Voces del Periodista Diario
Opinión Voces Opinión Voces Opinión Abraham García

La NASA puede cambiar la suerte de la Humanidad

La Piedra en el Zapato

Por Abraham García Ibarra

Si hay vida después de Donald Trump, es posible que la Agencia Espacial de los Estados Unidos (NASA) le dé un respiro a la Humanidad, sobrecogida por las incesantes amenazas del inquilino de la Casa Blanca.

De ser así, los mexicanos podrían compartir el alivio antes de que sobre nuestro territorio la ira del alienado anaranjado active el botón nuclear del Salón Oval.

Como Superman ha muerto, según reciente producción cinematográfica, la esperanza no está puesta en el planeta Kriptón para que nos envíe un clon en apoyo de la Liga de la Justicia.

Alternativa a Marte, el hallazgo del planeta Giesel 3470

Este tema se inserta en el propósito del Presidente republicano en campaña electorera, de lanzarse a la conquista de Marte para instalar allá el cuartel general de la Globalización comercial.

Sería una hazaña de cierta posibilidad, habida cuenta que las exploraciones cósmicas revelan ya las características de aquel planeta con potencial adaptación del hombre terrestre.

Como Trump piensa por todo lo alto para hacer de nuevo a los Estados Unidos tan grande como lo propone a los votantes de la Unión Americana, acaso Marte no sea suficiente para ejercer sus poderes especiales que tienen en vilo a todos sus competidores comerciales.

Por lo que se sabe en estos días, la NASA tiene una solución alterna a la medida de las alucinaciones del gorila anaranjado.

Los científicos de esa agencia, con sus telescopios de última generación, han descubierto un ex planeta ignoto que orbita entre la Tierra y Neptuno. Lo han registrado bajo el código Gliese o GS b 3470.

Por la descripción de ese hallazgo, el GS es distinto a todo lo que se halla en el Sistema Solar. Es parecido en tamaño y masa, pero al mismo tiempo tiene diferencias con el resto del inventario planetario ya conocido.

Vale hacer votos porque los científicos del mundo que comparten las investigaciones con los estadunidenses, sistematicen su descubrimiento, tengan una explicación atractiva de su hallazgo a los ojos de Trump y lo convenzan de que una epopeya de a la altura del arte bien merece cambiar de escenario de su aventura galáctica. Es cuanto.

Artículos relacionados

México en la mira del nazifascismo

Frente al Calígula del Potomac

En espera de la proclamación de la República restaurada

Abraham García Ibarra

Dejar un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.