Voces del Periodista Diario
Opinión Rodolfo Ondarza Rovira

El tiempo en un presente de pandemia. Reflexiones de Año Nuevo

Por Rodolfo Ondarza*

¿Qué es el tiempo y qué es la vida en relación al tiempo?

Un año más, o un año menos, el tiempo fluye, pasa y no se detiene, como el agua en las clepsidras de Galileo. El efímero presente se desvanece transformándose en pasado siendo, aunque alterado, parte de nosotros y nuestra memoria, y a cada momento confrontamos el futuro.

El poeta define a su modo el tiempo

Sobre el poder del tiempo

Todo lo muda el tiempo, Filis mía,
todo cede al rigor de sus guadañas:
ya transforma los valles en montañas,
ya pone un campo donde un mar había…

José Cadalso

Intervalo

Arquitecturas instantáneas

sobre una pausa suspendidas,

apariciones no llamadas

ni pensadas, formas de viento,

insubstanciales como tiempo

y como tiempo disipadas…

Octavio Paz

Interpretación de José

Que el río jeroglífico haya sido

del tiempo -gran señor- prueba es bastante

que siempre corre y siempre va delante,

sin que nuca haya atrás retrocedido…

Pedro Calderón de la Barca

De acuerdo con Albert Einstein el espacio y el tiempo son indisolubles y se influyen mutuamente, y los fenómenos se experimentan de distintas maneras según el estado de movimiento de los observadores. El tiempo es relativo y se dilata haciéndose más notoria la desaceleración del reloj a medida que un objeto se aproxima a la velocidad de la luz, el tiempo también transcurre con mayor lentitud cuando un cuerpo experimenta una fuerza gravitacional mayor.

Y al igual que los poetas, los científicos concuerdan en que el tiempo va siempre adelante y jamás hacia atrás. Los fenómenos van entonces van del orden al desorden siguiendo la entropía de acuerdo con la segunda ley de la termodinámica. La naturaleza unidireccional de los procesos termodinámicos establece una dirección del tiempo.

De acuerdo a estas teorías, nuestro pasado sigue existiendo en otro plano ya que los acontecimientos de nuestras vidas ocurren en un espacio-tiempo diferente.

Algo tan misterioso y fascinante para la ciencia como lo es el tiempo nuestro cerebro sólo puede interpretarlo en términos de pasado, presente y futuro.

En este sentido prefiero combinar un poco el pensamiento de los artistas, de los filósofos y de los científicos, y creer en las libertades y el libre albedrío, aprendiendo de un pasado y de la experiencia, para no repetir errores y poder crecer y desarrollarnos manteniendo la esperanza de cambio de nuestra especie cada año nuevo.

Como médico y como mexicano defino al tiempo como la expectativa, como la esperanza y calidad de vida.

Necesariamente, entonces, mi concepto del tiempo como médico tiene que ver con el cuánto y cómo transcurrimos nuestro tiempo de vida, y debo relacionarlo con la pandemia.

De acuerdo con información anterior a la pandemia COVID-19 la esperanza de vida en México es en promedio de 76.6 años para ambos sexos para aquellas personas nacidas a partir del 2016, de 79.2 años para las mujeres y de 74 años para los hombres. Lo anterior de acuerdo con el Reporte de Estadísticas Sanitarias Mundiales 2020 de la Organización Mundial de la Salud (OMS). (https://www.eleconomista.com.mx/arteseideas/Esperanza-de-vida-en-Mexico-crecio-a-76.6-anos-informa-la-OMS-20200513-0144.html).

Somos un país con cerca de 128 millones de habitantes y más de 750,000 muertes al año, de acuerdo con datos pre pandemia COVID-19 (https://www.gob.mx/conapo/acciones-y-programas/conciliacion-demografica-de-mexico-1950-2015-y-proyecciones-de-la-poblacion-de-mexico-y-de-las-entidades-federativas-2016-2050, https://datos.gob.mx/busca/dataset/proyecciones-de-la-poblacion-de-mexico-y-de-las-entidades-federativas-2016-2050).

Dura menos un hombre que una vela

pero la tierra prefiere su lumbre

para seguir el paso de los astros.

Dura menos que un árbol,

que una piedra,

se anochece ante el viento más leve,

con un soplo se apaga…

Eugenio Montejo

Si se emplean las proyecciones del Institute for Health Metrics and Evaluation (IHME), centro de investigación sobre salud global independiente de la Universidad de Washington para calcular los cambios en la esperanza de vida en México a partir de la pandemia se encuentran en promedio 86,636 muertes y de 95?062 muertes en el escenario alto para el mes de julio de 2020 (http://www.healthdata.org). En julio del año pasado se reportaban más de 43,370 fallecimientos en México por causa del COVID-19. Recordemos que iniciamos este 2021 con 125 mil 807 defunciones.

Tomando en consideración estas cifras es posible calcular el  impacto en la esperanza de vida en México.

Empleando estos datos promedio se ha estimado que la esperanza de vida nacional desciende a 76.99 (-1.07) y 70.56 (-1.77) años para mujeres y hombres, respectivamente. Estas son cifras parecidas a la esperanza de vida en 1997 en México para los hombres y 1999 para las mujeres (https://datos.nexos.com.mx/?p=1557).

De acuerdo con la OMS la esperanza de vida había subido 5,5 años a nivel global desde el año 2000 (https://www.infobae.com/america/mundo/2019/04/04/segun-la-organizacion-mundial-de-la-salud-la-esperanza-de-vida-en-el-mundo-subio-55-anos-desde-el-ano-2000/), sin embargo, la reducción en la esperanza de vida, a partir de esta pandemia, es un fenómeno a nivel mundial.

De acuerdo al International Institute for Applied Systems Analysis (IIASA) el COVID-19 podría reducir la esperanza de vida en regiones severamente afectadas por esta pandemia. El COVID-19 podría causar una disminución en la esperanza de vida en muchas zonas del mundo. Los investigadores recordaron que “Europa tardó casi 20 años para que la esperanza de vida promedio al nacer aumentara en seis años, de 72,8 años en 1990 a 78,6 años en 2019. Por lo tanto, el COVID-19 podría retrocedió este indicador en 2020 a los valores observados hace algún tiempo. Sin embargo, no sabemos qué sucederá más adelante. En muchos países, la mortalidad por COVID está disminuyendo fuertemente” (https://iiasa.ac.at/web/home/about/news/200917_-_Covid-19_and_life_expectancy_.html, https://journals.plos.org/plosone/article?id=10.1371/journal.pone.0238678, https://www.infosalus.com/salud-investigacion/noticia-covid-19-podria-causar-disminucion-esperanza-vida-muchas-zonas-mundo-20200918065932.html, https://es.weforum.org/agenda/2020/05/la-esperanza-de-vida-global-ha-aumentado-en-los-ultimos-65-anos-esta-animacion-lo-muestra-en-solo-13-segundos/).

Por otra parte, el 42.42% de los fallecidos, hacia julio pasado, era joven, contaba entre 18 y 59 años, estaban en plena edad productiva (https://www.animalpolitico.com/2020/08/covid-acaba-generacion-productiva-fallecidos-sustento-familia/).

Además, el 47?% de los casos diagnosticados padecen alguna comorbilidad como obesidad, diabetes, hipertensión, o enfermedades cardiovasculares. Este porcentaje sube a 73?% cuando se analizan las defunciones. Lo que muestra una tasa de letalidad tres veces superior.

De hecho, las principales causas de muerte de los mexicanos son las enfermedades del corazón, con una tasa de 114.2 decesos por cada 100 mil habitantes, le sigue la diabetes mellitus con una incidencia de 85.9 defunciones por cada 100 mil, y los tumores malignos con una tasa de 67.8 muertes por cada cien mil, de acuerdo con las Proyecciones de la Población de México y de las Entidades Federativas 2016-2050 del Consejo Nacional de la Población (CONAPO).

Existe una indiscutible responsabilidad de los gobiernos neoliberales en la existencia de estas enfermedades que agravan los efectos de la pandemia en los mexicanos, lo cual ha sido particularmente importante para las personas jóvenes en edad productiva y pertenecientes a grupos vulnerables.

La esperanza de vida depende de diferentes factores, particularmente de contar con un Sistema de Salud solidario, con atención gratuita y universal, de corte humanitario y humanista, alejado de la tendencia privatizadora impuesta en sexenios anteriores, y de sus pésimas políticas públicas en materia de Salud (COVID-19. La responsabilidad del neoliberalismo en México, Por Rodolfo Ondarza*, https://vocesdelperiodista.mx/opinion/covid-19-la-responsabilidad-del-neoliberalismo-en-mexico/).

La esperanza de vida que hemos tenido los mexicanos nunca ha sido de las mejores, estamos por debajo de Estados Unidos, y ese vecino tampoco está entre los países más privilegiados.

Antes de la pandemia había un abismo de 30 años entre el país líder Japón con 83,98 años y los habitantes de Sierra Leona con 51,84 años de esperanza de vida. Así está la desigualdad en el mundo (https://elordenmundial.com/mapas/paises-mayor-menor-esperanza-de-vida/).

La lucha que debemos tener en común los mexicanos, por sentido común, es aquella que incremente nuestro tiempo y calidad de vida. Y esa lucha es aquella que nos permita un sistema social más justo, equitativo e igualitario, que conlleve políticas públicas inteligentes y honestas orientadas al beneficio social, que elimine la corrupción y la impunidad verdaderamente, que permita una apropiada alimentación, educación, cultura, deporte, trabajo, habitación, seguridad social, y por supuesto un óptimo sistema de salud.

Para los mexicanos nacidos en 1960 la esperanza de vida era de 57,08 años. Para aquellos que nacimos en esa década, o antes de eso, nuestra cuenta es regresiva. Como sobrevivientes contamos la edad como los años que nos quedan de vida. Valoramos los años restantes que nos tenemos para aprovechar el tiempo extra que nos resta de la maravilla que es estar vivos en este universo.

Y regresamos así al concepto de tiempo.

Preciso tiempo necesito ese tiempo

que otros dejan abandonado

porque les sobra o ya no saben

que hacer con él

tiempo

en blanco

en rojo

en verde

hasta en castaño oscuro

no me importa el color

cándido tiempo

que yo no puedo abrir

y cerrar

como una puerta…

Mario Benedetti

Para san Agustín el pasado, presente y futuro se identifican con funciones interiores al ser humano con memoria, atención y espera. En cambio, para santo Tomas de Aquino, siguiendo a Aristóteles el tiempo es el movimiento según el antes y el después, por lo tanto es una función externa.

Para el filósofo Immanuel Kant el tiempo es una intuición que forma parte de la estructura del sujeto cognoscente, con la cual este ordena los fenómenos del mundo según la sucesión y la simultaneidad.

Pienso que lo importante es tener consciencia de uno mismo y del entorno, de los acontecimientos que nos han precedido, incluyendo aquellos en los que no tenemos responsabilidad alguna, como todos aquellos provenientes de ancestros y de nuestra cuna; debemos tener consciencia del milagro de la vida de cualquier ser y de la nuestra propia; de lo irrepetible que es cada momento; que debemos luchar por nuestras libertades y derechos; y que somos responsables de nuestros actos y por lo tanto debemos tener consciencia de que somos quienes queremos ser, que de nosotros depende el porvenir; y sobre todo tener consciencia que hay que vivir cada instante de nuestro tiempo intensamente y con pasión, valorando algo que nunca regresa, por lo cual su desperdicio es algo trágico que atenta contra nuestro pleno desarrollo y el de la humanidad.

Rodolfo Ondarza*, neurocirujano. Activista en defensa de los derechos humanos. Presidente de la Comisión de Salud durante la VI Legislatura de la ALDF. @DrOndarza

Artículos relacionados

Nuevo Orden Feudal: Conspirar para enfermar, para “curar” y matar

Redacción Voces del Periodista

18 de marzo, no es hora de mitos geniales

VOCES OPINIÓN Por: Mouris Salloum George

Redacción Voces del Periodista

Legisladores se unen para grillar, no para legislar

Redacción Voces del Periodista

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.