Voces del Periodista Diario
Opinión Voces Opinión Voces Opinión Abraham García

La venganza es platillo que se deleita mejor frío

La Piedra en el Zapato

Por Abraham García Ibarra

Como no somos astrónomos, no nos es dado saber si, a unas horas de entrar la primavera, tendremos un eclipse de Sol, visible desde México.

Con los pies en la tierra, podemos decir en cambio, que todo indica que nos encontramos en una especie de punto ciego, acaso espejo de un hoyo, negro como el petróleo.

Cuadrante para este tema, fechado 18 de marzo. Poco que celebrar este día, datado en 1938. Contrario sensu, en 2019 los transformadores del pasado sexenio se quedaron como pilotos de noche: Se les atrofiaron los aparatos de navegación.

La Expropiación Petrolera sigue siendo un referente histórico. La pretensión de desnacionalizar el sector energético no cruza aún ni las ventanillas de aquellos que, según se dijo, traerían desde el extranjero 200 mil millones de dólares frescos, garantizados por la Comisión Nacional de Hidrocarburos con contratos hasta por 50 años.

Dólares frescos, se anunció, sin precisarse que muchos denominados en millones de pesos, han sido sustraídos de los fondos de ahorro de los trabajadores mexicanos para su retiro, triangulados vía mercado bursátil foráneo y retornados al país.

Después del bautizo, Enrico Mattei murió

En el espejo negro, sin embargo, sí se alcanza a ver de manera casi transparente el fantasma de las que, antaño, el italiano Enrico Mattei bautizó como Las siete hermanas; anglosajonas de sangre, en algunas, azul. Para decirlo pronto, Mattei murió en un conveniente accidente aéreo.

Algunas de esas parientes fueron afectadas por la expropiación de sus bienes físicos en marzo de 1938. Puntualización obligada, pues el petróleo, materia en disputa, siguió siendo propiedad de la Nación conforme el mandato constitucional. Y vieran que bien nos fue.

Las Siete tuvieron hijitas: Para 2016, ya se sabía que, al menos cuatro de ellas, eran saludadas efusivamente por Enrique Peña Nieto.

Llegaron con la coartada de explorar y eventualmente explotar yacimientos en aguas profundas en el Golfo de México. Ahora, sus logos siembran tierra firme interior en los lugares más remotos del espacio nacional.

La pavorosa novedad de ese acontecimiento es que, casualmente, con el arribo de esas franquicias a México, se descubrió una nueva modalidad criminal: El huachicol.

A las Siete Hermanas les salieron sus mellizas

El habitual ejercicio memorioso: Hasta antes de la Segunda Guerra Mundial, Las Siete tuvieron el dominio petrolero en Medio Oriente y norte de África, escriturado especialmente a las anglosajonas; entre las que ha destacado siempre la Royal Dutch Shell.

Después de la Segunda Guerra Mundial, en el arranque de la Guerra Fría, con la consolidación de la URSS, empezó a secarse el arbolito donde dormía el pavorreal.

Comenzaron a gestarse y desarrollarse, en la contraparte, la Saudi Aramco, Gazprom, CNPC, NIOC, Pedusi, Total… En América Latina, Petrobras (Brasil) y Petróleos de Venezuela. Casi todas, de naturaleza jurídica estatal. La familia sanguínea alterna cambió de código postal y reclamó sus títulos.

Crisis de precios y ruptura de la unipolaridad

La hora clave sonó en octubre de 1973. Los Estados árabes, miembros de la Organización de Países Productores y Exportadores de Petróleo (OPEP), desde su enclave en Arabia Saudita, estallaron la crisis internacional de los precios petroleros; una de cuyas expresiones más radicales, fue el embargo de suministro a naciones consumidoras.

Fue el momento en que Washington paró y activó antenas: Después de esa experiencia traumática, que puso al mundo en vilo, los Estados Unidos no podían permitir otra rebelión de tan disolventes magnitudes.

Richard Nixon, La verdadera guerra, los Documentos de Santa Fe, el Consenso de Washington, los análisis prospectivos de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), coincidieron en un mismo diagnóstico y diseño para asegurarse de que el petróleo y sus precios no provocarían nuevas sorpresas al Imperio.

México, Venezuela y Brasil en la mira imperial

Hecho por la Agencia Nacional de Energía el inventario de reservas en América Latina, la mira se puso sobre México, Brasil y Venezuela.

La Casa Blanca (Ronald Reagan) empezó a sonsacar al empresariado latinoamericano para que irrumpiera la escena político-electoral. No habría más poder estatal en la región delegado o subrogado. En México, menos.

La vía “mexicana” a la desnacionalización

1993: Carlos Salinas de Gortari mete de contrabando en el Tratado de Libre Comercio la cláusula sobre hidrocarburos.

1994-2000. Ernesto Zedillo acepta revisar y modificar el Tratado de Límites y Aguas México-Estados Unidos, con el gran angular gringo enfocado en el norte del Golfo de México.

2000-2006: Vicente Fox encadena a México en la Alianza Energética de América del Norte (George W. Bush).

2006-2012. Felipe Calderón logra del Congreso la aprobación de la primera Reforma Energética y, casi al final de su mandato da la firma a Hilary Clinton en el Acuerdo para la Exploración y Explotación de Yacimientos Petroleros Transfronterizos.

2012-2018: Enrique Peña Nieto culmina el perverso proyecto: Segunda Reforma Energética, configurativa de la entrega de la soberanía petrolera al extranjero.

De los huevos de la gallina al huevo de la serpiente

Las hijitas de… nietas, primas, sobrinas y entenadas de las Siete hermanas están de nuevo en México. En el portal del gran banquete, se lee un rótulo: La venganza es un platillo que se come mejor, frío. Con una frialdad congelante. 

La gallina de los huevos de oro fue desplumada y rostizada, para dar su lugar al huevo de la serpiente. Es cuanto.

Artículos relacionados

Guardia Nacional, de urgente y obvia necesidad

La intensificación de la confrontación israelo-iraní

Reforma electoral quirúrgica

Dejar un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.