Voces del Periodista Diario
Opinión Pablo Moctezuma Barragán

La devaluación del peso y las salidas económicas para México

Por Pablo Moctezuma Barragán

La devaluación en la moneda de un país conduce a comprar más caros los productos del extranjero de los que depende y vender más barata su producción, provoca inflación, abarata la mano de obra, desalienta al mercado interno. Fortalece la economía del país poderoso y debilita la del país débil. Vende más por menos y compra menos por más.

Durante toda una época, el peso valía mas que el dólar. México tuvo su moneda fuerte desde la Independencia hasta 1875 en la que valía más el peso que por un dólar pagábamos 97 centavos por dólar. Con el golpe de Estado de Porfirio Diaz comenzaron las devaluaciones, por sus políticas pro capital extranjero comenzó devaluando el peso a la par del dólar y así para 1900 había devaluado a dos pesos sesenta centavos por dólar. Ahí empezó la debacle al terminar el Maximato de Calles ya estaba a 3.60. Alemán devaluó a 8.50. En el gobierno de Ruiz Cortines se devaluó a 12.50 y así permaneció 22 largos años, en años que había un crecimiento del 6% anual sin inflación, hasta que por el endeudamiento excesivo de Diaz Ordaz y Echeverria, éste se ató al FMI que lo primero que recetó fue la devaluación. El peso cayó en resbaladilla, en los siguientes seis años se devaluó 646% y con Miguel de la Madrid 1,430%. Las políticas del FMI lograron que en diez años de 12.50 el cayera a 2,300 pesos por dólar y luego de salir Salinas a 6,400. Claro Salinas de Gortari para taparle el ojo al macho le quitó tres ceros al peso en 1993.  El neoliberalismo devaluó nuestra moneda, nuestro trabajo y a nuestro país. Zedillo lo dejó en 9.45. Con Calderón llegó a 12.95 y Peña Nieto lo dejó en 19.60 devaluando un 52%. Causando gasolinazos, inflación y perdida del valor adquisitivo, y que los ahorros de la gente se evaporen.

Con la pandemia y sus consecuencias en marzo del año pasado, llegó a 25 pesos por dólar. Hoy se ubica en 21.30, amortiguando la devaluación. De cualquier manera ya hemos aprendido que la salida a nuestros problemas no es la de devaluar “para ser mas competitivos como dice los tecnócratas” sino mantener la estabilidad monetaria. La soberanía financiera es clave. Siendo México históricamente el principal productor de plata, se debería establecer el patrón plata y no depender del dólar. Es absurdo que nuestras reservas internacionales que alcanzan 195 mil 518 millones de dólares los tengamos en esa moneda y no en plata.

En gran medida las reservas internacionales del Banco de México se encuentran invertidas en el extranjero, en bonos gubernamentales de las potencias capitalistas y no en el país. El banco central debe cotizar una moneda de plata que sea una moneda que no se devalúe. No debemos depender de las reservas en dólar sino de las reservas de nuestro propio metal. La moneda de plata permitirá un desarrollo autónomo ofreciendo a nuestra población seguridad, estabilidad, soberanía, justicia y prosperidad.

El neoliberalismo le entregó la plata y el oro al extranjero, es hora de que recuperemos lo que nos arrebataron, El 60% de nuestra plata se la llevan 10 compañías canadienses. Pero deben pertenecer las riquezas a los mexicanos. Sería sano atacar de frente la política devaluatoria que ha hecho daño.

Artículos relacionados

LIDIA GARCÍA ANAYA, AUSENTE EN EL DEBATE PARA NO EXPLICAR LA PÉRDIDA DE 2500 MPD DE PRESUPUESTO A HIDALGO

Destino manifiesto de AL: Populismo fascista

Redacción Voces del Periodista

Refinación a la alza

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.