Voces del Periodista Diario
Opinión

El nudo gordiano de la violencia criminal

Ruta México

Por Álvaro Aragón Ayala

Por causas de cronología, sensacionalismo y longevidad, el Triángulo dorado de la droga ocupa desde hace medio siglo los primeros planos del periodismo y de la literatura negra, y más recientemente de la cinematografía y de la televisión comercial.

No faltan motivos: Aunque se ha tenido un cuidado selectivo para no vender como protagonistas a un directivo nacional de la Asociación de Banqueros de México, un empresario agroindustrial que contendió por la Presidencia de México, un poderoso ganadero de factura trasnacional y algunos ex gobernadores, sobran personajes emanados de la raza y consumibles por la raza. Incluso, un capo del sexenio al despuntar el siglo XXI.

Es lo que ha puesto en cartelera al litoral del Pacífico y específicamente a los estados de Sonora, Sinaloa, Jalisco y entidades intermedias. Pero El Golfo y el Caribe también tienen su historia, aunque no ha aparecido aún el libretista que escriba las tramas comercializables. Una podría ser: De cómo La casta beduina desplazó en la Península de Yucatán a la casta divina.

Los personajes caracterizados líneas antes pertenecen al periodo populista, pero de la era neoliberal tenemos un amplio repertorio, a saber:

Los personajes “inéditos” del Golfo y el Caribe

Al arrancar la década de los ochenta, los registros periodísticos y ministeriales hablan del banquero que saqueó las bóvedas de su institución, sobre todo el inventario en dólares y acaso algunos lingotes de oro en Tamaulipas. En Nuevo León, otro notable banquero hasta mereció corridos en mérito de sus trapacerías.

En Yucatán, Tabasco y Veracruz sobrevive una figura galardonada en su oportunidad como joven empresario del año; indiciado en México, anduvo prófugo en el extranjero y, rehabilitado, se mantiene activo en el mundo de los negocios.

De Quintana Roo y de Tabasco, son dos gobernadores que abrieron la lista de notables: El primero extraditable y extraditado, confeso en Corte de Nueva York de lavado de dinero del narcotráfico, goza ahora de su repatriación a México.

La historia reciente habla de dos ex gobernadores de Veracruz implicados en la sórdida empresa del narco y otras chuladas. Uno de ellos está preso y su esposa fugitiva.

El vertiginoso ascenso del Cártel del Golfo y de Los Zetas

Por el litoral del Golfo, Tamaulipas se lleva las palmas: Al menos cinco ex gobernadores han sido relacionados con el Cártel del Golfo, primero, y con los Zetas más tarde. De la primera década de este siglo, dos de ellos están sujetos a proceso en cortes judiciales de los Estados Unidos, particularmente de Texas.

De Chihuahua, hay constancias de la desaparecida Procuraduría General de la República (década de los noventa) de que, con testimonio de testigo protegido, se nombra a otro ex gobernador como protector de jefes de El cártel de Juárez. Después de concluido su mandato, fue incorporado al gabinete presidencial.

Los registros anteriores datan de la década de los ochenta, específicamente a partir de 1988 en que, después de la persecución y captura de los capos del Cártel de Guadalajara, acometidas en 1989, fueron encumbrados los hermanos García Ábrego (Tamaulipas, Nuevo León, y de ahí hacia el sur, hasta llegar a la Riviera Maya).

Apología de la violencia y exaltación del crimen

Sólo un dato más, no precisamente accesorio: Hace una década, se tuvo noticias de que la Secretaría de Educación Pública de Sonora aplicó una encuesta a alumnos de nivel secundaria sobre, ¿qué te gustaría ser de grande? Un considerable número de adolescentes encuestados respondió: Sicario.

Ese es el punto: La impunidad desde las agencias del Estado y la exaltación de ciertas figuras antisociales en los medios de comunicación, preferentemente los electrónicos, glorifica el crimen. Lo hace conducta imitable.

La vieja legislación en materia de Radio, Televisión y Cinematografía prohibía e imponía penalizaciones, incluso con la cancelación de concesiones, por exhibición de programaciones que hagan apología de la violencia.

Lo que la escuela enseña en la mañana, se destruye por las tardes

La dirección general de RTC ha dependido de la Secretaría de Gobernación. A partir de 2001, la Auditoría Superior de la Federación (ASF) de la Cámara de Diputados, empezó a reportar constantes transgresiones a la ley y recomendar su enmienda: Nada pasó.

Desde el sexenio pasado, la oferta en la televisión comercial mexicana, con producciones internacionales y ahora nacionales, acapara las carteleras y horarios Triple A con biografías y narrativas de los más afamados cárteles latinoamericanos y sus jefes, algunos europeos y hasta de Medio Oriente. Sólo por excepción, hay señales de las mafias estadunidenses.

La subcultura de la barbarie, pues, no es producto de la espontaneidad. Es un proceso desencadenado y usufructuado mercantilmente, y tolerado largamente por el Estado.

Contra ese fenómeno no hay defensa ni Reforma Educativa que lo contenga: Lo sostiene el clásico: Lo que la escuela enseña por las mañanas, lo malogra la televisión en la tarde y noche. Tenemos ahí, un verdadero nudo gordiano.        

Artículos relacionados

¿El de AMLO será el sexenio de las huelgas?

Redacción Voces del Periodista

En la UNAM está la clave para un México en paz

La “carta de navegación” con Donald Trump

VOCES OPINIÓN Por: Mouris Salloum George

Redacción Voces del Periodista

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.