Secretaría de Gobernación.

El libro que nunca publicó Santiago Creel Miranda

Eran los días en que los publicistas de la transición democrática celebraran el arribo en 2000 de Vicente Fox a Los Pinos. El “político”, dijo uno de sus alter ego, que está desolemnizando la investidura presidencial.

El priista Ernesto Zedillo Ponce de León facilitó una tersa transición, pero algunos miembros del gabinetazo tenían ánimo de ajuste de cuentas: Desencadenaron los mastines contra el tricolor derrotado Francisco Labastida Ochoa. Al tiempo estallaría el escándalo del Pemexgate, en el que se involucró al ex secretario de Gobernación. 

La cartera de Gobernación le fue encomendada a Santiago Creel Miranda. Si mal no recordamos, a los pocos meses de estar despachado en Bucareli, el nuevo responsable de la política interior prendió una mina de mecha corta: Lo que se encontró en la Dirección General de Azar y Sorteos de Segob, da para escribir un libro. Obviamente, se referiría a prácticas corruptas en la dependencia, cabeza de sector de la Lotería Nacional y Pronósticos Deportivos.

Propone Marta Sahagún el empoderamiento de las mujeres

A decir verdad, nunca vimos una página de esa obra-denuncia, pero la referencia nos remite a otra novedad. Desde Los Pinos, la entonces encargada de la Dirección de Comunicación Social de la presidencia, Marta Sahagún Jiménez tomó una iniciativa para el empoderamiento de las mujeres mexicanas.

Será por eso que, en esos mismos meses, fue presentada en sociedad la fundación Vamos México, bajo control y gestión de la hiperactiva zamorana. Su misión, transformar la vida desde el corazón.

 Antes de que la institución cumpliera dos años, especialistas en estudios sobre Asistencia Pública empezaron a detectar un déficit en la administración de esa entidad privada en las asignaturas de transparencia y rendición de cuentas.

La “Providencia” favoreció con bolsa mayor de Melate a Zamora

Por aquellos meses, un leído e influyente periodista metropolitano soltó la bomba: Una gorda bolsa de Melate favoreció a Zamora, Michoacán. La bendición de Dios, se dijo en aquella ciudad, serviría para reanudar la obra de la catedral, conocida coloquialmente como La inconclusa. El gótico recinto se había iniciado en 1862 e interrumpido durante y después de la Revolución.

Aunque sucesivos titulares de la Diócesis, habían bregado cristianamente por el rescate y la conclusión de la catedral, tocó al obispo Carlos Suárez Cázares la milagrosa oportunidad de ver culminado el Santuario.

Por esas cosas tan absurdas de la vida, por intercesión directa del papa Benedicto XVI, en diciembre 2006 Suárez fue cesado de manera fulminante, por motivos graves. Invocando el canon 401, párrafo segundo, las causas de la defenestración se mantuvieron protegidos por el secreto pontificio.

Legionarios de Cristo y presidencia de la República en condominio

Recorrido ese sórdido atajo, retomamos el hilo conductor: Desde su juvenil retorno de Dublín, Irlanda, Sahagún Jiménez combinó sus vocaciones religiosas con sus inquietudes políticas. Por las primeras, fue un valioso activo de la asociación seglar Regnum Christi y la congregación Legionarios de Cristo, del célebre sacerdote también michoacano, Marcial Maciel Degollado.

Por las segundas inquietudes, Sahagún Jiménez contendió por la alcaldía de Celaya, Guanajuato, por el PAN: Perdió. Le fue mejor: En esa entidad, a la postre conoció a Vicente Fox, del que fue colaboradora en el gobierno estatal. Lo siguió a Los Pinos y compartió la presidencia en condominio, desde la cual se pretendió gestar la sucesión adelantada. El PAN le metió zancadilla.

A mitad del sexenio foxista, apareció como en caballo de hacienda el secretario de Gobernación, el citado Creel Miranda. No parecía tener enemigo al frente en su carrera rumbo a Los Pinos. Pero los designios de Dios son inescrutables.

Creel y el repartidero de franquicias para juegos de azar

Para 2003, el inquilino de la Casona de Cobián ya se había olvidado del libro que anunció dos años antes. Su esfuerzo se enfocó a la reforma de la Ley Federal de Juegos Azar y Sorteos.

Alguien recordó en esos días que, en 1937, el presidente Lázaro Cárdenas decretó la prohibición de los juegos de apuestas. El presidente católico, Manuel Ávila Camacho los relanzó. Miguel Alemán Valdez abrió el mercado lúdico. De todas formas, Creel Miranda logró que se aprobara su iniciativa.

La bronca la desató el Reglamento. Ahí apareció la Litis que llevó a sus objetores a la Corte, con la controversia constitucional a la que nos referimos al inicio de estas notas.

En lo que la instancia jurisdiccional seguía su agenda, hacia mayo-junio de 2005 se destapó la Caja de Pandora. A punto de renunciar a su encargo para responder a las encuestas que lo aclamaban como futuro candidato presidencial del PAN, alguna mente perversa sacó a balcón un secreto bien guardado. Se habían repartido a granel cientos de franquicias para la operación de centros de apuesta.

La mano de fierro de “monseñor” Abascal Carranza

“Casualmente”, los gestores finalmente favorecidos fueron dueños o accionistas de empresas de comunicación electrónica. Mire usted en que manos quedó la suerte de Santiago Creel Miranda. Fue conocido como monseñor. Su nombre real es Carlos María Abascal Carranza, quien de la Secretaría de Trabajo y Previsión Social pasó a Bucareli.

Hijo del santón cristero Salvador Abascal Infante, don Carlos María no se apiadó: Interpuso un recurso ante la Corte como parte de una doble investigación judicial-administrativa. Cesó a los subsecretarios Armando Salinas Torre y Ricardo García Cervantes, aunque un tercero, Felipe González González asumió toda la responsabilidad por el abortado enjuague.

De todas formas, para Creel Miranda, ahí terminó el corrido. Aunque la maestra Elba Esther Gordillo Morales quiso hacerle el paro, declinado por el precandidato, otro michoacano, Felipe Calderón dio golpe de timón a Los Pinos.

Con El hijo desobediente se rehabilita a Carlos Suarez Cázares

Sorpresas te da la vida: En noviembre de 2008, el Episcopado Mexicano celebró su 86 Asamblea, con la asistencia de El hijo desobediente. Ahí hizo su paseíllo el ex obispo de Zamora, Carlos Suárez Cázares: Fue rehabilitado y ocupado en la Arquidiócesis de Morelia.

En 2012, oootra vez la Asistencia Pública fue puesta en entredicho, ahora en Pronósticos Deportivos: La bolsa mayor de Melate quedó en familia. Se simuló el sorteo, pregrabado. Siempre bajo anonimato, se hizo un corredero de operadores que se quedaron con el santo y la limosna. Multas e inhabilitaciones a pasto. Ahí no pasa nada.

Ahora, Olga Sánchez Cordero es Secretaria de Gobernación

La última y nos vamos: En enero de 2007 el Pleno de la Corte atendió la controversia constitucional comentada, La ministra instructora, Sánchez Cordero no asistió por licencia. Actuaron el ministro José Ramón Cossío y tres secretarios de instrucción. Pero esta es ya otra historia.

La ex ministra judicial Sánchez Cordero es ahora la titular de la Secretaría de Gobernación. La rueda gira y gira; la tómbola de la Lotería Nacional también. Monterrey sigue de plácemes. Las cosas que uno recuerda cuando asiste a los ceremoniales del fuego nuevo. Es cuanto.

Artículos relacionados

Crisis petrolera desencadena crisis social

VOCES OPINIÓN Por: Mouris Salloum George

Redacción Voces del Periodista

El emperador desnudo

Redacción Voces del Periodista

En Occidente, todos somos mentirosos

Redacción Voces del Periodista

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.