Voces del Periodista Diario
Opinión Voces Opinión Voces Opinión Abraham García

Honestidad, gran estorbo al neoliberalismo

La Piedra en el Zapato

Por Abraham García Ibarra

Para ser Presidente de México, ¿se exige el atributo de la honestidad?

En diversos preceptos de la Constitución mexicana se advierte que, para acceder a encargos en los tres Poderes de la Unión, los postulantes deben gozar de una buena reputación. Acá, en el llano, se le llama fama pública.

En el galopante reformismo que ataca la Carta fundamental, sin embargo leemos unas líneas que parecen permanecer, si no las borraron anoche, a saber:

Todos los funcionarios del Estado, en las diversas escalas de gobierno, son responsables por violaciones a la Constitución y las leyes, así como por el manejo y aplicación de fondos y recursos federales. Textual. De lo que sigue que los transgresores pueden ser expuestos a juicio político.

Suponemos que el buen juez por su casa empieza, sobre todo si es la morada del Ejecutivo federal.

El senador Osorio tiene sus discrepancias; muy su derecho

El licenciado Miguel Ángel Osorio Chong fue gobernador de Hidalgo, secretario de Gobernación en el sexenio pasado y hoy ocupa un escaño del Senado, después de haber sido descartado por el PRI como candidato a la presidencia de la República en noviembre de 2017.

Si confiamos en la versión difundida ayer por algunos medios electrónicos y en los diarios de hoy, el licenciado Osorio discrepa del criterio de que, para ser comisionado de la Comisión Reguladora de Energía, basta el requisito de la honestidad.

Grave cuestión: Por lo que entendemos, esa Comisión, órgano de la Secretaría de Energía, tiene como funciones principales diseñar la política energética del Estado mexicano; ejercer los derechos de la Nación en la materia –petróleo, electricidad, energía nuclear, etcétera- y la planificación de esas industrias a largo plazo.

También, aquello de dar contratos para la explotación de los recursos energéticos, particularmente en los ramos de hidrocarburos y electricidad.

¿Se requiere o no honestidad para acatar y cumplir esas responsabilidades?

Los boquetes que encontró David Colmenares Páramo

Lo preguntamos por la siguiente razón: Hace poco más de un mes, el titular de la Auditoría Superior de la Federación de la Cámara de Diputados, David Colmenares Páramo compareció ante miembros de esa colegisladora federal para ilustrarlos sobre algunos hallazgos en la revisión de la Cuenta Pública de 2017. Antes, por supuesto, se revisaron los años 2016, 2015, etcétera.

Si mal no recordamos, entonces el jefe del Ejecutivo era Enrique Peña Nieto.

Preciso es subrayar que esa revisión tiene en su centro de gravedad la gestión del gasto público central y federalizado.

Si bien Colmares Páramo tuvo argumentos de sobra para cuestionar los resultados de reformas constitucionales y obras de infraestructura, y concluir que en la Reforma Educativa hubo opacidad, en el tema que nos ocupa, la Reforma Energética, puso a retozar algunos gatos encerrados.

Por ese testimonio sabemos que al sector energético se le redujeron inversiones en orden de 59.7 por ciento; la extracción de crudo tuvo una baja promedio entre 711.2 y 921 millones de barriles.

Se castigó la inversión en infraestructura en 14.6 por ciento, afectando campos de producción y terminales de distribución. La misma tendencia es visible en la Comisión Federal de Electricidad. Hablamos pues, de puntos básicos de la Cuenta Pública planteados por el auditor superior.

Las empresas “productivas” del Estado terminaron saqueadas

Otras fuentes se encargan, un día sí y otro también, de hacer públicas las depredadoras trapacerías perpetradas contra el patrimonio de las empresas productivas del Estado.

Si la gestión del sector durante el sexenio de Peña se hubiera ejercido con honestidad, ¿hubiera sido posible el monstruoso saqueo? El licenciado Osorio sostiene que no basta la honestidad. Manes de las supersticiones neoliberales. Acaso por eso los mexicanos no hicieron presidente al hidalguense. Es cuanto.

Artículos relacionados

¡Volvimos a tomar Columbus!

Diplomacia en boletín de cinco párrafos

Mouris Salloum George

Bergoglio y el inicio de la escena final

Redacción Voces del Periodista

Dejar un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.