Voces del Periodista Diario
Opinión Voces Opinión Voces Opinión Mouris Salloum

Las manadas acéfalas

Voces del Director

Desde Filomeno Mata 8

Por Mouris Salloum George (*)

La implacable e inapelable ley de la supervivencia dicta: Camarón que se duerme… se lo lleva la corriente. O el pescador pirata.

En los regímenes de un solo hombre, los partidos en el poder suelen devenir meras agencias de colocaciones. Hay en lista de espera legiones de buscachambas. Son la peor pesadilla del primer tercio sexenal, decía don Adolfo López Mateos.

“Ministerio de colocaciones” fue el PRI en su época de vino y rosas. Quedó al garete en 2000. Lo fue el PAN: Volvió a las catacumbas en 2012. El PRI no escarmentó: Fue echado de Los Pinos en 2018.

En la contraparte, los partidos de oposición quedan pasmados después de cada elección. Temporaleros, les llama sus críticos. Como los campesinos de zonas áridas, quedan en espera de la próxima temporada de lluvias. ¿Y si el estiaje se prolonga?

Partidos en el poder o en la oposición, sólo las burocracias nacionales, atenidas a los subsidios públicos, se dan vida artificial apareciendo de vez en vez en algunos medios de comunicación.

Las bases sociales quedan como manadas acéfalas entre calendarios electorales, particularmente en los estados o los municipios.

Sistema de partidos, extinguido por sus propios usufructuarios

Paradójicamente, el sistema de partidos, diseñado en la Reforma Política de 1977-1978, ha sido erosionado y casi exterminado por sus propios usufructuarios.

Ese fenómeno, deprimente y disolvente a la vez, se presenta ahora, después del 1 de julio de 2018. Un año después, los partidos, todos, no logran siquiera resolver sus pugnas internas para darse nuevas dirigencias.

Curiosa e inadmisible autoexculpación: Desde su postración asumida, los dirigentes opositores gimotean porque, dicen, se está volviendo a la época del absolutismo presidencial. Pero no pasan de entrevistas banqueteras y de boletines incendiarios.

Para Presidente no se estudia, solía decir John F. Kennedy. Para la conducción de los partidos, entidades de interés público, según los define la Constitución, el aprendizaje se forja en el trabajo de campo. Ahí se cultivaba la meritocracia.

En el campo de la Política y su praxis, lo que vemos aquí y ahora, es tierra yerma. La tierra yerma sólo da rocas, no fruto fresco. Así de sencillo.

(*) Director General del Club de Periodistas de México, A.C.

Artículos relacionados

Imperdonable lo de Bonilla

Toque de queda hídrico en la Ciudad de México

Abraham García Ibarra

Los ciudadanos no pueden pedir exhortos a EPN

Abraham García Ibarra

Dejar un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.