Voces del Periodista Diario
Mouris Salloum Opinión

El pan nuestro de cada día, dánoslo señor

Voces del Director

Desde Filomeno Mata 8

Por Mouris Salloum George (*)

Encantados de sus soliloquios frente su propio espejo, los tecnócratas neoliberales, con el secretario del Trabajo, Alfonso Navarrete Prida a la cabeza, cumplen puntualmente con la vieja máxima: Dime de que blasonas, y te diré de lo que adoleces.

El buque insignia en el que se embarcan los infatigables declarantes, es el del máximo histórico de la creación de empleos en el actual sexenio. “Estables”, le coloca la cereza el IMSS. Y las plazas que están por crearse en temporada invernal y lo que resta del sexenio. No, pues sí.

Para nada toca la incontinencia burocrática la calidad de esas ocupaciones y sus remuneraciones.

Insólita proposición de Carlos Slim Helú

¿De qué habla usted, señor Carlos Slim Helú?, se imagina uno a los portavoces del gobierno, cuando el magnate mete ruido con una iniciativa de grueso calibre.

El presidente honorario y vitalicio del Grupo Carso se presentó en el foro empresarial México Cumbre de Negocios y soltó de su ronco pecho:

El gasto social y los programas sociales deben revisarse. Algunos tienen estructura burocrática, hay corrupción y clientelismo.

Para decirlo pronto, Slim Helú propone que el gasto social para atender a la población más desfavorecida, debe ser sustituido por un salario fijo que se entregue directamente (sin intermediarios pues)  a las familias. Que las amas de casa decidan qué hacer con ese ingreso. Sería más barato que los programas sociales.

En espera de las reacciones del gobierno -siempre le sobran coartadas-, vamos a otros enfoques que tienen que ver con la política laboral.

Coparmex insiste en su iniciativa de incrementar los mínimos

La Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex, el único sindicato patronal con registro; el mayor empleador privado), insistió ayer en su iniciativa de incrementar el salario mínimo a 95.24 pesos diarios; esto es, 15.20 pesos más al día.

Desde 2016, Coparmex se puso a la vanguardia de esa proposición, secundando un proyecto del gobierno de la Ciudad de México. Obviamente, el mastodonte denominado Comisión Nacional de Salarios Mínimos, a remolque del Consejo Coordinador Empresarial de Juan Pablo Castañón, dinamitó ambas propuestas.

Es absolutamente probable que en la revisión de este fin de año, la CNSM se atrinchere en su negativa.

El incremento de los salarios mínimos ha sido justificado con el argumento de la pérdida del poder adquisitivo de obreros y empleados en los últimos 25 años; proceso que ha erosionado el mercado interno.

El mínimo no alcanza ni para la Canasta Básica Alimentaria

Estudios especializados confirman que el ingreso familiar está muy lejos de satisfacer los requerimientos de la Canasta Básica Alimentaria y, por extensión, la falta de remanentes para costear los gastos en Educación y Salud.

A mayor abundamiento, en reciente visita a México -a propósito de la renegociación del TLCAN- el Primer Ministro de Canadá, Justin Trudeau, abogó por que los gobiernos asociados en ese instrumento, hagan sentir a los trabajadores que están de su lado, velando por sus intereses mediante el resarcimiento de sus prestaciones laborales; dicho en el caso de México, respecto de los ingresos que perciben sus pares en los Estados Unidos y Canadá.

Ya pueden nuestros jilgueros tricolores blasonar que la clase trabajadora mexicana está en los umbrales del pleno empleo, si la gran mayoría demanda turnos extras en sus labores o se busca una segunda y hasta una tercera ocupación para poder sufragar la pitanza de sus críos.

Si hay que seguir contando cosas, hay que contarlas como son. Lo demás es retórica electorera.

(*) Director General del Club de Periodistas de México

Artículos relacionados

Unas palabras para el maestro Carlos Payán Velver

No votaron los mexicanos por más de lo mismo

Redacción Voces del Periodista

Emigrantes externos e internos, invisibles

Redacción Voces del Periodista

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.