Voces del Periodista Diario
Abraham García Opinión

En 1988 Salinas le dio el beso de la muerte al PAN

Sinfonía Telúrica

Por Abraham García Ibarra

Después del 2 de julio de 2000, el pensador yucateco Carlos Castillo Peraza, con la nerviosa lucidez que le caracterizaba, hizo una reflexión preventiva. ¡Cuidado! con ganar el poder y perder el partido.

En versión previa, el empresario chihuahuense, Luis H. Álvarez había puesto en ámbar el semáforo: Ganar la presidencia sin perder el partido.

Álvarez fue, durante dos periodos (1987-1992), jefe nacional del PAN. Le sucedió en el encargo Castillo Peraza, quien cedió la estafeta a Felipe Calderón Hinojosa.

De cómo Acción Nacional alquiló su alma al diablo

Antes de que Carlos Salinas de Gortari cumpliera en Los Pinos 48 horas, la nomenclatura del PAN asistió al despacho presidencial a entregar su alma al diablo.

El contrato de compraventa se suscribió bajo el rubro Alianza estratégica, cuyo objeto se describió en letras grandotas: Permuta de legitimidad de gestión por concertacesiones electorales.

A aquel acto de íntimo júbilo reaccionario  asistieron el coordinador entonces de la bancada panista en San Lázaro, Abel Vicencio Tovar, de quien ya se conocía el ensayo Caminos de libertad, y Diego Fernández de Cevallos, quien en 1994 haría campaña por la presidencia de la República. En debate con Ernesto Zedillo y Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano en mayo, el queretano cortó oreja y rabo, pero, “inexplicablemente”, abandonó su hándicap antes de las elecciones de agosto.

Decreto en el que aparece la firma del zacatecano Ricardo Monreal

En pago a las concertacesiones políticas, semanas antes de entregar la banda presidencial el 1 de diciembre de 1994, Salinas de Gortari envió al Congreso de la Unión una iniciativa para reformar el artículo 82 de la Constitución que, en sus líneas nucleares, abrió oportunidad para que hijos de extranjeros accedieran a la Presidencia de México.

El texto de dicho artículo estuvo lejos de ser capcioso: Podrán ser Presidente hijos de padre o madre mexicanos. En el  decreto publicado a finales de junio de aquel año se ve la firma del senador del PRI, Ricardo Monreal Ávila, ahora nuevamente en la Cámara alta por el Movimiento Regeneración Nacional (Morena) como presidente de la Junta de Coordinación Política y adelantado aspirante a la sucesión presidencial 2024.

Antes de que el decreto entrara en vigor, Fox andaba en campaña

En la reforma, en letras chiquitas se incluyó un transitorio: Este decreto entrará en vigor el 31 de diciembre de 1999. Antes de que esto entrara en obligada observancia, ya andaba en campaña por la sucesión de Zedillo el gobernador de Guanajuato con licencia, Vicente Fox Quesada, hijo de madre extranjera -con apellido original Quezada-, nominado por la asociación Amigos de Fox y validado por la jefatura nacional del PAN, entonces a cargo de Calderón Hinojosa.

El Instituto Federal Electoral (IFE), presidido por José Weldenberg, hizo disimulo a las objeciones de los partidos contendientes, alegando que el registro de la candidatura se hizo hasta principios de 2000. En la primera semana de julio el IFE obsequió constancia de mayoría al guanajuatense, refrendada por los magistrados electorales federales en sentencia definitiva e inatacable.

Irrebatible: El que siembra vientos, cosecha tempestades

El condescendiente PRI perdió el poder presidencial en 2000. Lo ganó el PAN, pero el panismo perdió su partido, como lo temía Castillo Peraza. Desde el inicio de su sexenio, Fox declaró su sana distancia del PAN, al que ninguneó en la formación de su gabinetazo.

Al terminar su mandato, Fox confirmó lo que era un secreto a voces: Se fue del PAN. En 2012, era evidente su coqueteo con la candidatura priista de Enrique Peña Nieto de quien, ya en Los Pinos el mexiquense, pretendió hacerla de asesor oficioso.

Vino entonces el fáctico Pacto por México, edición corregida y aumentada de la Alianza estratégica de 1988, con el PRD como pegote.

En julio de 2018 el PAN, ayuntado con el PRD y Movimiento Ciudadano, con Ricardo Anaya Cortes como candidato presidencial, quedó en segundo lugar. El PRI, con José Antonio Meade Kuribreña, y  sus aliados Verde y Nueva Alianza, fue refundido en el tercer sitio: Siembra vientos y cosecharás tempestades. Es cuanto.   

Artículos relacionados

Los símbolos transparentes de 2018

Redacción Voces del Periodista

Y a usted, ¿no le gustaría vivir en Suiza?

Chumel a la campechana

Editor Web

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.