Voces del Periodista Diario
Manú Dornbierer Opinión

LA MAÑANERA 21.9.2022

Por Manú Dornbierer

El tema más indignante:

Conocí a Dolía Estévez cuando éramos jóvenes (ella más que yo) y me caía bien. Tiene muchos años en USA, atraída lógicamente por los gringo$, pero escribió esto defendiendo a AMLO de la canallada de un tal Oscar Gastélum y del inefable MAULEON:

“En respuesta a @RockStroke En aras de la verdad, cabe decir que es un documento apócrifo. Fake. Lo digo sin afán de menospreciar el trabajo del columnista, ni de favorecer a nadie”. #TruthMatters Dolia Estévez.
¿A que documento se refiere?
A esta canallada de un tal
(((Oscar Gastélum)) sic

@RockStroke

“No había visto el cable confidencial en el que el embajador Salazar le advierte a su gobierno que la secta obradorista está usando dinero del narco para la campaña del Edomex. Ya sabía que Obrador está construyendo un narco régimen militarizado, pero leer esto es perturbador”…

¿Y qué decir del cobarde cuando inculto periodista de deportes, Héctor de Mauleón en el “El Universal”, que jamás señala a alguien por su nombre y siempre habla de sus relaciones íntimas con la DEA? Se permite decir que Delfina Gómez, muy probablemente futura gobernadora del estado de México, ha entregado el financiamiento de la política de su campaña a los narcos. Nada más ni nada menos.

Aparentemente hay quien se ríe de esta clase de bajos ataques, pero pienso que ya va siendo hora de que gentuza como la citada enfrente la ley porque difamar es en cualquier Constitución un delito grave:

En la nuestra ¿era o es? dado que Salinas quitó todo lo que le molestaba para sus fines abyectos. “Artículo 214 que dice (o decía) Comete delito de difamación, quien de manera deliberada y con el propósito de dañar a una persona, comunique un hecho falso, a una o más personas de forma verbal o por cualquier medio de comunicación, y esto le cause o pueda causar a la víctima u ofendida una afectación en su dignidad, honor o reputación, imponiéndole una pena de dos a cinco años y de seiscientas a mil Unidades de Medida y Actualización.

“Cables confidenciales que presuntamente provenían de la embajada de Estados Unidos, dirigidos a diversos organismos de aquel país”. Como La DEA, el Departamento de Justicia, el Homeland Security y el Departamento del Tesoro, entre otros.

Ya basta, inmundos derechistas que no conservadores normales, HAY QUE APLICARLES LA LEY y si ya no la hay, revivirla.

Artículos relacionados

Que no cunda el pánico

Provocación y contención

Rompimos el mortero de las fórmulas del engaño

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.