Voces del Periodista Diario
Opinión Voces Opinión Voces Opinión Abraham García

El petróleo no se vende, se defiende

La Piedra en el Zapato

Por Abraham García Ibarra

Como Tierra y Libertad, banderas revolucionarias de Emiliano Zapata, El petróleo no se vende, se defiende. Es el grito del gentío más escuchado desde la primera presidencia civilista-priista de Miguel Alemán, quien empezó a dar pasos atrás en la Expropiación Petrolera de marzo de 1938.

¿Cuántos muertos han costado desde el alemanismo la lucha por la independencia económica de México y la defensa de la soberanía, sustentadas en el combate nacionalista por los recursos naturales y básicamente la industria energética? Ni los caudillos del Consenso de Washington lo saben, ni les interesa.

No hay memorial en el que puedan sumarse las víctimas mortales y carcelarias de la represión gubernamental desde que en los años cuarenta empezó a gestarse una nueva era del movimiento sindical-popular en defensa del patrimonio de todos los mexicanos.

Encarcelamiento de Hernández Galicia: Aplausos y elegías

Hace 30 años, intelectuales orgánicos -al tiempo mutantes– y sedicentes líderes de opinión cantaban elegías al usurpador Carlos Salinas de Gortari por el encarcelamiento del líder moral del gremio petrolero Joaquín Hernández Galicia, el 10 de enero de 1989.

En el sexenio anterior, Hernández Galicia -cuando se avistaban ya señales del propósito de privatizar Petróleos Mexicanos-, en voz de la dirigencia formal del Sindicato de Trabajadores de la República Mexicana advirtió a Miguel de la Madrid: Si cae Pemex, cae México, cae usted, señor Presidente. Tamaña osadía no podía quedarse sin castigo.

En defensa del uranio contra su privatización

Una década antes, la intención larvada era la privatización del uranio mexicano, mineral ya disputado por las grandes potencias para la industria nuclear de usos bélicos en el marco de la Guerra Fría.

En la amenaza del uso de la energía nuclear se sostenía el equilibrio catastrófico entre las dos potencias dominantes entonces: La URSS y los Estados Unidos.

Salió al paso de ese perverso objetivo Tendencia Democrática Electricista, movilizada por el sindicalista michoacano Rafael Galván.

Por supuesto, parte de esa corriente era el Sindicato Nacional de la Industria Nuclear, pero en el centro de gravedad de la lucha se encontraba todo el sector energético, la industria ferroviaria y las actividades consideradas estratégicas para el desarrollo nacional

El movimiento encabezado por Galván fue combatido por grupos de choque cetemistas desde el interior del Sindicato de Trabajadores Electricistas de la República Mexicana.

Represión: El pretexto más socorrido, el sabotaje

La acción represiva fue asumida por el Ejército con la coartada de la perpetración de sabotajes contra las instalaciones de la Comisión Federal de Electricidad.

¿Muertos? Nunca se cuantificaron. Despidos masivos contra la disidencia y no pocos encarcelados, son datos documentados puntualmente por los diarios y retomados en diversos ensayos sobre el charrismo sindical, domesticado y corrupto.

El expediente más consultado, sin embargo, es el del Movimiento Sindical Ferrocarrilero, desprendimiento del Sindicato de Trabajadores Ferrocarrileros de la República Mexicana, liderado aquél por Demetrio Vallejo, activo el oaxaqueño desde 1948 y blanco del vallejazo de 1959.

Doce años en el Palacio de Lecumberri pasó el líder acompañado de Valentín Campa, Gilberto Rojo y otros dirigentes obreros.

Si bien la lucha vallejista se centró en el reclamo de reivindicaciones laborales, en el conjunto de la agenda de dicho movimiento estuvo la defensa de la soberanía nacional.

Los trenes rigurosamente desnacionalizados

Como en el caso de los electricistas, no hubo accidente de ferrocarril que no se imputara como sabotaje a los luchadores contra los charros.

Al ponerse a caballo la idea de la desnacionalización de los Ferrocarriles Nacionales, entre 1986 y 1977 se registraron, sólo en las rutas del Ferrocarril del Pacífico, tres “accidentes” de trenes. Saldo: 176 muertos y 213 heridos, únicamente en Sinaloa y Sonora.

Fue la “justificación” para acusar a la dirección de la empresa y sus obreros de incompetencia administrativa, corrupción y venta o herencia de plazas por los dirigentes sindicales, etcétera.

Privatizados y desnacionalizados los ferrocarriles, sólo un recuento de 2018 reporta un incremento de 104 por ciento de accidentes en diversas rutas del país, respecto de 2917.

No es dato menor que, en dos décadas de operación privada, apenas si se pueden medir en algunos kilómetros más la longitud del sistema ferroviario.

Entre los concesionarios de ferrocarriles se distingue uno porque aparece entre los 16 mexicanos nominados como los más ricos del mundo.

Sistema de banca y crédito, el más fraudulento del mundo

El sistema de banca y crédito iba ser, a decir en 1990 por los perpetradores de su privatización, de los mexicanos, administrada por los mexicanos y para los mexicanos.

Hoy, la banca y servicios asociados son controlados por corporativos extranjeros que remiten sus ganancias a sus matrices, aparecen como campeones en la consumación de millones de fraudes a los usuarios mexicanos y son objeto de incesantes sabotajes electrónicos.

La mayor de las veces se acusa de esos fraudes a personal de ventanilla cesado que, desde la privatización y desnacionalización del sistema, han quedado en la indefensión de sus derechos laborales.

El nuevo orden feudal internacional

Aunque gallina desplumada, la industria petrolera sigue siendo la joya de la corona de la economía mexicana. Los coyotes la acechan día y noche desde el interior y sobre todo del exterior del país.

En estas horas se reúne, como todos los años, en Davos, Suiza, el Foro Económico Mundial.

Aunque las agencias financieras multinacionales reducen las expectativas de crecimiento mundial para 2019 y 2020, el fin irrenunciable de los globalizadores sigue siendo el mismo: Imponer a las economías melifluamente denominadas periféricas, como la de México, el Nuevo Orden Feudal Internacional.

Los compatriotas lloran a sus muertos víctimas del huachicol. Hoy, la oración se cambia por pasiva: Los sedicentes líderes de opinión ya dictaron su veredicto: Es el Ejército el culpable de la tragedia en el estado de Hidalgo, por negligencia.

Entre los acusadores aparecen algunos que practican el huachicol periodístico. Es cuanto.

Artículos relacionados

No despertar al México bronco

Mouris Salloum George

¿En qué museo quedó la Doctrina Social Cristiana?

Abraham García Ibarra

Instantáneas sobre el México en Paz

Abraham García Ibarra

Dejar un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.