Voces del Periodista Diario
Opinión Voces Opinión Voces Opinión Mouris Salloum

Guardia Nacional, ya

Voces del Director

Desde Filomeno Mata 8

Por Mouris Salloum George (*)

Los impulsores de la cuarta transformación han colocado muchos fierros en la lumbre.

La espada que aún no llega a la forja, es la correspondiente a la Seguridad Publica. La barbarie criminal sigue a galope y ensombrece las expectativas sociales generadas por el cambio en el poder presidencial.

El tiempo vuela, y hace imperioso que las agendas del Congreso de la Unión y del Poder Ejecutivo se sintonicen en la misma frecuencia. Aquí entra un método ineludible: La unidad de mando.

A la luz de los hechos, en el Poder Legislativo parece evidente la ineficacia en la operación política para consensuar iniciativas que la Presidencia plantea como prioritarias.

En San Lázaro es más visible ese déficit. El presidente de la Junta de Coordinación Política, Mario Salgado, ha optado por un protagonismo personal casi infantiloide que lo impulsa a tomar la tribuna no para deliberar, sino para beligerar contra las bancadas opositoras, sin la menor concesión al derecho de las minorías.

Entre las iniciativas de obvia y urgente necesidad, está la reforma constitucional para darle marco jurídico a la puesta en operación de la Guardia Nacional.

La participación de las Fuerzas Armadas en materia de Seguridad Pública, sigue en su condición fáctica desde que en 2006 Felipe Calderón declaró unilateralmente la guerra contra el crimen organizado.

Desde entonces los especialistas en el campo de Seguridad Nacional han cuestionado la falta de un trabajo de Inteligencia previo, que dejó rabona la gestión de una verdadera estrategia en campo tan complejo.

El Ejecutivo ha convocado ya al reclutamiento de más de 21 mil jóvenes a su integración a la corporación en ciernes. Ha anunciado, además, la consulta pública para someter a escrutinio popular este proyecto.

El Congreso, de su lado, ha programado un periodo extraordinario de sesiones para tal efecto con fecha de arranque el 16 de enero, pero todavía no inicia los trabajos de conferencia bicameral para plantear y planchar el acuerdo sobre la reforma, que tiene que pasar en los plenos federales por mayoría calificada y hacer el recorrido contra reloj por las legislaturas de los estados, para hacer la declaratoria respectiva.

En ese requisito constitucional, las bancadas de oposición han hecho valer los votos de la minoría que siendo, como son, aparentemente escasos, son sin embargo bastantes y decisivos para bloquear algunos dictámenes de comisiones parlamentarias.

En el interregno, en todo el país trota a sus anchas el crimen, implantando nuevos records en las estadísticas macabras. No se vale.

(*) Director General del Club de Periodistas de México, A.C.

Artículos relacionados

Función Pública: Ya ni la burla perdona

Abraham García Ibarra

Primeros ajustes en la cuarta transformación

Del discurso del método al método sin discurso

Abraham García Ibarra

Dejar un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.