Voces del Periodista Diario
Enrique Pastor Cruz Carranza Opinión

Encuestas y el dedito

Enrique Pastor Cruz Carranza

A FUEGO ? LENTO

En total ebullición se encuentran los ánimos, ambiciones del poder, caciques y profesionales de vivir del prepuesto sea las siglas que gobiernen, sin escatimar deban asumir el disfraz de moda sexenal a cambio de no perder privilegios por alcurnia.

Con un menú opíparamente atractivo nunca presentado en sus puestos a degustar, hábiles trapecistas insertados en la “4T”, negociadores del poder e hipócritas de siempre, se aprestan para seguir en el festín, pero no salen de su creciente incomodidad al no tener “garantía de triunfo”, pues el otrora “Dedo Presidencial” los dejara ir por la vía real del sufragio efectivo y los soñadores de tener facturas políticas para cobrar; estarían transitando la ruta sin red de protección.

No se repetirá la historia de tener en las boletas electorales el nombre de Andrés Manuel López Obrador, para dormirse como la parte inicial de la metamorfosis de la mariposa y despertar como tal, arrastrados por la fuerza de un liderazgo completamente opuesto a sus realidades y méritos.

Existe enojo de los oportunistas, acomodaticios y vivales pues las actitudes de AMLO distan de ser como antes, donde los candidatos eran del Presidente y la elección un evento de Estado para satisfacer al amigo o amiga, por encima de la voluntad popular.

Aspirantes a las gubernaturas por parte de MORENA se sienten casi en el orfanato, pues sin Porfirio Muñoz Ledo en la dirigencia y su experiencia para las extorsiones, chantaje, encuestas trucadas y traición calculada, las cosas serán difíciles de concretar acorde a las cuentas alegres.

El Dedito parece decir no, a implementar aquellas teorías del amigo o besamanos en mansedumbre, a quien se debe encumbrar haiga que hacer lo que sea, para saldar supuestas razones acumuladas en la jugosa ruta de lograr ventajas insospechadas en la falsa convicción.

Los ciudadanos, comunidades y pueblos no tiene por qué ser víctimas de acuerdos inconfesables o paganos de favores supuestos de una lealtad acomodaticia.

Quién aspire un cargo deberá lograrlo con su prestigio, historial y asumir el riesgo de ser votado o desechado en las urnas, sin el “San Benito” de ser cuota de poder, Legionario, apóstol o Adelita de López Obrador.

Las reglas del juego son diferentes y los delitos electorales serán severamente castigados.

Sería un profundo fracaso de la democracia volver a los tiempos de la “Dictadura Perfecta” donde se imponían gobernadores, diputados, alcaldes por amistad, acuerdo pasional, bufón de moda, capricho o inercia generacional de caciques.

El dedito y la encuesta definitiva – no al servicio del mejor patrocinador- estará en las boletas y los cargos serán ocupados por quien así lo determine la mayoría ciudadana.

Para cerrar el tema es vital recordar, Andrés Manuel López Obrador es Presidente por esa vía y el triunfo fue de la mayoría sufragando el proyecto de la 4T y no del Arca de MORENA.

Aquí no hay dilema sobre la materia.

AMLO llevó al poder a muchos parásitos en la ola del 2018.

Ahora deberán afrontar su realidad y no pensar, las elecciones las debe volver a ganar el Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos poniendo al Estado y sus Instituciones como operadores mapaches de fraude.

Dejaría de ser un demócrata ejemplar para convertirse en delincuente político vulgar.

El poder es del pueblo y de él emana.

El dedazo ya no existe y la Encuesta Real será en las urnas.

¡Se acabaron los candidatos oficiales del Presidente!

Artículos relacionados

PRI: La Purísima Concepción

Redacción Voces del Periodista

Especulación pensionaria, un asunto enigmático

Imperativo, preservar el respeto y la confianza en las Fuerzas amadas

Redacción Voces del Periodista

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.