Voces del Periodista Diario
Abraham García Opinión

Los empresarios deciden jugar con fuego

Sinfonía Telúrica

Por Abraham García Ibarra

Acaso ese título merezca una acotación: Segmentos del empresariado deciden…

¿Por cuál camino, señor Presidente?

Entre 1959 y 1962 se presentaron en sociedad dos tarjetas del sector empresarial en nuestro país: 1) El Consejo Nacional de la Publicidad, y 2) el Consejo Mexicano de Relaciones Publicas. (Desde 30 años antes, ya estaba activa la Confederación Patronal de la República Mexicana.)

El primer ente se nombra ahora Consejo Mexicano de la Comunicación/ Voz de las empresas. El segundo, mudó su denominación social: Consejo Mexicano de Hombres de Negocios. Ahora, el membrete suprime la palabra “hombres”, para dejarlo sólo en “Negocios”. Ya tiene línea contractual directa con el Banco Interamericano de Desarrollo, que le está abriendo su tesorería.

Eran, son, aquellas, las troneras de los empresarios más beligerantes del país que, a mediados de la década de los setenta, se congregaron en el Consejo Coordinador Empresarial. Entonces apareció la sospecha: Los empresarios amenazan con dar golpes de Estado… para dar golpes de bolsa.

En el periodo datado en la primera línea de esta entrega, fungía como presidente de México, don Adolfo López Mateos. Dos de sus actos de gobierno exacerbaron el humor de los empresarios: a) El lanzamiento de los Libros de Texto Gratuitos, y c) La mexicanización de la industria eléctrica.

La insolencia del poder económico lo empujó a emplazar al jefe del Ejecutivo: ¿Por cuál camino, señor Presidente? como si no le quedara clara la orientación del régimen.

Carlos Salazar: Me está pidiendo, señor presidente, violar la ley

Hace unas semanas, el milusos de los partidos Revolucionario Institucional (PRI) y de Acción Nacional (PAN), Javier Lozano Alarcón subió a las redes unas líneas entre las que sobresale esta expresión: A mí, este Presidente me tiene, literalmente, hasta la madre.

A mediados de abril, el presidente del Consejo  Coordinador Empresarial, el regio Carlos Salazar Lomelín filtró a una boca de ganso electrónica una carta dirigida al inquilino de Palacio Nacional: Lo que usted me está pidiendo, señor presidente, es violar la ley. Por principios, no lo voy a hacer.

Días después, un sedicente líder de opinión “reveló” que desde abril de 2018, Alfonso Romo Garza, de plano, estaba en choque con el estilo de Andrés Manuel López Obrador.

A principios de semana se hizo del dominio público que Gustavo de Hoyos, quien construye una estructura político-electoral de alcance nacional con miras a 2021-2024, contrató a Lozano Alarcón. Entonces esbozamos el siguiente tema:

Reaparece en escena el enano del tapanco

Por las señales preliminares que se están dando en esta inesperada primavera, todo indica que algunas facciones del sector empresarial van sobre la segunda edición de la abortada Conspiración de Chipinque para derrocar al presidente Luis Echeverría. Ahora, contra Andrés Manuel López Obrador.

La Confederación  Patronal de la República Mexicana, que hace 40 años fue liderada por Manuel de Jesús Clouthier del Rincón, y ahora presidida por Gustavo de Hoyos, acaba de contratar los servicios como artillero del velozmente transformable Javier Lozano Alarcón.

A Lozano Alarcón aplica bien la conseja: Moro, perico y poblano/ trátalo con un palito/ porque es animal maldito. Lo desquita con creces.

Fue recluta de batallones de dos fuerzas de El Yunque

Sus coterráneos vieron a Lozano Alarcón  en su adolescencia en la Ciudad de Puebla armar camorra como recluta de la Federación Universitaria Anticomunista (FUA), pariente del Movimiento Universitario de Renovadora Orientación (MURO), ambos apéndices de El Yunque, de legendaria memoria.

Pasado a la Ciudad de México, fue miembro de la generación degenerada de la Escuela Libre de Derecho, donde se formó Felipe Calderón Hinojosa.

Con ese expediente, sin embargo, logró infiltrarse en el PRI. Desertó para darse de alta en el PAN, partido del que defeccionó también en 2018 para retornar a su querencia tricolor como vocero del candidato presidencial José Antonio Kuribreña, con los resultados por todos conocidos.

No se borra el fierro de la pareja presidencial Calderón-Zavala

 Si a Javier Lozano Alarcón le acomoda la etiqueta de animal político, le queda mejor la de camaleón. Es un tránsfuga de siete colores al que lianas le han sobrado para saltar de rama en rama. Hoy, después de haber estado cercano a Margarita Zavala Gómez del Campo de Calderón Hinojosa, promotora del partido México Libre, es llamado al sindicato patronal, brazo electoral de la comunidad empresarial, a iniciativa de Gustavo de Hoyos, también en trabajos de formación partidista con miras a la sucesión presidencial de 2024.

Al reclutamiento de Lozano Alarcón, le valió un mensaje marciano en el que declara que ya está hasta la madre de López Obrador.

Ha compartido las derrotas de Labastida y Meade

El poblano inició su ascenso en el servicio público de la mano de Carlos Salinas de Gortari. No obstante la ruptura del ex presidente con Ernesto Zedillo Ponce de León, el mutante se coló al equipo del de la sana distancia con el PRI.

Todavía en 2000, fue asesor de la campaña presidencial de Francisco Buenaventura Labastida Ochoa. Antes de hacerlo con Meade Kuribreña, en aquel año rayó su primera muesca presidencial: El sinaloense se quedó a la vera del camino. Labastida lo hizo candidato a la diputación federal. Se quedó chiflando en la loma.

Aun sin  renunciar al tricolor, Lozano Alarcón ya estaba cercano a Vicente Fox, peón de brega de El Yunque. El guanajuatense lo nombró secretario de Trabajo y Previsión Social en los últimos meses de su sexenio: Su gestión se caracterizó por los insultos y humillaciones a los familiares de los muertos en la mina Pasta de Conchos, Coahuila. Todo, para aupar los intereses del Grupo México, de Germán Larrea Mota-Velasco.

¿Dónde quedaron 200 millones de dólares del chino Ye Gon?

En esos meses, sin embargo, Javier Lozano Alarcón cobró celebridad por la amenaza al chino, Zhenil Ye Gon: Copelas o cuello. El traficante de drogas lo acusó de ese amago por resistirse a cooperar financieramente a la campaña presidencial de Calderón Hinojosa. Después, le incautaron más de 200 millones de dólares.

En espera del resultado de los servicios a la Coparmex, lo cierto que Lozano Alarcón trae una jettatura sobre los hombros: Participó en la campaña de Labastida Ochoa: Kaput. En la campaña de Meade Kuribreña: Kaput. Gustavo de Hoyos es temerario. Puede suceder que, en 2024, también sea pasado por las horcas caudinas. Es cuanto.

Artículos relacionados

Cuando alabanza en boca propia, es vituperio

Justicia bajo el Código de Tartufo

VOCES OPINIÓN Por: Mouris Salloum George

Redacción Voces del Periodista

Aunque pese Elba Esther, la historia sin concluir

Redacción Voces del Periodista

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.