Voces del Periodista Diario
Opinión Salvador Martínez G

Esperanza limitada

Aunque Pese

Por Salvador Martínez G.

El próximo primero de julio iniciará la vigencia del nuevo Tratado de Libre Comercio de América del Norte, conocido como T-MEC, con la cual se esperaba un fuerte impulso a las economías de México, Estados Unidos y Canadá, pero el gozo se vino al pozo, por los nocivos efectos del coronavirus.

Las economías de las tres naciones han entrado en recesión y su recuperación se estima lenta, por lo que también lentas serán las inversiones que generé el T-MEC en este 2020, aunque desde luego que las habrá.

Algunas calificadoras, que actúan más como censoras de las políticas económicas que de verdaderos análisis, pretenden aislar a México con severas críticas, a las que se suman también las opiniones de algunas consultoras como AT Kearney, que sacó a nuestro país de las 25 naciones más atractivas para la inversión extranjera directa.

Sin embargo, los capitales actúan sin ideología, van a donde hay utilidades y grandes ganancias, oportunidades de negocio que no dejarán pasar, y México dentro del T-MEC ofrece espacios muy grandes para el aprovechamiento económico y comercial para incrementar exportaciones.

Si bien, los capitales también son temerosos y buscan la protección de las economías más sólidas, saben que el riesgo ofrece las mayores ganancias y no dejarán pasar el momento para invertir en sectores seguros de comercio trilateral.

China es hasta hoy la única nación en el mundo que aun proyecta un crecimiento económico a pesar del Covid-19 y para la nación asiática México representa el país más importante para adentrarse en el mercado comercial de América del Norte.

Ya veremos hasta dónde llegan los alcances del T-MEC en el segundo semestre del año, sin maniqueos análisis.

SUSURROS

La pandemia también afecta los flujos de los llamados capitales golondrinos que buscan en las Bolsas de Valores del mundo los mejores y más altos rendimientos pero huyen de los países ante cualquier riesgo.

Es común que sus grandes inyecciones de capital en bonos y acciones impulsen las economías de algunas naciones, pero de momento se van con lo que debilitan y, a veces, hasta destrozan las economías de esos mismo países.

En México, de enero a mayo de este año la inversión extranjera disminuyó en 45,983.3 millones de dólares, al pasar de una inversión global de 150 mil 928 millones de dólares a 104 mil 945 millones de dólares, la mayor baja porcentual (30.47 por ciento) en una década.

Artículos relacionados

Viaje por la oscura caverna del Estado de Derecho

Redacción Voces del Periodista

Una forma de amansar al tigre de papel

Escasez y corrupción, nos roban el agua

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.