Voces del Periodista Diario
Opinión Voces Opinión Voces Opinión Abraham García

FMI, instrumento para la paz y la prosperidad

La Piedra en el Zapato

Por Abraham García Ibarra

Lo primero que hay que consignar, es que la francesa Christine Legarde fue empleada en El Capitolio de William Cohen. Si no erramos, el republicano Cohen fue -“por conveniencia”- secretario de Defensa del demócrata Bill Clinton. En términos coloquiales, un halcón en la Organización del Tratado del Atlántico (OTAN).

El segundo dato, más visible, es que Legarde fue ministra en el gabinete del derechista presidente francés Nicolás Sarkozy, indiciado después y puesto bajo custodial policial, imputado de corrupción.

El FMI ha puesto en riesgo la expansión económica

La memoria es canija e ingobernable: Acaso en 2016 algún funcionario, oficioso e indiscreto, declaró desde su interior, que el Fondo Monetario Internacional (FMI), en vez de llevar crecimiento, con sus políticas de choque ha puesto en riesgo la expansión económica duradera.

Cuando se creó el FMI, se hizo memoria de que La Gran depresión de 1930 provocó el colapso de la recuperación económica después de la Primera Guerra Mundial, que fue caldo de cultivo del Nazismo. El FMI, pues, sería un instrumento para la prosperidad y la paz. (Je je je).

Desde 2011, presente lo tengo yo, la señora Legarde se convirtió en la mandamás del FMI. Es un decir; ya se sabe de quien es la mano que mueve la cuna.

Legarde, hada milagrosa para ya saben quién

En recientes semanas, quedó planchado el acuerdo por el cual el FMI dio a Lenin Moreno, presidente suplente de Ecuador, 10 mil 200 millones de dólares. Adicionalmente, su compadre, el Banco Mundial, le liberó seis mil millones de dólares. Gran total: 16 mil 200 millones de dólares. “Vamos lomo a padecer”, es el mensaje a los ecuatorianos.

En 2001, no era Legarde, pero igual el FMI fondeó en Brasil al gobierno neoliberal del tecnócrata Fernando Henrique Cardoso con 30 mil millones de dólares: Pequeño salvavidas, por el cual sigue pagando el pueblo brasileño, ahora bajo la bota de Jair Bolsonaro.

Sí es obra de Legarde, el pretendido salvamento de la presidencia del neoliberal argentino Mauricio Macri.

La madame le soltó ya a Argentina la modesta suma de 57 mil millones de dólares. “Espérese usted, señor Macri: Primero tiene que asegurar el pago de los servicios de la deuda; luego, salve el presupuesto nacional”.

Las variables fundamentales de la macroeconomía argentina

Argentina es confiable: Sólo ha incumplido sus compromisos en materia de deuda en 1958, 1976, 1989 y 2001.

En lo que va de la gestión de Macri, Argentina sólo y sola ha estado en segundo lugar en inflación, en mayor riesgo país y en devaluación del peso argentino. Sólo en los primeros meses de Macri, el tipo de cambio se disparó respecto del dólar de 9.75 a 13.30. Más de 30 por ciento.

¿Es, el FMI, un instrumento para la paz y la prosperidad o para salvar regímenes neoliberales? Es pregunta y es cuanto.

Artículos relacionados

César Duarte Jáquez: El último recurso

Abraham García Ibarra

De cabezas frías y principios firmes

VOCES OPINIÓN Por: Mouris Salloum George

Mouris Salloum George

La privatización del sector salud, un hecho

Dejar un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.