Voces del Periodista Diario
Abraham García Opinión

Política a la mexicana: Vuelta y vuelta a la misma noria

La Piedra en el Zapato

Por Abraham García Ibarra

Lo que ocurre con la política a la mexicana, es que, en cada nueva administración, federal o estatal, se improvisan respuestas coyunturales, casuísticas, a problemas estructurales; seculares algunos. Siempre, dándole vueltas a la misma noria.

Atrapados en un círculo vicioso –viscoso-, se vinculan problemas históricos de seguridad pública, rayanos en retos de Seguridad Nacional, con los que han roto el tejido social. Verbigracia, los que afectan a la clase trabajadora de la ciudad y el campo.

En México prosperó la fábrica productora de pobres

Las políticas neoliberales, han dicho sus detractores, se diseñaron como fábrica para producir más pobres. Así ha sido desde el sexenio 1982-1988: Presidente, Miguel de la Madrid. Secretario de Programación y Presupuesto (SPP), Carlos Salinas de Gortari y su Grupo compacto.

Pongamos la mojonera: En la segunda mitad del mandato de José López Portillo, las centrales sindicales y agrarias suscribieron un Pacto obrero-campesino, planteando la urgencia de una reforma económica integral, para que se compartiera la abundancia petrolera, cuyo usufructo se repartían el Estado y el poder económico privado, el gran privilegiado con los subsidios a las tarifas de consumo.

Una década después, Salinas de Gortari empezó a atacar la organización social. Al mes de haber tomado posesión, guillotinó el Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana y, semanas después, el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación.

Contrarreforma agraria para dar ejército de reserva el narco

En el campo, se determinó incorporar a los ejidatarios, sin consulta, a la economía a escala. Ya estaba en las marquesinas la película: Empléate a ti mismo. Al estilo gringo, hombre hecho por sí mismo.

La contrarreforma agraria de 1992-1993, expuso la propiedad social de la tierra al mercado. Sus posesionarios o titulares, ejidatarios y comuneros, pasaron a la condición de jornaleros, en una primera etapa. La inmediata, fue su reclutamiento como ejército de reserva del crimen organizado.

Ahí, ser empolló el huevo de la serpiente. Los reptiles empezaron a arrastrarse por toda la parcela nacional. Los hemos visto durante medio cuarto de siglo.

Mire usted cuantas novedades nos da el caso de García Luna

El asunto del narco estaba diagnosticado en Sinaloa (Triángulo dorado de la droga), desde la década de los setenta. ¡Oh! que hallazgo: Ha sido arrestado en Texas, el mexicano tartamudo Genaro García Luna. Todos están desmadejando ahora el nudo gordiano de la violencia criminal institucionalizada.

Tenemos a la vista expedientes abiertos en los Estados Unidos desde la década de los ochenta, sobre la colusión –conspiración, se le llama allá- de conspicuos políticos y empresarios, algunos los verdaderos capos. Durante más de 30 años, ni los veo, ni los oigo.

La cuarta transformación ha descubierto que la criminalidad tiene como origen-causa, la pobreza. La pobreza, decimos nosotros, es el producto de la fábrica de pobres.

Esa industria se patentó en Palacio Nacional a partir de 1982. Si la hidra multiplica sus tentáculos, es que su energía vital la toma de algunas terminales del Estado, que no son precisamente Petróleos Mexicanos ni de la Comisión Federal de Electricidad. Es desde la central del poder tecnocrático, que llegó para quedarse. Es cuanto.

Artículos relacionados

La Universidad Iberoamericana acusa

Redacción Voces del Periodista

¿Quién violenta el estado de Derecho?

CIENCIA Y TECNOLOGÍA: Boom del parabellum

Redacción Voces del Periodista

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.