Voces del Periodista Diario
Opinión

México expuesto a un crimen de lesa humanidad

Ruta México

Por Álvaro Aragón Ayala

Por sistema, durante los periodos de presidencias estadunidenses emanadas del Partido Republicano se han atacado las iniciativas para proteger la Naturaleza. George W. Bush atentó contra el Protocolo de Kioto. Más recientemente, Donald Trump se ha ido con todo contra el Protocolo de París.

Consultamos nuestra libreta de trabajo: De 1945 -año del ataque atómico contra Japón- a 1992, los Estados Unidos ejecutaron mil 54 ensayos nucleares. En su propio territorio, en Nuevo México, Nevada y Colorado. Con éste colindan Sonora y Baja California. En el segundo estado, el Valle de Mexicali depende de los afluentes del Río Colorado, que desembocan en el Golfo de California.

Sobre el Golfo de California se descargaron residuos atómicos

En los años cincuenta, ocupó la comandancia naval de Bahía de Topolobampo el ingeniero Torres May, de origen campechano. Preocupado por algunos extraños efectos observados mar afuera, tomó muestras para pruebas químicas. Aunque en proporciones todavía menores, encontró átomos en aquellas aguas: Provenían del Río Colorado.

Abordamos el tema de hoy empujados por el conocimiento de que, en 2017, el gobierno mexicano declaró área protegida el Alto Golfo de California y el Delta del Río Colorado.

Si bien formalmente, el Estado mexicano ha suscrito cuanta iniciativa surge de la Organización de Naciones Unida (ONU) para el cuidado del Medio Ambiente. Pero una cosa es correr el lápiz y muy otra cumplir los compromisos asumidos.

No hay semana en que organizaciones no gubernamentales ambientalistas no lancen alertas sobre la acción de los depredadores de la Naturaleza mexicana.

Inundaciones en el sureste y devastaciones en el Pacífico

Particularmente, en los primeros 19 años del siglo XX, los estados del sur-sureste situados en las cuencas de los ríos Usumacinta y Grijalva han sufrido devastadoras inundaciones. En los litorales del Golfo de México y el Pacífico, en temporada, el macizo continental es atacado por huracanes cada vez con más potencia destructiva. Los especialistas en meteorología luego reportan fenómenos atípicos.

El gobierno de la cuarta transformación ha tomado nota sobre un problema que viene de lejos: La deforestación de extensas zonas de montes, selvas y bosques, que contribuye al aceleramiento del cambio climático en el territorio mexicano.

182 decretos de Áreas Naturales protegidas, ¿por quién?

A ese propósito, el Estado mexicano creó la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas. A la fecha, la suma de decretos es de 182. La letra impresa no se ve en los hechos.

Tratamos el asunto a la luz del rapaz apetito de 12 corporativos extranjeros que han entrado a la guerra por el litio. Eventualmente, esa pugna tendrá como blanco el Archipiélago de Revillagigedo, con potencial de poliminerales; entre los que se encuentra el cobalto, precursor de la Energía nuclear.

El interés nuestro, data desde que, investigadores sonorenses, diagnosticaron el fenómeno de El Niño. Por estos días, especialistas amigos nos informan que algunas especies marinas, entre ellas el atún, se están desplazando hacia el norte, huyendo del calentamiento de las aguas del Pacífico Sur.

Estados de Baja California, Sinaloa y Sonora tienen como soporte de la economía regional la explotación de aguas oceánicas, golfinas y la que escurre de la Sierra Madre Occidental, para usos agrícola, pesquero, doméstico, turístico e industrial. Obviamente, el cambio climático amenaza la economía de todo el noroeste mexicano.

Riesgos ya comprobados en la minería de Sonora

Dijimos 182 decretos de áreas naturales protegidas. Citamos ya las del Alto Golfo de California y del Delta del Río Colorado y del Archipiélago de Revillagigedo. Pero tenemos también en la región El Pinacate y Desierto de Altar. Merece subrayarse ésta porque ahí late la amenaza de La Guerra del litio.

De ´por sí, el norte del estado de Sonora vive la latente amenaza de los derrames de desechos tóxicos de la mina Buenaventura del Cobre, concesionada al Grupo México, ya afamado como homicida industrial.

En el hinterland del Golfo y la Península de Baja California, tenemos otras áreas supuestamente protegidas: El Desierto del Vizcaíno, Bahía de Loreto, la Cuenca Alimentadora del Distrito de Riego 043 del estado de Nayarit, Bavispe, Sonora, etcétera.

Se extinguen la vaquita marina y la totoaba

Pesa, sobre el Golfo de California, la amenaza de extinción de La vaquita marina. En amenaza de extinción se encuentra también la totoaba. Ahora vemos en las costas sonorenses experimentos de reproducción de esa segunda especie por el sistema de cimbras; trampas metálicas para tener y reproducir en cautiverio esa sabrosa y nutritiva variedad alimenticia.

Desde el sexenio de Vicente Fox, los ambientalistas han hecho otra denuncia: La proliferación de concesiones de explotación de escaleras náuticas en el Golfo de California, para recreo de turistas extranjeros que se desplazan en sus propios yates.

Si el macizo continental mexicano está amagado con convertirse en un páramo, pronto podíamos ver nuestros mares agotados en su potencial pesquero, aun antes de su explotación y usufructo.

No es una concesión al tremendismo si hablamos de un crimen de lesa humanidad. La tendencia depredadora es incontenible, así tengamos una Comisión Nacional de Áreas Protegidas: 182, dijimos.

Artículos relacionados

Petróleo, el discurso de La cantante calva

Redacción Voces del Periodista

El recuento de los daños

Mouris Salloum George

Estados Unidos no son la solución: Son el problema

Mouris Salloum George

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.