Voces del Periodista Diario
Opinión Voces Opinión Voces Opinión Abraham García

La emocionante leyenda del “Banco del opio”

La Piedra en el Zapato

Por Abraham García Ibarra

El 9 de marzo de 2018, va a hacer un año, pues, -en el mágico marco de la Convención Nacional Bancaria- escuchamos esta categórica convicción: Hong Kong y Singapur son un ejemplo del estado de Derecho. Buena rima, Tacho.

El nombre de Hong Kong es evocador de una fascinante realidad mundial, nunca superada por la ficción.

A nosotros nos recuerda que, hace 154 años, el 3 de marzo de 1865, ahí nació un pequeño banco local, que pronto tuvo su filial en Shanghái.

Como somos originarios del mexicano Triángulo dorado de la droga (Sinaloa, Durango y Chihuahua), el nombre de Shanghái no nos resulta ajeno.

Con la reina Victoria, el opio como política de Estado

Ambos nombres geográficos, a la vez, nos remiten a los felices años del reinado de Victoria, de Gran Bretaña, quien hizo del opio una política de Estado. Qué emocionantes son los relatos de La segunda guerra del opio.

El opio significaba muchos millones de libras esterlinas para la Casa Real. El dinero del opio requiere de toneladas de lejía para dejarlo blanco/ como la espuma del mar.

De Gran Bretaña, La pérfida Albion, creemos, viene la máxima: El tiempo es dinero. Al tiempo, aquel pequeño banco local que se hizo regional, fue patentado como The Hong Kong and Shanghái Banking Corporation.

Esa marca, por obvias razones, fue reputada como El banco del opio. Existen registros de que esta honorable institución tuvo presencia en bancos árabes. Uno de ellos, vinculado con Al Qaeda.  

De cómo el banco del opio se aclimató en México

En 1941, en México se le dio franquicia al Banco Internacional. Hasta que Carlos Salinas de Gortari inició el proceso de privatización-desnacionalización del sistema de banca y crédito, aquella firma evolucionó a Prime Internacional y Bital.

Bital se mudó a Grupo Financiero. Se convirtió en dueño del 99.8 de las acciones del HSBC, el afamado banco del opio.

Para 2002 -con Vicente Fox-, ya era secretario de Hacienda y Crédito Público Francisco Gil Díaz. Entonces, los pensionados del IMSS, que hasta entonces cobraban su mensualidad en efectivo en cajas de las unidades médicas familiares, fueron clientes obligados de HSBC.

El emisario que regresó horrorizado a Londres

Pero, en ese mismo periodo, en el Reino Unido empezó a sospecharse que, fiel a su espejo diario, el HSBC México estaba convertido en una eficaz lavadora de dólares.

Cuenta la leyenda que, desde Londres, un comisionado de Banca a Minorista y Certificación de Patrimonio viajó a nuestro para auditar HSBC México. Dijeron las crónicas de aquellos días, que el visitador se regresó a la capital británica literalmente horrorizado por lo que descubrió aquí en operaciones oscuras.

De sobornos, extorsiones y hasta secuestros habló la minuta del reporte de aquel enviado a México.

Del fascinante asunto ya tenía conocimiento la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV). Mucho gusto.

Todo lo que descubrió El Capitolio sobre HSBC

Mientras que la City de Londres tomaba nota de que HSBC se regodeada con la especulación de papeles bursátiles (por lo que el corporativo dio disculpas públicas), en los Estados Unidos la autoridad reguladora del mercado bancario y financiero paraba antenas sobre la intermediación de valores de deuda emitidos por gobiernos.

La máxima curva se presentó cuando un subcomité de Investigación del Senado norteamericano tomó en sus manos el pavoroso caso.

Para decirlo pronto, las notas de las secciones financieras de medios especializados en los Estados Unidos reportaron que HSBC México habría trasegado a instituciones norteamericanas unos siete mil millones de dólares, sólo entre 2007 y 2008.

En el rebote, aquí se supo que HSBC se había dedicado con mexicana alegría a la discrecional apertura de cuentas (¿50 mil?) en dólares, que tuvieron su blanca conexión en Caimán.

Tomamos en serio el dato (según testimonio recogido por el subcomité de El Capitolio), de que uno de los clientes de HSBC fue el célebre Zhenli Ye Gon, quien fue capturado en la Ciudad de México en el paraíso residencial de Lomas de Chapultepec. Se le despojaron más de 200 millones de dólares, de cuya administración y reparto se encargó Felipe Calderón.

Prácticas monopólicas y estafas a indefensos clientes

Al correr del calendario, la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofetel), abrió una investigación sobre prácticas monopólicas de corporativos bancarios, de cuyos resultados poco se sabe. En la lista apareció la marca HSBC.

Sí sabe que la Comisión Nacional de Defensa y Protección de los Usuarios de Servicios Bancarios y Financieros (Condusef), computó, a un corte de 2017, más de siete millones de operaciones presuntamente fraudulentas contra clientes de bancos, aseguradores, Afore y otros operadores financieros.

Entre enero y septiembre de 2018, había ya un acumulado de más de cinco millones de quejas.

En la ingeniería cibernética y su división electrónica en el área de plásticos de crédito y débito, y comercio por la Internet está el secreto a voces. Entre los diez bancos con más denuncias está HSBC. En robo de identidad, aparece en segundo lugar HSBC.

Algunos Ministros de Finanzas del año

En la galería de retratos de titulares de la SHCP, de 2000 a 2018 aparecen las efigies de: José Francisco Gil Díaz, Agustín Guillermo Carstens Carstens, Ernesto Javier Cordero Arroyo, Luis Videgaray Caso, José Antonio Kuribreña y José Antonio González Anaya. Algunos han recibido el título de Ministro de Finanzas del año.

En las primeras semanas de 2007, a denuncia originada en la Cámara de Diputados, Gil Díaz fue puesto en el banquillo de la Secretaría de la Función Pública (SFP).

Se le imputó haber violado la norma que advierte que funcionarios del sector público no pueden aceptar cargos en la empresa privada antes de un año de haber entregado su puesto.

Gil Díaz apareció en el directorio de HSBC a las pocas semanas de haber dejado Hacienda. El titular de la SFP con Felipe Calderón, Germán Martínez, lo exoneró.

Meade Kuribreña se estrena como consejero de HSBC

Quien hace un año dijo ante los banqueros que Hong Kong y Singapur son ejemplo de estado de Derecho, es Meade Kuribrreña. Ahora se estrena como miembro del Consejo de Administración del británico Banco Hong Kong y Shanghái. (HSBC, El banco del opio.) Es cuanto.

Artículos relacionados

Sucesión presidencial: La abuela vuelve a parir

Mouris Salloum George

¿Tenemos orden constitucional?

Arden en santa ira por unos tomatazos

Redacción Voces del Periodista

Dejar un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.